En tiempos de parálisis como los que vivimos, la economía puede estar en crisis, pero no la creatividad, la inventiva, como la que anida en los emprendedores. Sencillamente, porque no hay relación alguna.

Porque una cosa es lo que ocurre en la realidad cotidiana, y otra lo que sucede en el mundo de las ideas, en el mundo interior del convencido. Y los buenos emprendedores son gente convencida, con autonomía de criterio e ideas prácticas que están más allá de las coyunturas. Y es que, pensar en positivo, tener un ideario empresarial especial, no tiene nada que ver con ninguna crisis económica, si no fuera así, aún estaríamos en las cavernas.

Y en ese panorama de crisis económica ¿dónde puede encontrar un emprendedor nuevas oportunidades de negocio? Pues yo no creo ya a estas alturas en los negocios físicos que ahora resultan más caros de explotar y de mantener. Prefiero las oportunidades invisibles, las que no se ven y para las que sigo la guía de los gurús tecnológicos.

Para ver qué ocurre con las oportunidades de negocio físicas, para conocer sus puntos débiles, sólo tienes que salir a la calle para comprobar cómo han proliferado como setas pequeños negocios de barrio que habían dejado de existir cuando el gran comercio, la gran superficie ‘hipermercada’ atrajo a un público entusiasta de novedades y deseoso de vivir experiencias en los lugares de compra. Y es que el tendero de barrio nunca llegó a poner hilo musical y chicas con patines y minifaldas para traer y llevar recados, y claro…

Bueno, a lo que iba, es una paradoja que lo que ahora prolifera es el negocio de cercanía que cubre las necesidades a las que no llega la gran superficie. La necesidad agudiza el ingenio y lo que antes no se consideraba, ahora es un beneficio para el negocio de proximidad.

Me refiero a la fruta fresca de verdad de las nuevas fruterías de barrio que compite con ventaja con la refrigerada de los hipermercados, pero también las tiendas de al lado que trabajan con horarios maratonianos más allá del momento en el que la gran superficie recoge sus carritos de compra de la calle para cerrar.

Son los negocios del oro, que proporcionan dinero en efectivo para joyas que habían dejado de lucirse, son los negocios de arreglos de ropa que trabajan a destajo casi con tarifas low cost para gente que ni sabe coser un botón, ni tiene tiempo de aprenderlo o de colocarlo.

Pero no te engañes, esas son las oportunidades de negocio comunes, que están amparadas por unas condiciones concretas, por un entorno coyuntural, como lo es montar un bar en una esquina productiva. Cuando desaparezca la condición limitada que los sostiene, también volarán las oportunidades que les dan aliento.

Hay muchas otras fórmulas de negocio ventajosas para tiempos de crisis que no se ven, que no están a la vista, que tienen futuro y que esperan a un talento como tú a que las descubra y les de forma para convertirlas en negocios y hacerlas rentables. Son esas opciones virtuales, como yo las llamo.

Vamos con algunas de ellas, quién sabe si conseguimos prender tu llama de emprendedor. En plan telegráfico, porque seguro que tú sabrás desarrollar esas opciones y encontrarles más sentido de acuerdo con tu formación y tus habilidades.

– Cuponización. Se está desarrollando una fórmula de venta que llamo cuponización que basa las promociones en descuentos económicamente atractivos y selectivos que estoy convencido que superarán el corte de la recuperación económica para conformarse como fórmula de consumo. Ahí están los cupones de descuento trabajando con los social media para demostrar que hay negocio. Les auguro toda una serie de clones en Internet.

– Servicios de información ultraselectiva en La Red: La especialización es un grado. Todo con el apoyo de recursos de portales dedicados y el marketing social.

– Formación online: Escuelas, centros de enseñanza y de capacitación que aprovechen la necesidad de reciclaje formativo de una parte de la población sin empleo de este país, con un buen marketing online. También superará el corte.

– Trabajo en el extranjero: Ahora ese tema es un filón que no se explota como debería, aunque con un buen desarrollo web un buen posicionamiento web que estén a la altura de un proyecto global. También creo que superará el corte de la recuperación. Andaremos con un futuro complejo en el que habrá más movillidad laboral en lo que es una tendencia en Europa a la que nos sumaremos, sí o sí. Gestionar esa información con los social media, una maravillosa opción.

Negocios invisibles para una crisis visible.