Hoy en día es casi imposible no haber oído hablar del famoso término “palabra clave”. Todo el mundo sabe que si se quiere lanzar una página web, blog o tienda online lo primero y lo más importante es pensar en las palabras clave. Pero, ¿sabes realmente por qué son tan importantes?

Una palabra clave o keyword en inglés, es una posible búsqueda que pensamos que un usuario puede hacer de nuestro sector. Es decir, es cuestión de ponerse en la mente del usuario o posible cliente y pensar: ¿cómo buscaría yo un servicio como el que ofrezco?, de modo que nuestra página aparezca cuando un usuario haga una búsqueda relacionada. Por desgracia esto no es tan fácil y hay que tener en cuenta muchos factores a la hora de ponernos a pensar en nuestra palabra clave.

Descargar ebook gratuito

Por qué una buena palabra clave es tan importante para nuestra web

Aunque es verdad que en el fondo una palabra clave es una cuestión puramente SEO, es decir, su objetivo principal es posicionar nuestra web en los motores de búsqueda, también tiene que ayudar a los usuarios a encontrar información relevante y a entender el contenido de nuestro sitio.

Con esto quiero decir que no sólo hay que tener en cuenta el SEO a la hora de pensar en las palabras clave, sino también hay que tener muy presente la experiencia de usuario (User Exeperience) cuando las utilicemos dentro del contenido de la web.

Pero vamos por partes. Lo primero que tenemos que hacer es saber encontrar las keywords que mejores resultados nos vayan a dar a nivel de posicionamiento. Tratar de posicionar una palabra clave muy genérica es una tarea ardua y muchas veces inútil, ya que seguro que existen muchísimas páginas web que están usando la misma palabra. Lo mejor a la hora de elegir nuestras palabras clave es pensar servicios específicos o búsquedas más concretas que tengan menor competencia. Por ejemplo, si tenemos una página web en la que hablamos de cine, intentar posicionarnos por la palabra “cine” sería, cuanto menos, una locura. Lo mejor sería delimitar la palabra clave pensando en algo que nuestra página ofrezca de forma más concreta: “cine español actual”, “noticias de cine en España”…

Es lo que hoy en día se conoce como las Long Tail Keywords, palabras clave formadas por frases más largas y específicas. Es más fácil de entender si nos ponemos en la mente de un consumidor que quiere comprar un producto. Imagínate que vendes muebles antiguos en las afueras de Madrid. Ahora imagínate que eres un usuario interesado en comprar un mueble antiguo de caoba en la zona de Getafe. ¿Cuál sería tu búsqueda? Lo más probable es que hicieras una búsqueda muy precisa especificando el producto que estás buscando: comprar mueble caoba antiguo Getafe. Si tu página como vendedor de muebles aparece cuando el usuario hace su búsqueda específica y le ofrece un producto muy parecido a lo que él estaba buscando, las probabilidades de que haga clic y compre son mucho mayores que si tu palabra clave hubiera sido simplemente “muebles”.

Cómo buscar la palabra clave perfecta para tu web

Tranquilo, que no es tan difícil como parece. Existen muchas herramientas que te pueden ayudar en tu tarea y que son muy útiles a la hora de encontrar las palabras clave que mejor se adapten a nuestras necesidades.

  • Google Keyword Planner. Es una de las herramientas más potentes. Nos permite tanto ver el nivel de búsquedas y competencia para una lista de palabras, como darnos ideas en función de un tema, una página web… Si no sabemos por donde empezar, esta opción puede ser la mejor, ya que nos da una idea de qué keywords se usan en nuestro sector y el nivel de búsquedas mensuales que pueden generar. Para usarla sólo necesitas una cuenta de Google Adwords.
  • Google Trends. Otra herramienta de Google, extremadamente útil aunque un poco menos intuitiva que la anterior.  Es muy útil porque nos permite explorar y analizar los temas más populares en Google comparando las búsquedas y las palabras clave. Además, nos da una serie de gráficos y análisis que pueden ser de gran ayuda a la hora de entender la evolución de una palabra clave en el tiempo. En este post te contamos en detalle todo lo que necesitas saber sobre esta herramienta.
  • SEMrush. En este caso no se trata de una herramienta de Google, aunque es tan interesante como las anteriores. Su principal funcionalidad es que nos permite analizar cómo está la competencia tanto en SEO como en SEM. Es decir, qué palabra clave están utilizando, el nivel de tráfico que tienen, si hacen Adwords… A la hora de buscar keywords para nuestra web es muy importante saber qué está haciendo la competencia y cómo, ya que nos puede servir de mucha ayuda para ver qué hacemos nosotros.

Éstas son sólo algunas de las herramientas más utilizadas por los profesionales SEO, pero existen muchas otras herramientas para buscar palabras clave que también puedes usar en función de lo que necesites.

Lo más óptimo suele ser elegir keywords con un nivel medio de búsquedas, es decir, ni palabras que busque todo el mundo, ni palabras que no interesen a nadie, y que tengan un nivel bajo de competencia. Por eso hay que contar con una buena lista de posibilidades y usar las herramientas para descartar aquellas que no nos valgan o encontrar nuevas que puedan ser mejores. En cuanto al número, suele ser recomendable trabajar con 3 ó 4 keywords diferentes para cada sección de la página.

Ver servicio palabra clave

Cómo integrar la palabra clave en en contenido de tu página

Una vez tengamos nuestra lista de palabras clave seleccionadas y listas para usar, toca integrarlas en los textos de nuestra web. Como decía al principio, tenemos que tener muy en cuenta al usuario en este paso y la integración tiene que tener sentido. Si nuestra palabra clave es “cine clásico español”, no vale poner “El cine clásico español es un cine clásico español para el cine clásico español”. Además de no tener ningún sentido contextual, Google detectaría que hay algo raro y nos penalizaría por repetir la palabra clave demasiadas veces en una misma frase.

Para hacer una buena integración de las keywords, lo más recomendable es tener una densidad de un 3% aproximadamente, es decir, si nuestro texto tiene 600 palabras, repetir la palabra clave unas 18 veces. Siempre de forma lógica. Además, la palabra clave tiene que aparecer al principio del texto y en los títulos (H1, H2…). Si, además, la ponemos en negrita al comienzo, mejor que mejor.

¿Quieres ver un ejemplo? Para escribir este post, mi keyword ha sido “palabra clave”, puedes ver cómo la he usado a lo largo de todo el artículo. Y si tienes cualquier duda, ¡recuerda que estamos aquí para ayudarte!