¿Te han dado o has pedido recomendaciones en LinkedIn alguna vez? Si no sabes muy bien si sirven de algo, este post te será de gran ayuda.

Empezaré respondiendo en parte a la pregunta del título de post: las recomendaciones en LinkedIn son muy necesarias. Tanto como en la vida real. Son un apoyo a tu labor profesional y una evidencia de que no solo tú o tu familia habláis bien de ti. Para los profesionales de hoy en día es imprescindible contar con recomendaciones allá donde pueden visibilizarse. Y LinkedIn es uno de esos lugares. Os cuento más cosas en este post sobre las recomendaciones.

Descargar ebook gratuito sobre LinkedIn

Las recomendaciones y las validaciones NO son lo mismo.

Hace un tiempo (allá por finales del 2012) LinkedIn introdujo la validación de aptitudes. ¿A qué me refiero? A la lista de hasta 50 aptitudes que puedes incorporar a tu perfil de LinkedIn y que tus contactos de primer grado luego “validan” en plan “Fulanito sabe hacer esto”. Es la sección que aparece con las fotos de tus “validadores”:

aptitudes en LinkedIn

El propio LinkedIn te sugiere que valides a tus contactos a veces de forma muy insistente. Un consejo: se puede desactivar la función de sugerencias de validaciones y lo recomiendo porque puede acabar siendo muy pesada:

  1. Pasa el cursor por Perfil en la parte superior de tu página de inicio y selecciona Editar perfil.
  2. Desplázate con el cursor a la sección de Aptitudes y validaciones y haz clic en cualquier parte de la sección para editarla.
  3. Si no quieres que la gente vea sugerencias de validaciones sobre ti, desmarca la casilla junto a “Incluidme en las sugerencias de validaciones a mis contactos”.
  4. Si no quieres ver sugerencias de validaciones en los perfiles que ves, desmarca la casilla junto a “Enviadme sugerencias para validar las aptitudes de mis contactos”.
  5. Pulsa sobre Guardar.

¿Sirven de algo estas validaciones?

Seguro que te habrá validado gente que no conoces en LinkedIn. Y es que, en muchos casos, se ha convertido en una especie de “intercambio de cromos”: yo te valido y tú me validas. Las validaciones de aptitudes es un tema bastante controvertido en LinkedIn. Como bien indica Brynne Tillman, estas validaciones pueden aportar valor en 4 posibles áreas:

  1. Percepción: aunque muchas de las validaciones proceden de profesionales que no conocen en detalle la calidad de tu trabajo, siempre impresiona ver cifras elevadas al lado de una aptitud (eso de +99 mola…). Imagina si es un potencial cliente el que está viendo tus validaciones.
  2. Optimización de palabras clave en tu perfil (SEO para LinkedIn): todos queremos ser encontrados cuando alguien está buscando a un profesional como nosotros. Por eso, las aptitudes permiten incorporar palabras clave en tu perfil de una forma sencilla. Un consejo: LinkedIn permite añadir hasta 50 validaciones, si no quieres que te validen por cosas absurdas como “español” úsalas todas.
  3. Mostrar aprecio: la validación de actitudes es una forma estupenda de mostrar tu aprecio por tu red de contactos. Intenta validar solo aquellas aptitudes que conoces y trata de ser lo más honesto posible.
  4. Conectar y agradecer: Si alguien te valida tienes ante ti una gran oportunidad para conectar con esa persona y agradecer su validación.

¿Te he convencido? Estaré encantada de que me valides por alguna de mis aptitudes jajaja.

No pidas recomendaciones en LinkedIn a quien no conoces.

Ya sé que puede parecer una obviedad…pero pasa. No pidas que te recomiende alguien con quien no has trabajado ni conoces. Es una de las prácticas de LinkedIn que más aborrecen los profesionales en esta red.

Entonces ¿a quién se debe pedir recomendaciones? ¿Hay un número “adecuado” de recomendaciones? Te resumo lo que pienso a este respecto, aunque me encantará saber tu opinión:

  1. Número de recomendaciones. Yo creo (y esto no es una ciencia exacta) que no hace falta tener muchas recomendaciones, entre 3 y 5 es un buen número. Si hay demasiadas creo que hasta puede ser contraproducente. No sé tú pero yo si veo un perfil de LinkedIn con 20 recomendaciones no me acaba de “oler” bien…
  2. ¿A quién pedir recomendaciones? Lo ideal, a tus jefes o ex jefes, preferiblemente tus superiores directos en empresas en las que has trabajado. También puede haber alguna recomendación de un compañero o de un subordinado. Puedes añadir recomendaciones de profesores, compañeros de clase, de proyectos y prácticas si lo estimas conveniente y has estado con ellos un tiempo suficiente.
  3. Las mejores recomendaciones, las de los clientes. Para los que como yo, trabajamos con responsabilidades comerciales, no hay mejor recomendación que la que puede dar un cliente.
  4. No intercambies recomendaciones cual cromos. Es muy fácil para alguien que visita tu perfil saber a quién has recomendado tú. Si tienes 3 recomendaciones y tú has recomendado a esas mismas personas la recomendación pierde su validez, ya que transmites la sensación de tener una recomendación a cambio de dar tu una. Vamos, lo que viene siendo un intercambio de “cromos”.
  5. Dar recomendaciones es también muy importante y aparecen reflejadas en tu perfil de LinkedIn. En el final del post verás unas pautas para que aprendas a hacer buenas recomendaciones a otros profesionales ¡dicen mucho de ti!

