Acabamos de descubrir que los más dicharacheros en las redes sociales obtienen un mayor número de seguidores. Además, resulta indiferente si esa cháchara es interesante o es pura verborrea de bareto porque lo que prima es la cantidad sobre la calidad. Por lo tanto, no hay gourmets de los contenidos, según asegura un estudio de la Universidad Sheffield Hallam (Reino Unido), tras realizar una encuesta sobre el tema. Por lo tanto, puedes ser una rubia y charlatana tonta 2.0 (o un rubio tontorrón) y cosechar más seguidores que El Cid. Como agencia de social media te contamos el porqué.

Descargar ebook gratuito

De este documento se desprende que cuanto más te prodigues por las redes sociales, mayor será tu “crédito” en seguidores. Así, Google premia a los blogs cuyo contenido no cesa de ser actualizado y los usuarios de las redes sociales parece que nos comportamos como el famoso buscador y nos interesamos por aquellos cuya labia 2.0 no conoce descanso.

Desde luego, tiene lógica dado que un relaciones públicas tímido y callado flaco favor estará haciendo a su causa, pero uno provisto de desparpajo y verborrea resultará irresistible, ¿verdad?

Por desgracia, no es relevante si nuestra conversación es rica en trivialidades y calorías, pero “poco nutritiva” en contenidos de calidad.

Para la confección de dicho estudio se contó con la participación de 75 personas (quizás no demasiadas, pero sí representativas) pertenecientes a una comunidad, a las que se les instó a puntuar a sus compañeros durante una semana (período sí discutible por lo escaso y justito que resulta para la obtención de unos resultados serios).

En opinión del documento, “cuanto mayor sea el número de palabras con las que contribuye una persona, mejor calificación obtiene y se la considera más atractiva por el resto de la comunidad. El factor determinante es el número total de palabras con las que contribuyen durante la semana. Otra vez, aquellos más inquietos acababan registrando el mayor número de contactos en su red”.

Ver servicio

De la lectura del estudio se extrae que aquel que arma más jaleo en las redes sociales se lleva los laureles 2.0, independientemente de que sea un borrego de marca mayor, sólo por ser más charlatán que su vecino del 5º. Ojo, siempre a tenor de lo que afirma este estudio, que puede andar más que errado, por supuesto.

Desde Websa100 nos tememos que el estudio necesita un par de hermanos mayores (estudios más serios) que lo rebatan o confirmen sus resultados. De todos modos, es lógico, como siempre, pues el  “el que no llora no mama” y si no dices ni pío, nadie te darás los buenos días; pero si eres una rubia tonta 2.0 (o un rubio tontorrón que no se calla ni debajo del agua) tus seguidores pronto desertarán de tus tuits.

Nota para lectores sensibles: En Websa100 nos encanta la gente rubia y no creemos que sea nada tonta.