Por lo general, no exprimimos los beneficios que Linkedin pone a nuestra disposición. Para sacarle todo el jugo a esta red social, debemos evitar errores en Linkedin que nos resten credibilidad.

En este post continuamos ofreciéndoos una particular ristra de errores en Linkedin, que cometemos como usuarios de esta red social y que solemos cometer con frecuencia. Son fallos que seguramente muchos de vosotros habéis observado con anterioridad a la escritura de estas líneas pero, ¿no creéis que es momento ya de empezar a remendarlos? Algunas de las claves para ello nos las ha brindado la revista Forbes, que junto con este listado ofrece alternativas para mejorar nuestra presencia en la red social de los profesionales. ¡Continuamos!

Descargar ebook gratuito

Y lo hacemos haciendo alusión a las expresiones prefabricadas de LinkedIn. Es habitual que cuando queremos contactar con alguien utilicemos por defecto los mensajes que esta herramienta nos proporciona. Así, si lo que realmente pretendes es que tu interlocutor se lleve una buena imagen de ti deberías ponerte manos a la obra y mejorar estas frases, personalizándolas en función de aquello que pretendas comunicar. Este es uno de los errores en Linkedin que cometemos todos y que en ocasiones lo hacemos, sabiendo que no es lo más recomendable.

De la misma manera, los expertos señalan que contar con una lista de contactos pequeña o, en ocasiones, diminuta –no sabéis lo que podéis llegar a encontraros, sobre todo en los casos más paradigmáticos como directivos o responsables de empresas-, por lo que es aconsejable contar con una lista de contactos interesante y que no sea menuda, precisamente. Cuando alguien visita un perfil y ve su número de contactos la misma causa una impresión sobre éste, que se hace una idea positiva de la persona con la que quiere contactar.

Otro de los errores en Linkedin que debe enmendarse es el envío de correos e emails masivos. Los correos genéricos sólo crean molestias a nuestros contactos así como a las personas a las que nos vamos a dirigir. Por eso, lo mejor es seleccionar cuidadosamente a la audiencia a la que quieres llegar y personalizar al máximo tu mensaje en función de los objetivos que pretendas alcanzar.

En novena posición se encuentra la carencia generalizada, entre nosotros, a no usar las etiquetas que nos ofrece LinkedIn. Éstas son muy útiles, por ejemplo, a la hora de agrupar contactos. Tenerlos a todos categorizados en función de tus intereses y necesidades mejora tu imagen externa y, a la vez, la organización de tu cuenta.

Ver servicio

Por último, queremos hacer hincapié en uno de los errores en Linkedin más extendido, un error de bulto, en el que sería preferible no caer. Se trata de las huellas que dejas de tu paso por esta red social. Es habitual que con frecuencia veamos los perfiles de otras personas, ya sean compañeros de trabajo, competidores, proveedores…Pero ten en cuenta que si no configuras la privacidad de tu cuenta por la de “anonimato” cada paso que des en este sentido será visible. Te recomendamos hacerte anónimo si estás “espiando”…el resto de las veces, vuelve a tu perfil público.

Con este último consejo cerramos esta lista de errores en LinkedIn que debemos evitar para no perder credibilidad en la red social de los profesionales. Seguro que no cayendo en ellos y fomentando las recomendaciones que os dejamos seréis capaces de sacarle el beneficio que se merece.