El origen de nuestras visitas es uno de los puntos fundamentales que debemos tener en cuenta a la hora de analizar nuestra web. Las conclusiones que obtengamos de este análisis nos permitirá establecer, por ejemplo, el éxito o fracaso de nuestras estrategias de captación y/o fidelización.

Desde la óptica de agencia de marketing online, resulta interesante su estudio porque la forma en que llegan nuestros visitantes va a determinar su comportamiento e  intencionalidad. No tendrán ni las mismas intenciones ni los mismos patrones navegacionales un usuario que venga, por ejemplo, desde un anuncio en Google Adwords (ya interesado en nuestro producto) que alguien quien nos tiene guardado en favoritos (es un visitante recurrente).

Sin embargo, antes de profundizar algo más en el estudio de las fuentes de tráfico, veamos cuales son y lo que miden exactamente:

Es el tráfico proveniente de buscadores (Google, Yahoo, Bing…).Se divide en tráfico no pagado u orgánico (trafico proveniente de SEO) y en trafico pagado (trafico proveniente de PPC ). Normalmente, suele ser la fuente que nos aporta mayor tráfico.

Descargar ebook gratuito

  • Tráfico de Referencia.

Es el proveniente de los distintos enlaces externos que nos traen tráfico a nuestro site. Podríamos decir que son visitas recomendadas.

  • Campañas (otros).

Tráfico proveniente de campañas externas a nuestro sitio web creadas específicamente para un evento determinado. Es imprescindible etiquetar estas campañas  convenientemente para su correcta clasificación y posterior análisis.

  • Tráfico directo.

En teoría, son las visitas que llegan a nuestro sitio porque han escrito directamente en el navegador nuestra URL. La realidad es que también incluye aquel tráfico al que Google no puede asignar una procedencia concreta como por ejemplo, enlaces en “favoritos”, enlaces en documentos y e-mails (etiquetados incorrectamente) o enlaces en javascript o FLASH.

Para poder hacer un análisis preciso de nuestras fuentes de tráfico, es necesario asignar el mayor porcentaje posible de visitas a su origen correcto. Hay que ser especialmente cuidadoso con el tráfico directo. Un mal etiquetado de nuestras campañas externas puede hacer que nuestro tráfico de referencia suba, cuando realmente el que debería aumenta es nuestro tráfico proveniente de campañas. Una vez solucionados los problemas de asignación de tráfico, podremos hacer un análisis del origen de nuestras visitas fiable.

Ver servicio

Lo que nos interesa conocer es, cuáles de nuestras fuentes de tráfico se comporta mejor o peor en función de nuestros objetivos. En función del porcentaje que represente cada una de nuestras fuentes de tráfico sobre el total podemos saber si, por ejemplo, nuestra estrategia de captación está dando buenos resultados. Pongamos por caso que hemos lanzado una campaña de e-mailing. Nuestro porcentaje de  tráfico de campañas debería subir frente al periodo en donde esta campaña no estaba activada.

Este análisis que es cierto, se quedaría cojo si solo nos fijásemos en el volumen de visitas o en los porcentajes que representa cada fuente sobre el total. Para tener una análisis más certero debemos contextualizar estas visitas y cruzarlas con otras métricas como por ejemplo, la tasa de rebote, el tiempo de estancia o la tasa de conversión. Al fin y al cabo, si el objetivo de nuestra campaña de e-mailing es vender nuestro producto, ¿de qué me servirá atraer más tráfico si éste no convierte? ¿Podemos calificarla de exitosa?

Conocer cómo se comportan las diferentes fuentes de tráfico nos permitirá establecer y valorar diferentes estrategias en función de nuestros objetivos. Desde nuestra agencia de marketing digital, websa100, esperamos contribuir al mejor conocimiento de tu web y que esto te ayude a optimizar tu site. ¿Conocías las diferentes fuentes de tráfico? ¿En qué te basas cuando tienes que analizar tus fuentes de tráfico? ¿Etiquetas correctamente tus campañas? Danos tu opinión, estamos interesados en escucharla.

suscripción al blog