Meta tags es el nombre en inglés de los llamados “elementos meta” o “meta etiquetas” en español. Éstos son ni más ni menos que un código HTML que se inserta en toda página web para que lo lean los motores de búsqueda, con la finalidad de incluir información de referencia sobre la página en en forma de metadatos

Aunque los meta tags son fragmentos de código, no hace falta entender de programación para poder ponerlos. Hoy en día hay un montón de herramientas SEO que nos permiten incluir los meta tags sin necesidad de abrir siquiera el código fuente de la página. ¿Quieres saber cómo?

Descargar ebook gratuito

Meta título y meta descripción

Los dos tipos de meta etiquetas que más se usan actualmente son el meta-title y la meta-description. No es exactamente que se usen más o menos, sino que son las básicas para cualquier página web. Existen otras muchas que se pueden añadir, pero hoy quiero centrarme sólo en estas 2.

meta tags: title y description

El title es el título de una página. Lo más común es que aparezca el título de la página en cuestión y el nombre de la web, como ocurre en el ejemplo donde “Aprende cómo usar Linkedin” es el título del contenido de la página y “Websa100” es el nombre de la web a la que pertenece. De esta manera indicamos a Google y a los usuarios de qué va la página y a quién pertenece.

El title o título no sólo aparece en los resultados de Google. También lo podemos ver en la pestaña del navegador y es una de las etiquetas más importantes que no pueden faltar en nuestra página.

ejemplo meta title

La description es una descripción breve del contenido de la página. En ella debemos resumir los puntos clave de nuestro contenido, de manera que un usuario pueda ver a primera vista de qué trata una página y decida si hacer clic o no en nuestro enlace.

¿Para qué sirven los meta tags?

Los meta tags tienen dos funciones: contribuir al posicionamiento orgánico de una página y servir de primera impresión para los usuarios que hagan una búsqueda en Google.

A nivel de código, los robots de los motores de búsqueda leen, entre otras cosas, las meta etiquetas de una página para determinar el contenido de las mismas. Es, por tanto, uno de los factores que va a contribuir al buen o mal posicionamiento orgánico de nuestra página y una de las primeras cosas que va a leer Google al analizar nuestra web: los elementos meta se ponen en el <head> de cada página.

A nivel de usuario, los metas son, como ya hemos visto en el ejemplo anterior, lo que muestra Google como resultados de búsqueda. Es decir, es nuestra carta de presentación ante un usuario que hace una búsqueda sobre un tema relacionado con nuestra web y es lo que va a convencerle o no para que haga clic en nuestro enlace. Por eso ambos tienen que ser muy descriptivos del contenido de la página, destacando los puntos clave que se tratan en ella y que puedan interesar más a un usuario.

¿Cómo escribir unos buenos meta tags?

Es muy importante redactar bien todas las meta tags. De nada sirve estar el primero en los resultados de búsqueda si los usuarios no clican en nuestra web por tener unas meta etiquetas que no describan bien lo que hacemos.

  • Límite de caracteres. Las políticas de Google al respecto van cambiando y los caracteres máximos que permite también varían con el tiempo, así que es muy recomendable estar al día de los cambios del buscador para que no nos pille el toro. Ahora mismo, el máximo de caracteres para el title es de 55 y de 155 para la description. Es muy importante ceñirnos al máximo de caracteres permitido porque si no tanto el título como la descripción aparecerán cortados por puntos suspensivos.
  • Palabras clave. Tanto el título como la descripción tienen que incluir la palabra clave principal de la página, cuanto más cerca del comienzo mejor.
  • No puede haber dos metas iguales. Como siempre que hablamos de SEO, el contenido duplicado está muy penalizado por los motores de búsqueda. Por eso es muy importante crear meta etiquetas únicas para cada página, aunque el contenido sea muy parecido. Puede haber casos en los que una web tenga muchas páginas internas de contenido, por lo que sería una odisea crear una etiqueta personalizada para cada una. Un ejemplo sería una tienda online con un catálogo muy amplio. En esos casos se puede ser un poco más laxo con las metas tags y utilizar herramientas que nos ayuden como cogiendo texto de forma automática del contenido de la página.
  • Redactar con sentido, un usuario tiene que entender lo que queremos decir tan bien como un motor de búsqueda. Por eso no es recomendable las herramientas automáticas excepto para esos casos especiales, ya que probablemente el texto pierda sentido y quede cortado a la mitad.

Lo mejor es poner todas las meta tags antes de hacer la web pública, para que Google indexe todo bien desde el principio. Cuando ya ha posicionado una página con unas metas, lleva más tiempo que las cambie. Por eso es mejor hacerlo bien desde el principio.

Ejemplos de meta tags

Como una imagen vale más que mil palabras, mejor ver todo lo veíamos antes con unos cuantos ejemplos:

Meta título

Ejemplo meta titulos

Como vemos en el primer ejemplo, el título queda cortado en medio de una frase, Muebles de caoba maciza de Keen Replicas en… ¿dónde?. En cambio, en el segundo ejemplo te describe lo que vas a encontrar al hacer clic y te dice el nombre de la web, PersonalizaTuMueble, lo cuál también nos da una pista de qué vamos a encontrar: una mesa de caoba con alas que probablemente podremos personalizar.

Meta descripción

ejemplo meta descripcion

Curiosamente, la propia W3Schools tiene, en su propia descripción de los meta tags… los meta tags mal puestos! Al menos la descripción, que como vemos queda cortada por puntos suspensivos. en cambio, el ejemplo de al lado, tiene la descripción perfectamente puesta, con el límite de caracteres bien pensado para que no se corte. Además, te describe el producto, te dice que es el mejor de Internet y hasta mete una llamada a la acción al final (Generate (…) today!”).

Como ves se puede estar bien posicionado (la W3Schools aparece en segunda posición) y no tener el número exacto de caracteres en nuestras meta tags. No obstante siempre es recomendable cumplirlos, porque probablemente genere más clics algo bien escrito con una buena descripción de lo que ofrece, que algo con puntos suspensivos cortando frases por la mitad sin sentido.

Ver servicio seo

Herramientas que nos pueden hacer la vida más fácil

Existen muchas herramientas pensadas para facilitarnos la vida a los que nos dedicamos al SEO. Como las meta tags son una de las partes más básicas de cualquier estrategia, la mayoría de las herramientas tienen opciones para que podamos incluir las etiquetas de una página sin necesidad de acceder al código. 

  • SEO by Yoast, es un plugin de WordPress que te deja poner de una forma muy gráfica las metas a cada página y te marca el límite de caracteres para que veas cuándo has escrito de más. También te indica si has incluido o no la palabra clave.
  • All in One SEO Pack, otro plugin para WordPress que nos da unas funcionalidades muy parecidas al anterior, solo que éste es un poco más sencillo de usar.
  • Screaming Frog, una herramienta gratuita que nos permite analizar el SEO onpage de una web y nos da información detallada de varios factores, entre ellos las meta etiquetas.
  • Google Webmaster Tools, es la herramienta gratuita de Google. En el apartado “Aspecto de la búsqueda” nos da información sobre las meta etiquetas, así como consejos sobre cómo mejorarlas.

Completar las meta tags de tu página web es uno de los primeros pasos para poner a punto el SEO de tu página. ¿Tienes algún truco para facilitar esta tarea? Si usas alguna herramienta que no haya mencionado o utilizas otras formas para ver si tienes bien puestas tus meta etiquetas, ¡cuéntamelo en los comentarios!

Imagen de cabecera cortesía de Shutterstock.