Las lecturas de cabecera lideradas por el Cosmopolitan y sus semejantes parece que, en breve, compartirán cartel con una recién llegada como la revista Directivas. Así, se arroja luz editorial sobre un sector profesional liderado por mujeres que buscan apoyo entre sus congéneres, además de información oportuna para emprender sus propios negocios.

Los que andan detrás de esta propuesta tan interesante es el periódico El Economista y la Madrid Woman’s Week. Directivas promete rescatar a las féminas de un revistero de peluquería confeccionado con chismorreos y consejos de moda.

Carmen M. García, fundadora de Madrid Woman’s Week, nos describe las claves del derrotero que están a punto de emprender: “Queremos acercarnos a ellas y que nos muestren el camino de su éxito, pero también de la gestión en femenino: la conciliación, la diversidad, la gestión de personas, la responsabilidad social, el marketing, la comunicación…”.

La revista emprenderá su quehacer informativo con el nuevo año y será, como los tiempos que corren, digital. Quién sabe si acabará dando el salto al papel y compartiendo vecindario con las cabeceras de los grandes diarios.

Por ahora, Directivas emprende su tarea con emoción y con la frente perlada de sudor por la ingente tarea que pretende acometer, puesto que, como ya sabemos, y comenta García, “la mujer es el eslabón débil de la cadena laboral. La primera en encabezar la lista de los ERE. Y eso que su salario suele estar por debajo del hombre”. Pues sí, las mujeres son las primeritas en catar las virtudes del despido y un salario a dieta. De hecho, las damas cobran de media un 31,7% menos que los hombres.

Lo cierto es que en los últimos tiempos se están volviendo de un femenino subido. No en vano, en agosto de 2011 vino al mundo Womenalia; una red social de carácter profesional dedicado a las mujeres empresarias cuya aspiración es dotar de voz a las mujeres profesionales que desean acceder a cargos directivos y para fomentar el verdadero cumplimiento de los programas de conciliación dentro de las empresas: pero, sobre todo, para crear empresas y puestos de trabajos en estos tiempos tan antipáticos.

Por desgracia, todas estas iniciativas reflejan una evidencia: nacen porque se necesitan heroínas (que no héroes) en la galaxia femenina; todavía repleta de villanos machistas capaces de despachar a una futura empleada porque se encuentra inmersa en la edad peligrosa. Sí, la de la concepción.

suscripción al blog