Todos conocemos la importancia de las primeras impresiones. Sabemos que a una entrevista de trabajo tenemos que ir arreglados y proyectar una imagen adecuada y cuidada para causar una buena impresión.

Nunca iríamos a una reunión de trabajo con ropa de deporte, y seamos sinceros, tampoco nos fijaríamos de primeras en alguien que no nos causase una buena primera impresión o que no nos resultase atractivo a la vista.

Conocemos de sobra las “normas de etiqueta” en lo referente al trato con clientes o en la búsqueda de trabajo y las ponemos en práctica casi a diario, ¿por qué no íbamos a hacer lo mismo con nuestra web?

Ver servicio

Nuestra página web es lo primero que verán nuestros clientes y potenciales clientes de nosotros en muchas ocasiones, por eso debemos acicalarnos y hacer que nuestra apariencia no engañe.

LLEGARON PARA QUEDARSE

Un diseño y desarrollo web atractivos y con una estrategia detrás puede conseguir que un usuario se sienta atraído por nuestra web, que decida quedarse y navegar, que empiece a sentir confianza y termine por contratarnos.

Donde se coloque cierta información y de que manera la destaquemos visualmente puede hacer que el usuario navegue o interactúe de la forma que a nosotros nos interese.

Imaginemos que un usuario entra por casualidad en nuestro sitio web y que al hacerlo se encuentra con algo agobiante, descolocado y que en general le parece feo. Si esto ocurriese, ese usuario abandonaría la página en pocos segundos y habríamos perdido un potencial cliente.

Por el contrario, si un usuario entra en nuestra página y se encuentra con un diseño atractivo, con la información y contenidos organizados visualmente de tal forma que le resulte fácil encontrar a simple vista lo que le interesa, sin un exceso de información que le disuada de leer, o un menú de navegación que simplemente con verlo le de a entender lo que se va a encontrar en cada sección, le estaremos incitando a navegar por las diferentes secciones, lo que si ofrecemos buenos contenidos, podría hacer que nos contratase.

Hacer un diseño que resulte atractivo e invite a navegar, colocar los diferentes elementos de nuestra web en los lugares donde el usuario espere encontrarlos, destacar adecuadamente los diferentes contenidos guiando la vista del usuario, organizar nuestras secciones bajo una buena lógica y dar acceso a ellas a través de una cómoda navegación, tener en cuenta el público al que nos dirigimos y desde donde accederán a nuestra web, y saber dónde, cómo y porqué ponemos cada cosa, son las cosas que tendremos en cuenta para tener un buen diseño web.

A través de nuestra web queremos conseguir atraer y retener al usuario el tiempo suficiente como para que encuentre entre nuestros contenidos lo que estaba buscando, y mediante el diseño podemos conseguirlo, por eso os dejamos esta serie de artículos sobre la importancia de un buen diseño web y la estrategia que debe tener detrás la estética.

suscripción al blog