La vigilancia de la salud es una cuestión importante en cualquier empresa, y si no sabes bien cómo cuidar la de la tuya, echa un vistazo a este post.

Actualizada a enero de 2016

Algunos están pensando que vamos a hablar de la vigilancia de la salud financiera de las pymes, por ejemplo. Pues se equivocan, nos centraremos en el sentido más literal del título de este artículo. Existen pequeñas rutinas diarias que pueden mejorar, considerablemente, las condiciones sanitarias y la salud física de los empleados de cualquier empresa u oficina. Algo que viene muy al pelo en el Día del Trabajo que celebramos hoy.

Descargar ebook gratuito

Y como es tiempo de ello, vamos a referirnos a los virus, las gripes y a todo tipo de gérmenes. Lo más recomendable es que los trabajadores enfermos se queden en casa hasta recuperarse, evitando, de esta forma, la propagación de los virus entre el resto de la plantilla. Como  ese comportamiento no siempre se produce, vamos a enumerar los lugares favoritos de los gérmenes para “alojarse” y “atacar”. Después, citaremos algunos consejos interesantes para evitar los contagios y aumentar la vigilancia de la salud.

Pensemos que alrededor del 60 por ciento de las enfermedades de oficina son causadas por superficies sucias. Tengamos especial precaución con las que señalamos a continuación:

  • Grifos de los baños.
  • Puerta del microondas de la sala de descanso.
  • Teclados. Cada tecla puede albergar más de 3200 gérmenes distintos.
  • Tirador de la puerta del frigorífico.
  • Botones de las fuentes de agua.
  • Botones de las máquinas de vending.
  • Mesas y superficies de escritorios. Estos lugares son aptos para “dar cobijo” a más de 10 millones de bacterias.

Para evitar la propagación de gripes, constipados y otras enfermedades propias de este tiempo se aconsejan las siguientes acciones:

  • No ir a la oficina con este tipo de síntomas o, en su caso, evitar el contacto directo con el resto de compañeros.
  • Cubrir la boca y la nariz, de manera preventiva, durante los meses de invierno y, al estornudar.
  • Evitar el contacto de las manos con ojos, nariz y boca.
  • Lavar las manos frecuentemente. Mejor con jabón y agua caliente, entre 15 y 20 segundos. Las toallitas húmedas con alcohol o desinfectante son muy recomendables.
  • Limpiar y desinfectar superficies como el teclado del ordenador, los escritorios, electrodomésticos de las salas de descanso etc.
  • No compartir objetos con los infectados. Los gérmenes pueden vivir hasta dos horas en algunos objetos.
  • Ventilar adecuadamente los espacios de trabajo. Mantener ventiladas estas zonas al menos 3 veces al día ayudará a la vigilancia de la salud en tu empresa.
  • No fumar en lugares cerrados. Ya en casi ningún sitio se puede fumar, pero en caso de que haya una sala habilitada para este fin en la zona de trabajo de tu empresa, evita el humo del tabaco que afecta a las defensas del organismo.

Además de la gripe, y este tipo de enfermedades, existen otras enfermedades laborales que debemos intentar prevenir. Las más habituales son:

  • Dolores de espalda. El dolor en la zona de la espalda, cuello, hombro o cintura, es uno de los problemas de salud más habituales hoy en día. Contar con sillas ergonímicas y escritorios lo suficientemente amplios, puede ayudar a prevenir este tipo de dolencia.
  • Estrés. El estrés laboral puede provocar dolores de cabeza, reacciones cutáneas, problemas estomacales y, aunque parezca broma, insatisfacción laboral. El estrés es una enfermedad que ha ido en aumento y que no se le da la importancia que realmente tiene, ya que si se alarga mucho en el tiempo puede aparecer el disestrés. Esto es lo que provoca y empeora otro tipo de dolencias, como las que antes comentábamos.
  • Estrés. Este padecimiento produce desde dolores de cabeza, reacciones en la piel (como dermatitis), úlceras estomacales y disminución de la satisfacción laboral.
  • Fatiga visual. Los síntomas más comunes de esta dolencia son la sensación de “tierra” en los ojos, o la quemazón de los mismos. La causa de la fatiga visual suele deberse a la lectura continuada en el trabajo, a pantallas de ordenador sin protectores o a una mala iluminación de la zona de trabajo.
  • Obesidad. La falta de tiempo para cocinar e incluso, a veces, para comer, junto al creciente sedentarismo, pueden causar obesidad. Si tu empresa cuenta con un comedor, para aumentar la vigilancia de la salud, debería ofrecer platos saludables. Además, intentar sacar tiempo para caminar, o realizar tareas sencillas como utilizar las escaleras en lugar del ascensor, pueden ayudar a prevenir esta enfermedad.
  • Cansancio. El Síndrome de la Fatiga Crónica (SFC) puede disminuir hasta un 50% la productividad laboral. Pese a lo que se pueda pensar de primeras, este síndrome no se alivia con descanso y sus síntomas van desde el insomnio hasta la fiebre, pasando por molestias y dolores musculares.

Ver servicio

Es cierto, algunas de nuestras recomendaciones son de perogrullo. No obstante, nunca está de más recordarlas, porque año tras año continuamos cometiendo los mismos errores. Con una mínima prevención y cuidado en la oficina, estaremos mejor preparados para zafarnos de los temibles virus y gripes estacionales.
suscripción al blog

Imagen: Flickr-Félix E. Guerrero