Si hay algo en lo que coinciden todos los expertos es que la solución al alto desempleo y la desaceleración económica que con tanta virulencia está azotando a buena parte de las economías mundiales, y especialmente a la española, pasa sí o sí por impulsar a las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES).

Hay que potenciar las ya existentes e incentivar y ayudar todo lo posible a los emprendedores para poner en marcha muchas más. Esta es la receta: no hay otra opción.

La ayuda económica en forma de acceso accesible y con unas buenas condiciones, tanto en interés como en plazo de amortización, está cubierta en España a través de los préstamos ICO (www.ico.es) y de las ayudas a nivel europeo (http://ec.europa.eu), además de algunos programas en el ámbito autonómico y local.

Pero aunque el tema de la financiación es fundamental, se necesitan otras piezas para poner en funcionamiento el engranaje de una empresa nueva. Por este motivo, las ayudas deben abarcar también otras áreas: asesoramiento, formación, viveros de empresas, etc.

Asesoramiento. Este aspecto es clave no solo en las etapas embrionarias del proyecto empresarial, sino también en su consolidación, mejora constante o abertura al exterior.

Formación. La baja productividad de muchas empresas españolas se deriva, en parte, de una formación insuficiente o mal planificada. Dicha formación debe ser de calidad y dirigida a todos los actores de la empresa: no únicamente a los trabajadores, sino también a directivos y empresarios.

Viveros de empresas. Ofrecer a empresas y emprendedores edificios de oficinas compartidos, de forma gratuita o a precios muy asequibles, con todos los servicios necesarios es otra forma de ayuda muy valorada por lo nuevos emprendedores, puesto que facilita la creación, consolidación, conocimiento mutuo y colaboración entre ellos.

Concursos. Son doblemente valiosos porque ofrecen ayuda económica a los ganadores a modo de empujón para comenzar y, además, animan a los potenciales emprendedores a realizar una minuciosa labor previa de planificación, definición de objetivos, recopilación de información, etc.

Por suerte, para los emprendedores la red es una gran aliada y existen páginas interesantísimas, como www.emprendedores.es, que incluye un completísimo buscador desde el que se pueden encontrar sin problemas toda clase de ayudas, clasificadas por tipo, destinatario o localización geográfica.

[nrelate-related]