El microblogging está tan de moda como a veces desaprovechado ¿Y si empezamos a sacarle el máximo partido posible?

La aparición de Twitter en 2006 nos hizo darnos cuenta de una cosa: ¡qué difícil es decir todo en tan sólo 140 caracteres! Y es que si alguna vez has querido lanzar un mensaje al mundo a través de esta red social, seguro que sabes de lo que hablo. Escribir y borrar. Reescribir y borrar. Sustituyo, pruebo y ahora sí, pero ya no queda bien. ¿Verdad? Eso es que el microblogging se te está atragantando y aún podrías sacarles mucho más partido.

Descargar ebook gratuito

El uso de microblogging puede ser muy beneficioso para tu empresa. ¿Por qué digo esto? Gracias a él podrás crear pequeños mensajes publicitarios que compartir de forma fácil y rápida con una gran comunidad de usuarios. Además, te permite contactar de forma directa con esas personas. Si crees que el microblogging puede ser una buena herramienta para tu negocio, ahora sólo queda que hagas un buen uso de él. Por ello te digo que a Dios pongo por testigo de que si sigues estos 10 mandamientos tu microblogging en Twitter será mucho más efectivo. ¡Atento!

  1. MICRO-blogging: regla primera e inapelable. Si hay algo que tiene que caracterizar a este tipo de publicaciones que deben ser breves. Si quieres escribir grandes posts tienes muchos lugares donde hacerlo. Twitter limita el número de caracteres y tú debes ceñirte a ellos. El uso de herramientas como Twitlonger, que te permite evitar la limitación de caracteres, es trampa. ¡Ánimo, sabemos que eres fuerte!
  2.  

  3. Tú no ser Toro Sentado: vale que el microblogging tiene que ser breve, pero esa brevedad no puedes conseguirla eliminando artículos y preposiciones que son necesarios para la comprensión. Puede que cuando busques algo en Internet escribas “casa Albacete precio”, pero eso queda entre tú y Google. Aunque no te lo creas, tus lectores son realmente personas. ¿Por qué no hablarles como tal?
  4.  

  5. Evita ser tan comercial: ay… ¡qué se te ve el plumero! Vale que lo esencial para ti sea vender, vender y vender, pero ¡tranquilo! Twitter es un mal sitio si sólo pretendes hacer microblogging comercial. Claro que puedes promocionar tus productos, pero ¿qué tal si varías un poco tu tipo de publicaciones? Puedes ir combinando tweets más comerciales con otros que resulten más útiles y de interés. De este modo, te será más sencillo ganarte el follow de los usuarios de Twitter.
  6.  

  7. No evites la interacción: este mandamiento es básico, ya que tus seguidores de Twitter son los que pueden lograr que tus publicaciones de microblogging tengan éxito o no. ¿A qué ya no sigues queriendo ser un asocial? Con tus mensajes debes tratar de fomentar su participación, lograr que se involucren. No te olvides que tú eres quien construye el mensaje y puedes hacerlo de forma que incite a la interacción. ¡Ah! Recuerda también que si una persona dedica un tiempo a escribirte tú debes corresponderle.
  8.  

  9. Sé creativo: la competencia en Twitter es, muy a nuestro pesar, feroz. Es necesario que te diferencies de tus rivales y para ello, lo mejor es que utilices tu imaginación. La creatividad es infinita y eso debe notarse en tus publicaciones de microblogging. Debes escribir tweets que resulten originales, ya sea porque son muy divertidos o porque logran impactar al lector. Por ejemplo, ¿qué te parece compartir tu contenido junto a una hilarante fotografía? O, mejor aún, ¿por qué no crear un contenido diferente que cree curiosidad en el lector?
  10.  

     

  11. Sé directo: tu mensaje es el que es, no hay lugar para la bonita literatura. En un tweet tienes únicamente 140 caracteres con los que debes convencer. Para ello lo que debes hacer es ir directamente al grano, no te vayas por las ramas y di las cosas claras. Debes crear publicaciones de microblogging que sean directas y precisas, intentando siempre que esto no las haga menos atractivas.
  12.  

  13. ¡Revisa la ortografía!: ya tienes casi listo tu tweet, ahora sólo faltan las últimas comprobaciones. ¿Cuáles? Asegurarnos de no haber escrito cosas como “conejos” en lugar de “consejos”. Las prisas nos pueden jugar una mala pasada y hacer que se nos pase algún gazapillo. Por muy bien que escribamos, todos podemos tener fallos, pero con revisar el texto un par de veces podrás olvidarte de estos tontos errores. Recuerda que te buscan a través de palabras clave, ¡no se lo pongas más difícil escribiéndolas mal!
  14.  

  15. No utilices muchos hashtags: sabemos que los hashtags son importantes para que te encuentren en Twitter, pero utilizar muchos es innecesario. Te pongo un ejemplo, he escrito un tweet y quiero invitar a la gente a que descubra más cosas en mi web. Una vez puestos los hashtags me ha quedado así: #para #más #información #visita #nuestra #web. ¿Qué te parece? Si acabo de describir la forma en que creas tus publicaciones de microblogging… error. Con un exceso de hashtags sólo conseguirás que tus tweets sean más difíciles de leer. Recuerda utilizarlos en palabras clave que te ayudarán a ser localizado, pues nadie va a buscarte utilizando “para”, “mí”, o palabras del estilo.
  16.  

  17. Cuidado con los enlaces: puedes confiar en que el propio usuario te busque, pero recuerda que somos un poco vagos ¿y si le ayudas? Puedes completar tu microblogging añadiendo un link que enlace a tu web, servicio, producto, post… ¡Pero cuidado! NO debes descuidar tu tweet. ¿Cómo vas a conseguir que alguien se interese en pinchar un enlace si el tweet no le ha interesado? Según un estudio de Social Twist los enlaces compartidos por Twitter tiene una promedio de 19 clics. Ya de por sí es un número muy bajo que caería aún más si tu tweet es aburrido.
  18.  

  19. Añade fotografías: por último, siempre está bien que tu mensaje de microblogging, por muy micro que sea, quede lo más vistoso posible. Para ello, puedes crear imágenes personalizadas que sirvan de presentación o complemento del contenido. Ahora tu tweet tiene también una fotografía: ya nada puede salir mal.

Ver servicio

Ahora tienes un importante reto por delante, pues es tu turno de concretar todo lo aprendido en tan sólo 140 caracteres. Son mensajes breves, pero están compuestos de muchas cuestiones diferentes. Errar siquiera en una de ellas, puede hacer que tu microblogging fracase. Imagínate una fila de fichas de dominó en el que si tiras una, arrastra contigo al resto. ¿Lo ves? Pues igual ocurre con el microblogging. Esperamos que todos estos mandamientos te sean útiles y que los cumplas tan bien como aquellos que nos dejó Moisés. Elabora pequeños microposts que nos hagan mirarte con orgullo. Recuerda: cuando llegue el momento de escribir pregúntate qué quieres decir. ¿Lo tienes? De acuerdo. Ahora toca decidir cuál es la mejor forma de decirlo. ¿Ya? Enhorabuena, ahí tienes tu publicación de microblogging.

Imagen cortesía de Shuttersotck.