De entre el amplísimo abanico de productos o servicios con excelentes perspectivas de comercialización y distribución por la red nos encontramos con los libros digitales. Una modalidad de distribución de contenidos culturales que, con la popularización de los aparatos de lectura (e-readers) y de las aplicaciones que permiten la descarga de lecturas digitales en tablets y smartphones, cuenta con un público potencial cada vez más numeroso.

Las ventajas de los libros digitales para el lector y el distribuidor

    • Todo el proceso comercial: exposición, compra, venta y distribución se realizar por la red, ya que se trata de un producto cien por cine digital
    • En comparación con el libro físico los costes de fabricación y distribución se reducen espectacularmente, lo que posibilita un importante margen de beneficios, sin que se haga necesario un gran número de ventas de cada ejemplar.

Visitar Biblioteca Virtual

  • Existencia de un mercado potencial extraordinario: los 495 millones de personas cuyo idioma es el español en todo el mundo, a los que hay que sumar los más de 25 millones de personas que estudian
  • Las distribuidores de libros digitales tienen la posibilidad de satisfacer completamente una serie de demandas que una buena parte de los lectores ansía desde hace tiempo:
  • Poder comprar cualquier libro del país que sea en cualquier parte del mundo sin esperar a que sea comercializado en su país de origen.
  • Tener acceso a la edición genuina del libro, en su idioma original, y no verse obligado a leer traducciones (como pasa actualmente con muchas obras).
  • Existencia de un mercado potencial extraordinario: los 495 millones de personas cuyo idioma es el español en todo el mundo, a los que hay que sumar los más de 25 millones de personas que estudian español y que pueden utilizan libros en castellano como material lectivo.
  • Poseer un número ilimitado de libros sin problemas de espacio ni de conservación.

Productos híbridos para los más pequeños

Además del típico libro electrónico o e-Book existe la posibilidad, ya probada por éxito por algunas empresas, de crear aplicaciones en forma de libros o cuentos interactivos, que combinan los textos con dibujos animados y los efectos digitales. Estos productos son muy apreciados por los niños y sus padres, puesto que estimulan en los más pequeños el interés por la lectura en el formato y soporte que les resulta más atractivo y cercano hoy en día: tablets, ordenadores, etc.

Buenas perspectivas.. pero también problemas por resolver

Las perspectivas de la distribución de obras digitales son muy halagüeñas, aunque no debemos olvidar que quedan aspectos por resolver, sobre todo en el campo legal, como la fijación de un precio adecuado o el establecimiento de un porcentaje justo en concepto de derechos de autor.

Desde nuestra agencia online para pymes somos conscientes de la importancia de este tipo de formato y es por ello que ofrecemos una amplia biblioteca virtual donde ofrecemos una formación digital de calidad.

suscripción al blog