Ser rechazado no es plato de buen gusto para nadie, ¡más aún si se produce en LinkedIn! Cada vez que rechazan tus invitaciones de LinkedIn puedes estar perdiendo una potencial oportunidad de negocio. ¿Vas a dejar que eso ocurra?

¡Ay, el rechazo! Ese difuso concepto que tantas y tantas horas ha dado a los medios de comunicación. Desde familiares a laborales, pero mucho mejor si son sentimentales. El rechazo es algo común de nuestro día a día, pero si es ajeno y retransmitido, mucho mejor. Sin embargo, y no es por ponerme dramática, a veces lo podemos vivir en primera persona. Por ejemplo, y entrando ya en materia, se pudiera estar dando el caso de que estés siendo rechazado en LinkedIn. Envías y envías invitaciones de LinkedIn, pero tus contactos siguen siendo los mismos: dos desconocidos hindús de nombre impronunciable y tu compañero de mesa, pues se lo pediste cara a cara durante una semana y no aguantó la presión. ¿Es este tu caso? Si la última vez que alguien aceptó tener una cita contigo Titanic seguía en cartelera yo, lamentablemente, no puedo hacer nada por ti. Si por el contrario tu problema es que estás siendo rechazado en LinkedIn… Ahí sí que tengo mucho que decir. Veamos qué cosas puedes estar haciendo mal…

Descargar ebook gratuito

  1. Tú no sabes quién soy, y yo tampoco te lo voy a decir: extraño, ¿verdad? Pues esto es muy, muy común. Es verdad, todos hemos enviado invitaciones de LinkedIn a desconocidos. La razón es sencilla: nunca sabemos dónde podemos encontrar nuestra próxima oportunidad, nuestro siguiente cliente. Por ello, lo que está mal no es el hecho de tratar de contactar con alguien desconocido, que para eso estamos en LinkedIn, sino de hacerlo sin dar una amable y razonada explicación de por qué quieres hacerlo. En caso de que no crees este mensaje de presentación la persona recibirá, de un completo extraño, el típico mensaje de “me gustaría contactar contigo” que LinkedIn crea por defecto. ¿Apetece decir que sí? Si aún no ves lo que estás haciendo mal te propongo que hagas una prueba. Sal a la calle y a la primera persona que veas te acercas, y sin ningún tipo de introducción por tu parte le dices: ¿quieres ser mi amigo? Lo mejor que puedes conseguir es una mala cara.
  1. ¿Se pueden juntar peras con manzanas?: otro de los motivos que puede llevar a la gente a ignorar tus invitaciones de LinkedIn es que no tengan nada que ver contigo. Por ejemplo, imagínate que trabajas para la industria farmacéutica y tratas de contactar con el gerente de una cadena de peluquerías. ¿Para qué necesitas ese contacto? ¿Y para qué te necesita él a ti? LinkedIn es una red profesional que debes usar para hacer networking y conseguir contactos que te puedan crear oportunidades de negocio. Si envías invitaciones a personas que nunca necesitarán tus servicios, estás malgastando tu tiempo (además de una invitación) y el de tu invitado.
  1. Nobody: te llega una invitación de LinkedIn, entras a ver de quién es y… No hay foto, no hay extracto, no hay currículum, ningún tipo de validación… ¡Ah! Pero tiene una competencia básica limitada de inglés, entonces sí, lo acepto. ¿Lo harías? Tener el perfil de LinkedIn descuidado es, a día de hoy, todo un pecado. No sólo nadie va a querer aceptar la invitación de un contacto que parece un fantasma, sino que tú mismo tampoco vas a recibir ninguna invitación.
  1. Pasaba por aquí y, bueno, ¿me agregas?: en todos lados siempre hay gente, digamos, “caradura”. ¿Por qué no la habría en LinkedIn? La mayor red social tiene un pequeño pero: el número de invitaciones de LinkedIn son limitadas. Pero igual que lo son para ti, lo son para la otra persona. Entonces, ¿por qué le estas pidiendo que sea ella la que te invite a ti? Eres tú el que está interesado en contactar con la otra persona, por eso has entrado en su perfil y le has enviado un mensaje. Igual esto que te digo te suena raro, pero todo se termina por resumir en: ¿no deberías ser tu el que envíe la invitación?
  1. No perdamos el tiempo, tengo esto y esto también: esta es una de mis invitaciones de LinkedIn preferidas y estoy segura de que todos la hemos recibido. Estoy hablando de esa petición para contactar que sin siquiera saludar, te oferta todo tipo de maravillosos productos o servicios. ¿Estás haciendo eso? Bueno, entonces lo estás haciendo mal. LinkedIn no es el supermercado. Cuando accedes a la mayor red profesional buscas crear una fuerte e interesante red de contactos con los que hacer negocio. Sin embargo, esto dista mucho de que quiera ver los increíbles productos que tienes para mí. Porque de querer verlos, sería yo la que contactase contigo, ¿no crees?

Ver servicio sobre LinkedIn e invitaciones de LinkedIn

Estos son algunas de las cosas que puedes estar haciendo mal y que llevan a que tus invitaciones de LinkedIn, pobrecitas, sean rechazadas. Si estas líneas te han parecido interesantes y te ha hecho darte cuenta de que hay alguna cosilla que estás haciendo mal, más adelante te daré algunos prácticos consejos que pueden ayudarte a solucionarlo. Pero mientras esperas, no te olvides de echarle un ojo a nuestro fantástico eBook sobre LinkedIn, pues te va a dar una idea de lo que tienes que empezar a hacer. ¿O es que quieres seguir siendo rechazado?

Imagen cortesía de Shutterstock.