Comprar seguidores se ha convertido en una tendencia entre muchas empresas.

Cuando una empresa decide desarrollar una estrategia de social media en ella incluye una serie de objetivos que pretende alcanzar. Y entre éstos, la consecución de clientes finales para sus productos o servicios encabeza la lista. En este sentido, se plantea un debate muy interesante, como es si resulta lícito comprar seguidores para tu organización.

Descargar ebook gratuito 25 consejos para las redes sociales

Sí, pagando por seguidores. A la hora de la verdad las empresas no son conocedoras del trabajo que requiere realizar con éxito una campaña de social media marketing y esperan resultados con carácter inmediato, por lo que comprar seguidores es una actividad que hoy en día se ha convertido en tendencia y en moda.

Pero esta solución, ¿aporta beneficios a los anunciantes? La respuesta es a la vez afirmativa y negativa. Existen sitios en la web que ofrecen comprar seguidores de redes sociales reales, a un módico precio y de una manera completamente real, por lo que diversas organizaciones han visto en esta alternativa la solución a muchos de sus problemas.

Una vía que puede resultar muy atractiva para aquellas organizaciones que requieran mostrar a la audiencia un número elevado de seguidores y constatar, por ejemplo, que los internautas las prefieren a ellas frente a sus competidoras. Sin embargo, esta opción pronto presenta grietas.

Y es que las empresas muchas veces olvidan el objetivo final de su presencia en redes sociales: crear relaciones duraderas con la audiencia y asegurarse con ellas llegar a sus clientes potenciales.

Por este motivo recomendamos hacer caso omiso a la posibilidad de comprar seguidores que si bien son completamente reales, seguramente no presentarán el perfil ni las características del público objetivo al que la empresa en cuestión debe y desea dirigirse.

Ver servicio formación en redes sociales

Así, es importante tener presente que los verdaderos objetivos que se pretenden con una estrategia en redes sociales: creación de marca (ya sea corporativa o personal), llegar a tus clientes potenciales, generar compromiso con ellos y, finalmente, que éstos tomen una decisión de compra y opten por tu empresa en lugar de acudir a la competencia.

Sí, son muchos pasos que evidentemente pueden olvidarse por el camino. Pero ninguna empresa que ofrezca seguidores puede garantizarte que éstos vayan a adquirir tus productos. Ello depende de ti. El debate está servido: ¿Va todo al ganador?