Ver servicio de perfil de LinkedIn

Cómo pedir recomendaciones en LinkedIn.

Si quieres que alguien te recomiende en LinkedIn ¡pídeselo! Con esto quiero decir que seas ACTIVO/A a la hora de pedir, no esperes a que alguien te envíe su recomendación. Un consejo: antes de enviar la petición “formal” de LinkedIn a quien quieras que te recomiende yo te aconsejo enviar antes un email (o mensaje de LinkedIn) preguntando a esa persona si no tiene inconveniente en que le solicites una recomendación. No hay nada más triste que pedir una recomendación y que no te respondan….

Una vez te den el OK, sigue estas instrucciones para pedir una recomendación:

  1. Pasa el cursor por tu foto en la parte superior derecha de tu página de inicio y haz clic en Privacidad y configuración.
  2. Selecciona el enlace Gestiona tus recomendaciones debajo de Enlaces útiles en la mitad de la página.
  3. Pulsa en la pestaña Pide recomendaciones en la parte superior de la página.
  4. Escoge un puesto de la lista desplegable de “¿Por qué quieres que te recomienden?” .
  5. Selecciona los nombres de los contactos en la sección “¿A quién quieres pedir que te recomiende?”, en el campo de texto o pulsando el icono de la agenda de direcciones para buscar los contactos.
    • En la agenda de direcciones, selecciona contactos, marca las casillas junto a los nombres que quieres añadir y luego haz clic en Finalizado.
    • Cuando solicitas una recomendación a varias personas utilizando un solo mensaje, cada destinatario recibirá un mensaje independiente.
  6. Introduce tu solicitud en la sección Redacta tu mensaje. Puedes utilizar el mensaje provisto o personalizarlo. Yo te aconsejo personalizarlo para ayudar a la persona que te quiere recomendar.
  7. Selecciona Enviar.

No hay ningún límite en el número de recomendaciones que puedes solicitar o recibir. Sin embargo, no puedes retirar una solicitud de recomendación cuando ya ha sido enviada.

Cómo dar recomendaciones en LinkedIn.

He encontrado un post magnífico que explica cómo dar recomendaciones en LinkedIn en 5 pasos. Te lo resumo:

1. Comienza con una frase impactante.

Comienza la recomendación con una frase impactante que llame la atención y para que los que la lean, quieran seguir leyendo. Idealmente, esta primera frase debería enseñar algo del magnífico profesional que estás recomendando. Evita expresiones “manidas” tipo “uno de los mejores empleados que he tenido”. Ejemplo: “Poderosamente eficiente es la frase que me viene a la cabeza cuando pienso en María”.

2. Describe tu relación con el recomendado.

Indica cómo y de qué conoces a la persona a la que estás recomendando, incluyendo relaciones de subordinación, el tiempo que habéis trabajado juntos y el tiempo que hace que os conocéis. Dado que no tienes que proporcionar todos tus datos (LinkedIn ya se encarga de hacerlo por ti) es importante que los lectores vean por qué eres una persona cualificada para hacer la recomendación, y por supuesto, asegúrate de indicar que fue una relación de trabajo positiva: “tuve el placer de trabajar con Sara durante 3 años en ZZZ, donde colaboramos en múltiples proyectos en equipo”.

3. Indica uno de sus rasgos más destacados.

Cuando recomiendas a alguien, probablemente pienses que se trata de una persona inteligente, con talento, organizada, que da gusto trabajar con ella, … La lista se puede hacer eterna, por lo que no hay que caer en el error de contar en tu recomendación lo que es obvio. Te recomiendo que pienses en uno o dos de los rasgos más destacados que hacen a esa persona mucho mejor que a cualquier otro, o simplemente lo que le hace sobresalir del resto, y centrar tu recomendación en ello. Ejemplo: “Elena tiene la habilidad de llevar múltiples proyectos a la vez como nunca he visto y llevando a límites insospechados la productividad del equipo técnico”

4. Añade un toque de personalidad.

Digamos la verdad: alguien que busque contratar a una persona y mire sus recomendaciones en LinkedIn, no quiere solo los mejores profesionales, sino aquellos con los que sea un placer trabajar. Así que si puedes compartir algo de lo que se siente al trabajar con esa persona, o una ligera idea de su personalidad, ¡hazlo!: “No importa lo tensa que fuese una reunión, Irene hacía que todos saliésemos con una sonrisa”

5. Termina con una recomendación.

Por último, siempre es bueno cerrar tu recomendación con una línea final que deje claro que, si pudieras, recomendarías siempre para un puesto a esta persona. Algo del tipo: “Juan es para mí una pieza imprescindible en cualquier equipo de ventas.”

En resumen:

como hacer recomendaciones en linkedin

¿Qué te ha parecido todo esto de las recomendaciones en LinkedIn? ¿Complicado? Me encantará saber tu opinión ¡y que me valides por algo relacionado con LinkedIn, si quieres claro está!

Imagen cortesía de Shutterstock