Los colores tienen la capacidad de hacernos sentir diferentes sensaciones al verlos, es un hecho que suele pasar desapercibido y al final nunca le damos al color la importancia que realmente tiene.

Si nos paramos a pensarlo, nosotros mismos no nos vestimos del mismo modo todos los días, ¿no es casualidad que los días en los que nos sentimos apagados o preocupados por algo solamos escoger colores fríos en nuestra ropa? Igual que en esos días en los que te levantas con ganas de comerte el mundo, las prendas que más te apetecen ponerte son esos jerséis rojos o camisetas naranjas que tanto llaman la atención.

Cada color transmite determinadas sensaciones, y aunque no sepamos nada de psicología del color, lo percibimos y sentimos igual de una forma inconsciente.

Con los colores corporativos de una empresa no podemos tener en cuenta el estado de ánimo de un día a día, incluso muchas veces tenemos que dejar a un lado nuestros gustos personales, pero sí podemos aprovechar la psicología que hay detrás de cada color y utilizar los colores más adecuados para nuestro negocio.

Ver servicio

¿Os imagináis ir a un dentista con las paredes de color rojo? ¿o un producto de limpieza de color marrón? Para decidir qué colores utilizar en nuestra empresa debemos saber lo que transmiten y evocan cada uno de ellos.

¿QUÉ DICEN LOS COLORES?

  • Rojo:

Estimula la adrenalina y la presión sanguínea, es un color excitante que expresa pasión y amor pero también peligro.

Es un color adecuado para aumentar la visibilidad de elementos concretos, para llamadas de atención o avisos, por eso se suele usar mucho en errores al rellenar formularios web, ya que ayuda a encaminar a los usuarios a tomar decisiones rápidas. Es un color muy recomendable para anunciar coches, bebidas energéticas y actividades de riesgo.

  • Rosa:

Es el color del romance, el cariño y el amor verdadero. Representa cualidades femeninas, nos aleja de la soledad y nos convierte en personas sensibles. Es un color que también tiene algo de infantil e inmaduro, por lo que es adecuado para productos para niños o pre-adolescentes.

  • Marrón:

Aporta un aspecto rico aunque un poco arrogante, tiene algo de estabilidad y cualidades masculinas. También lo asociamos a la tierra y elementos de la naturaleza. Es un color perfecto para los amantes del vino ya que se asocia con la cosecha, y para alojamientos rurales por la naturaleza, aunque lo cierto es que se suele usar poco como único color corporativo y funciona mejor acompañado de otro…

  • Naranja:

Color activo y enérgico que estimula la creatividad y el apetito, además de dar sensación de calor. Cuando miramos algo de color naranja tenemos la sensación de un mayor aporte de oxígeno al cerebro, lo que estimula nuestra actividad mental. Es el color que más destaca entre otros colores, encaja perfectamente con la gente joven y es perfecto tanto para restaurantes como para creativos.

  •  Amarillo:

Sin duda el color más activo y enérgico. Está asociado a la felicidad, a la inteligencia y la alegría. Los hombres lo encuentran algo desenfocado, y por eso mismo no es recomendable usarlo para promocionar productos caros o directamente para hombres. Demasiado amarillo puede resultar agobiante, así que mejor usarlo con cuidado y sobre todo el productos para niños o de ocio.

  •  Verde:

El color de la naturaleza. Está relacionado con la libertad, la juventud, la salud, lo alegre y lo fresco. Nos hace sentir seguridad, nos relaja y transmite estabilidad pero de una forma algo informal. Muy recomendable para productos naturales o servicios médicos.

  •  Azul:

Sinceridad, confianza, inteligencia, estabilidad, profundidad… Es un color muy beneficioso para el cuerpo y la mente. Tenemos que tener en cuenta que el azul reduce el apetito y no usarlo en temas relacionados con la alimentación en general, pero trasmite muchas cosas positivas que nos pueden ser muy útiles, tanto para productos relacionados con el mar, la limpieza, o la salud como para tecnología, relajación o ganar en seriedad en función del tipo de azul que elijamos.

  • Morado:

Tiene la estabilidad del azul y la energía del rojo. Está asociado a la realeza, lo religioso, la lealtad y a la sabiduría. Produce algo de nostalgia, melancolía y tristeza, por lo que hay que tener cuidado con su uso, pero va perfecto para productos femeninos, flores, piedras preciosas…

  • Blanco:

Limpieza. Es el color de la pureza y la perfección y nos transmite bondad, inocencia, luz y espiritualidad. Funciona muy bien para organizaciones caritativas, hospitales médicos y productos de limpieza o de belleza femenina.

  • Negro:

A menudo tiene interpretaciones negativas como la muerte, pero también es un color que transmite poder, elegancia, misterio y fuerza.

Se suele usar mucho en diseño web para portfolios de arquitectos o fotógrafos y para generar mayor contraste con otros colores, aunque debemos tener en cuenta que, como color de fondo, disminuye la legibilidad.

  • Gris:

Es el color más neutro, y por eso se suele utilizar acompañando a otros colores o sustituyendo al negro para quitarle dureza. También se asocia a los lapiceros, por lo que se puede usar sin problema como color corporativo para dibujantes y en degradados para elementos web, dando volumen sin perder limpieza.

Y ahora que ya conoces a qué se asocian los colores, ¡elije y combínalos como quieras!

suscripción al blog