La crisis económica que nos cunde cada día en infinidad de detalles ha modificado las estrategias de marketing online de las empresas ¿Para siempre? En unos aspectos sí, creo que no hay camino para desandar, se trata de una evolución; en otros, espero que se trate de cosa de la coyuntura.

Si la publicidad de productos y servicios de las pymes ya sólo se deja ver por economías en los social media, la tendencia es también a acogerse a los desarrollos y medios de una empresa de marketing que ofrezca servicios low cost. Y esa también es una tendencia, la de las firmas dedicadas a la gestión de la comunicación corporativa que cada vez más operan con tarifas reducidas y únicamente para el marketing online.

Así, ¿qué es lo que hacen las pymes y las firmas para hacer negocio en La Red que no hacían antes de estos tiempos económicamente convulsos? La respuesta es que ahora le ‘dan cera’ a la agresividad comercial, al rastreo de nichos y a moverse en clave de apertura geográfica. Vamos por partes.

El marketing online basado en los social media, en las redes sociales, por las características del medio y de los soportes, se ha transformado en coincidentemente agresiva, por sus precios, por supuesto, pero también por las fórmulas que han hecho del cupón de descuento y de los ahorros que arrastran, medios y virtudes para las pymes y para los usuarios que buscan arañar eurillos.

La otra pata del marketing online remasterizado de estos tiempos de crisis está dominado por un hábito, la búsqueda cuasi compulsiva de una exclusividad en línea y distintiva para la oferta propia. La búsqueda del nicho en el que no haya competencia y al que ayude un buen posicionamiento web.

Las empresas buscan mostrar sus productos más originales y hasta los menos demandados, para dar a conocer su lado más cool. Algo que siempre ha resultado un axioma para vender como puede demostrar una antología histórica de banners rotativos. Pero es que, ahora, con la crisis, se nota bastante que la oferta más loca es la que llega más. La anécdota al poder y la parte por el todo, también.

En este marketing online low cost de tiempos de crisis, el ingenio está ganando por goleada. Así, se entienden algunas campañas como la de aquella marca que ha encandilado a su audiencia autocensurándose. Imaginación para idealistas y punto. Y puntocom.

En cualquier caso, detrás de cada campaña salida de madre con las reglas propias del mundo virtual de Internet hay siempre un hilo del que podemos tirar. Al final de cada hebra, invariablemente, encontraremos las palabras clave del posicionamiento web que remiten al interés por copar ese nicho de mercado que tire de las ventas de la marca. Haga la prueba.

¿Complicado? Más bien, denso, pero efectivo ¿Un ejemplo? Vender zapatos de marca en Internet con una campaña de marketing online apoyada en el detalle llamativo de la visualización de los cordones de colores de unas zapatillas juveniles que arrastren al nombre de la firma.

Por último, la globalización de las pymes. Sólo comentar que tenía que llegar. Nuestro mercado cierra el cinturón desde hace tiempo en los últimos agujeros y la salida natural era y es utilizar los social media para llevar la oferta comercial allí donde hay clientes, lo demás, una tienda online para optimizar las ventas.

Pymes agresivas, ‘ennichadas’ y globales.