Apenas una semana después de pagarlo, nos parece apropiado hablar del IVA. Esa fuente de constantes quebraderos de cabeza para la pyme.

El más común de todos ellos es el desajuste que supone para las cuentas de la pequeña empresa. Pero, no obstante, queremos adelantaros que, bien gestionado, el flujo de caja del IVA suponer un empujoncito a vuestra tesorería.

Las quejas vienen de la concepción del IVA como peaje de las empresas, ya que el Estado las utiliza como recaudadoras del impuesto… ¿cómo? Con el propio funcionamiento del impuesto: la empresa ingresa y después paga a Hacienda la diferencia entre IVA soportado e IVA repecutido. Normalmente el segundo supera al primero y esa diferencia será lo que paga en su declaración trimestral.

Sin embargo, es importante que recordéis que en realidad no estáis pagando a Hacienda, sino devolviendo un dinero. Es decir, si tienes que pagar IVA es que tus ingresos superan a tus gastos…

Por eso, como apuntan algunos expertos, las quejas deberían venir más por el lado de la productividad. Algo que el pago de impuestos merma considerablemente (con una pérdida de unas 282 horas al año de las que la mayor parte corresponden al pago trimestral del IVA)

Pero no todo pueden ser quejas. A cambio de su tiempo, las pymes obtienen un adelanto de capital todos los meses y ahora vamos a ver, sin perder de vista que deberemos devolverlo al final del trimestre, dos opciones para rentabilizarlo:

Invertir en depósitos
En la actualidad existen depósitos con distinta duración que ofrecen rentabilidades interesantes que, dependiendo del volumen de facturación, pueden suponer una grata aportación extra para vuestra pyme.

Depositar en cuentas remuneradas
Aquí la rentabilidad será menor, pero también los trámites y su dificultad.

Además, existen opciones como la Bolsa; donde el margen de ganancia podría ser mayor… Como el riesgo.

A nosostros, lo importante nos parece que es buscar inversiones con posibilidad de liquidez inmediata y garantía para el pago trimestral a Hacienda.

Fuente: Todo productos financieros

suscripción al blog