El auge del e-commerce y de las compras sociales y colectivas ha hecho emerger un sinfín de plataformas y comunidades de compras online. La mayor parte de ellas van dirigidas a particulares o consumidores finales, pero también se imponen con fuerza las destinadas, específicamente, a pequeños y medianos empresarios o profesionales. Uno y otro tipo, sean multisectoriales o no, internacionales o locales, grandes o más pequeñas, poseen el mismo objetivo: el beneficio mutuo de consumidores y proveedores.

Existen varias clases de comunidades de compras en Internet. En el fenómeno de las compras colectivas confluyen dos conceptos en alza: el comercio electrónico y las redes sociales. La combinación de ambos ha originado una nueva manera de adquirir productos o servicios. Ahora, la interacción prima y se buscan sitios que agrupen varias tiendas online y a otros consumidores que opinen sobre ellas.

Las comunidades de compras actúan como intermediarias entre empresas y particulares, favoreciendo a los dos y a ellas mismas. A continuación, analizamos algunos ejemplos de esta nueva forma de cooperativismo:

      • Lyoness. Comunidad de compras de carácter internacional y multisectorial. Desembarcó en España en 2012 y está presente en más de una treintena de países. Ofrece a las empresas adscritas una tarjeta de fidelización para sus clientes. Éstos se benefician recibiendo un reembolso (entre el 1% y el 2% del total de sus compras). Las empresas que se adhieren a la comunidad se benefician del aumento y refuerzo de la clientela, además de un suculento ahorro en publicidad y promociones.
      • Groupon. Comunidad que anima a grupos de personas a comprar juntos a precios al por mayor. Las empresas se benefician con el lógico aumento de clientela, con la posibilidad de segmentar su target y con el boca a boca que se genera.

Ver servicio

      • iMythos. Se describe como el primer mercado social y club de compras remunerado del mundo. Esta red social de carácter comercial paga con comisiones a los usuarios que realizan recomendaciones, comentarios o que aportan opiniones en torno a productos o servicios de las empresas adheridas. Cualquier pyme puede beneficiarse del poder viral de esta red, sólo debe pagar una cuota mensual por publicar su producto o servicio.
      • Doiser. Una de las comunidades de compras para profesionales pionera en España. Aquí los consumidores son pequeñas empresas o autónomos. Gracias a la masividad propia del mundo online, la plataforma consigue un poder de negociación para hacerse con descuentos en empresas proveedoras, que una pyme o un profesional jamás podría obtener si actuara de manera individual.

Este nuevo cooperativismo 2.0. enriquece, por tanto, a compradores y vendedores, pero también a terceros. Las pymes ahorran gastos, aumentan clientela y potencian su comunicación y publicidad. Los consumidores finales se benefician de descuentos y ganan en comodidad al comprar. Además, algunas plataformas dedican parte de los beneficios a cubrir necesidades sociales, culturales o medioambientales, extendiendo aquéllos más allá de la mera transacción comercial.
suscripción al blog