La estrategia empresarial es uno de los factores más importantes que debemos tener en curenta al plantearnos un modelo de negocio para nuestra pyme (y también es algo a tener en cuenta a la hora de escoger una empresa en la que invertir)

Porque la elección de una estrategia determinará los objetivos a largo plazo de una compañía, así como la adopción de medidas y utilización de los recursos necesarios para lograr esos objetivos.

Y el objetivo principal de la estrategia es asegurar la prosperidad de la pyme (o la supervivencia en estos tiempos que corren) a largo plazo.

Por eso, para plantear nuestra estrategia, tenemos que responder a la pregunta: ¿Cómo crea valor la compañía?

Existen dos tipos de estrategia que influirán de manera decisiva en los beneficios futuros de nuestra pyme:

La Estrategia de Negocio
La estrategia de negocio se centra en la manera que tiene una empresa de competir en un sector o mercado particular. Si una compañía tiene éxito y prospera en una industria, ésta puede establecer una ventaja competitiva sobre sus rivales.

Por ello, a la estrategia de negocio también se le llama estrategia competitiva. Esta estrategia debe responder a la pregunta: ¿De qué manera debe competir mi empresa?

Según esto, podemos determinar que existen dos formas principales en las que una compañía puede competir: la diferenciación frente al bajo coste. Para entenderlo mejor, podemos recurir a los ejemplos internacionales planteados por El Economista: Wal-Mart utiliza la estrategia de bajo coste mientras que Coca-Cola utiliza una estrategia de diferenciación.

La Estrategia Corporativa
La estrategia corporativa comprende los sectores y mercados en los que la empresa decide competir. O lo que es lo mismo, responde a la pregunta de ¿en qué sectores debe competir mi empresa?

Las decisiones sobre este tipo de estrategia suelen incluir, en el caso de las pymes, inversiones en diversificación y la asignación de recursos entre los diferentes negocios que puede desarrollar la empresa.

Un ejemplo actual de la evolución de este tipo de estrategia lo podemos ver en compañías eléctricas como tan dispares como Iberdrola o BP, que están diversificando o centrando su estrategia competitiva en el sector de las energías renovables.

La necesidad de conocer la tipología de básica de la estrategia empresarial es evidente… Ahora nos preguntamos, después de esta introducción, ¿lo ves más claro a la hora de plantear la vuestra?

Fuente : El Economista

Lucía Pardavila

suscripción al blog