La moda del recommerce

Probablemente el título de este artículo no te diga nada. Quizás lo asocies con una tendencia moderna y de nombre rimbombante. Pero si hablamos de “plan renove” ya te imaginas por dónde van los tiros, ¿verdad?.

El recommerce es una práctica en auge en los últimos tiempos a causa de la situación económica, aunque no se ha inventado precisamente ayer. No deja de ser un trueque, un intercambio en el que los consumidores ofrecen objetos de segunda mano para conseguir descuentos en productos nuevos de las marcas que les interesan.

Esta modalidad, también llamada comercio inverso, fomenta el consumo y permite que los clientes renueven cada temporada sus productos, independientemente de su poder adquisitivo, ya que pueden devolver productos usados para conseguir las versiones más actuales de los mismos.

Además, favorece el consumo responsable, ya que en la mayoría de ocasiones reciclan los objetos entregados por los usuarios o derivan un porcentaje de las ventas del recommerce a proyectos sociales.

Muchas empresas se han sumado a esta moda, como Intimissimi, que descuenta tres euros en la próxima compra por cada sujetador que se entregue y se compromete a fabricar con ellos paneles de aislamiento acústico.

Vodafone con su campaña Re-estrena, por su parte, reduce el precio del nuevo terminal si ofreces a cambio uno antiguo, que se encargarán de recoger en tu propia casa. El precio del descuento varía en función del teléfono que entregues y del estado en que se encuentre.

Mango, además, premia a sus clientes habituales, ya que ofrece un veinte por ciento de descuento a aquellos que estén en posesión de la tarjeta de fidelidad Mango for Mango. Funciona para sus dos divisiones: Mango y H.E. by Mango. El uno por ciento de cada compra se destina a la construcción de diez viviendas en Andhra Pradesh (India), un proyecto en colaboración con la Fundación Vicente Ferrer.

De esta forma tan sencilla, las marcas recuperan la fidelidad de sus clientes, ya que volverán a consumir sus productos, por el mero hecho de que les sitúa en una situación privilegiada, les ofrece ventajas frente a los nuevos consumidores.

Isa Díaz González.

suscripción al blog[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

By | 2017-10-16T13:53:50+00:00 16 noviembre, 2011|Categories: Pymes|Tags: , , , , , , , , , |3 Comments

About the Author:

avatar
Equipo de redactores de websa100. Estamos para ayudarte así que si te ha gustado este contenido podemos ayudarte con los de tu web o tu blog. Síguenos en @websa100, en Google+ o en Linkedin

3 Comentarios

  1. avatar
    Cristina 23 noviembre, 2011 en 2:23- Responder

    Es cierto que no es nuevo, pero algunas cosas del pasado han demostrado ser bastante lógicas y sorprendentemente ecológicas; hace tiempo que sabemos que el progreso super-acelerado nos ha metido de cabeza en hábitos de consumo bastante perjudiciales, para el planeta y para nuestros presupuestos personales. Está claro que por mucho que las autoridades nos sermoneen sobre el consumo responsable no vamos a cambiar de actitud, pero si Mango lo dice, ¡eso es otra cuestión! :-) Sea como sea, bienvenidos sean estos “revivals” de antiguas prácticas de consumo que resultan ser mucho más prácticas y de sentido común que las actuales.

    • avatar
      Websa100 23 noviembre, 2011 en 8:25- Responder

      Gracias Cristina por tus amables palabras

  2. avatar

    […] o recicla lo superfluo Visita personalmente todas las áreas de tu empresa para determinar si existen equipos […]

Deje su comentario