Hace un mes a la omnívora Mercadona @Mercadona, le sacaron los colores en la tele, porque, al parecer, sus fundadores, con Joan Roig a la cabeza, preferían establecer acuerdos con la basura antes que con el banco de alimentos de Valencia. Por lo menos en lo que respecta a la comida a punto de caducar de los supermercados valencianos. De poco sirvió que el community manager de turno negase la mayor con un pataleo de tuits que nadie se creyó.

Ahora, Roig, tras el descalabro mediático, “tuitero” e “internetero” (pues por todos los frentes acudieron los leones para merendarse a la marca), dispara con una nueva munición: una lanzadera de startups. De este modo, imaginamos que el magnate de la alimentación pretende enderezar la reputación online de su empresa algo mustia tras el incidente 2.0 que se saldó con miles de tuiteros poniendo en entredicho la honra de su hija (Mercadona, claro).

Concretamente, Joan Roig dedica sus mimos a un animal en peligro de extinción como es el tejido empresarial español. Así, arremete con estrategia y una jugada digna de Kasparov contra todos aquellos que le tacharon de liderar unos supermecados insolidarios y carentes de compromiso social.

Por lo tanto, el valenciano, consciente de la necesidad de impulsar el talento emprendedor y, de paso, de desbrozar tanta mala hierba que crece últimamente sobre su nombre, pone en marcha el Proyecto Lanzadera. Dicha iniciativa dispone de una aportación privada de tres millones de euros a través de su sociedad Alquería Capital y pretende financiar a un máximo de quince emprendedores cada año con el objetivo de “ayudar a desarrollar y poner en valor proyectos de liderazgo emprendedor”.

Además, los beneficiarios no sólo gozarán de dinerito para materializar sus aspiraciones empresariales, sino que se les brindarán “los recursos formativos, económicos y estructurales necesarios para convertir sus sueños y potenciales proyectos en una realidad de la economía productiva”.

Desde luego, Roig ambiciona cubrirse de gloria 2.0 y si no consigue hacer cumbre en los “trending topic” del  momento, al menos logrará salir a flote entre un mar de “tuits” que echa por tierra a su marca.

En esta línea, el fundador de Mercadona aprovecha la coyuntura para endilgarnos la idea de señor comprometido con la sociedad: “Es una iniciativa que nace con un reto tan ambicioso como ilusionante: crear las condiciones para que otros emprendedores asuman el riesgo de implantar un modelo de empresa sostenible, que combine la eficiencia económica productiva de mercado y el equilibrio social”.

Nosotros, desde Websa100 @Websa100, felicitamos a Joan Roig por la iniciativa en la que ahora se embarca, pero sobre todo, le damos la enhorabuena al emprendedor patrio que puede sacar rédito de los males de conciencia de Roig. Y, de paso, gracias, Jordi Évole @jordievole, por ese gancho de derecha a Mercadona. Sin ti, quizás, esto no hubiese ocurrido.