Al parecer, los hombres siguen siendo de Marte y las mujeres de Venus. Todavía no nos hemos decidido a compartir planeta a la vista de los comportamientos que unos y otros desarrollan en las redes sociales. Al menos es lo que recoge un estudio realizado por la consultora Porter Novelli donde se evidencian ciertos tópicos como que las mujeres, como siempre, van economizando ya que incluso en sus escarceos sociales persiguen el descuento, la rebaja y el chollo.

Mientras que a los hombres los desvelos por la pela les tienen sin cuidado y cultivan el “branding”. Si algo les gusta, lo siguen y no es necesario que les tentemos con descuentos “paliativos”. Sí, porque cuando los ahorros sufren una crisis, todos las ofertas son paliativas.

Ver servicio

Según dicho documento, los hombres, además, son más propensos a “geolocalizarse” que las mujeres y tienden con más facilidad a compartir su opinión. Desde luego, eso de gritar sus coordenadas a los cuatro vientos resulta de los más arriesgado. No en vano, los datos que se desprenden de la geolocalización se emplean para confeccionar un ciberataque a medida.

Según los expertos de Kaspersky Lab, está comprobado que muchos piratas recurren a esta simpática función para sus ataques. Así los datos de dónde vives y qué haces en tu tiempo libre se utilizan para planear un “abordaje pirata” personal y específico.

Una vez más, urge vigilar a los carteristas de la red y parece que las damas se muestran más precavidas al no descuidar tanto su retaguardia social.

La diferencia también se nota en la elección de red social, algo que como agencia de social media nos interesa mucho. Así, las mujeres se decantan por el invento de Zuckerberg, mientras que los caballeros las prefieren rubias y tomar sus cervezas 2.0 en Foursquare, ¿será que esta última es más varonil? Y parece que Twitter no es país para damas, al menos nos topamos con un abrumador porcentaje de perfiles masculinos (40%) respecto a un 27% de mujeres. Quizás a la española eso de los tuiteos y reuiteos la deje un poco fría, y prefiera abonarse a los “me gusta” de Facebook. A mí, personalmente, la que suscribe, nada como un tuiteo para empezar bien la mañana…

¿Pero en algo nos pareceremos? Pues sí, las noticias y el curiosear las fotos de nuestros amigos consume buenas dosis de tiempo de ambos sexos y nos sitúa a todos en el mismo planeta: la web 2.0.

 Descargar ebook gratuito

Además, las mujeres son socialmente más activas. Por lo tanto, desde un punto de vista de contabilidad social, parece que a primera vista siempre resultará más rentable que una marca cuente con seguidoras más que con seguidores.

Terminamos con un caso práctico: acude a cualquier perfil de empresa de Facebook y examina cuántos me gusta y comentarios los suscriben mujeres. Después echa un ojo a tus seguidores: ¿cuántos mean de pie y cuántos sentados? Ahí tienes tu informe sobre uso de los medios sociales por sexos. Ya nos lo cuentas un día.