Oh, oh… ¡Mi página ha desaparecido de los resultados de búsqueda! Normal que te asustes ante una situación así y seguro que lo primero que piensas es que Google te ha penalizado. El motivo puede ser ese o muchos otros; hoy quiero repasarlos todos y ver qué se puede hacer en una situación así. ¡Empezamos!

El algoritmo de Google es muy puñetero, las cosas como son, y puede tirar tu web y tus esfuerzos a la basura de la noche a la mañana. Ahora, Google nunca actúa sin una razón y si ha penalizado tu sitio suele ser porque algo malo has hecho. Sin embargo, no siempre que tu web desaparece tiene que ser debido a esto.

Cómo evitar que tu sitio sea penalizado por Google haciendo buen SEO

El posicionamiento web es algo que requiere mucho tiempo y esfuerzo y, sinceramente, no es fácil hacerlo bien. Sin embargo, sí que es fácil “liarla” y hacer que nuestro sitio desaparezca de Google de la noche a la mañana. Es la pesadilla de toda persona que tenga una página web y algo, por desgracia, más común de lo que debería.

¿Por qué ha desaparecido mi web de Google?

Un buen día tu web no aparece entre los resultados de búsqueda o ha bajado drásticamente de posición. También puede ocurrir que abras Analytics y te encuentres con un enorme descenso de la visitas a tu sitio. Definitivamente se trata de situaciones que ponen la piel de gallina y que no deseo ni a mi peor enemigo.

Sin duda el primer motivo que se nos viene a la mente es el buscador nos ha penalizado y ha eliminado nuestro sitio de los resultados de búsqueda. Sin embargo, esto no tiene que ser siempre así. Veamos algunos de los motivos por los que tu página puede no aparecer en Google:

La has “liado” sin darte cuenta

Puede ocurrir, y ocurre, que haces un inocente cambio en el Search Console, en tu archivo Robots.txt o en tu Sitemap y… ¡pum! tu página desaparece. Como el que tiene boca se equivoca, el que tiene un teclado también, y es muy fácil cometer un pequeño error que nos dé un buen susto. Pero tranquilo, generalmente no será más que eso, un pequeño susto, ya que de errores así es muy fácil recuperarse y Google no te guarda rencor por ello.

¿Cómo saber si se trata de un error tuyo? Mi consejo es que siempre que te veas en una situación así, vuelvas atrás en tus pasos y analices concienzudamente qué cambios has hecho hasta el día en el que has descubierto el problema. Revisa todo con lupa porque lo más probable es que descubras que pusiste algo mal en X sitio y que con cambiarlo, ¡asunto arreglado!

Tu competencia te ha superado o esa palabra clave que antes era tan buena ya no lo es

Vamos, ley de vida. Puede ser que un día ya no estés tú para el primer resultado de búsqueda y sí lo esté tu competencia. O que las visitas a una de las entradas de tu blog empiecen a caer sin explicación aparente. Si tu palabra clave es “tendencias de moda en 2016”, sin duda va a dejar de tener búsquedas según se vaya acabando el año en cuestión. Es un ejemplo muy obvio, pero puede ocurrir que haya palabras clave que, por el motivo que sea, se dejen de buscar llegados a un punto concreto.

¿Cómo saber si ésta es la causa? En realidad en este caso las consecuencias son mucho menores que en el resto y suelen afectar a una sola página de tu sitio (la que estuviera posicionada para la palabra clave en cuestión). Analiza con herramientas como SEMrush qué está haciendo tu competencia y cómo está posicionada para tu palabra clave. Con Google Trends podrás ver las tendencias de búsquedas.

Un pirata ha “espameado” tu página

Hay mucha gente aburrida por el mundo cuyo único entretenimiento es fastidiar al resto. Y, por desgracia, mucha de esta gente tiene acceso a un ordenador y nociones básicas de informática. Total, que no es tan raro encontrarte con que un día tu sitio o tu blog han sido “espameados”. Un fastido que, en principio, no debería afectar demasiado a tu posicionamiento si lo detectas con tiempo.

¿Cómo detectarlo? Métete en el Search Console a menudo, si detecta algo raro te dará un aviso para que lo soluciones cuanto antes. Vigila los enlaces de tu página. Muchas veces lo que hacen los spammers es meter enlaces “raros” “tuyos” en páginas “raras”. Me explico mejor, “www.tupaginaweb.com/viagra”.

Ver servicio posicionamiento SEO

¡Oh, no! Google ha penalizado mi sitio, ¿ahora qué hago?

Lo has repasado de arriba abajo. Has mirado todas las opciones y sí, definitivamente se trata de una penalización del buscador. Si ha sido por hacer Black Hat SEO o alguna de las malas prácticas que tanto desrecomienda Google, mi primer consejo es que te des unos cuantos cabezazos contra la pared más cercana que encuentres. ¡Google siempre pilla a los tramposos!

Mi segundo consejo es que llames inmediatamente a un profesional. Si Google te ha penalizado ten por seguro que ha sido por realizar una mala práctica. Puede ser que lo hayas hecho sin saber o que hayas contratado a alguien que lo ha hecho mal; pero seguro que algo en tu web no encaja con las directrices de Google.

Algunos de los motivos pueden ser:

  • Mal uso de las palabras clave. Poner palabras clave ocultas por las páginas de tu sitio, hacer keyword stuffing (meter muchas veces las palabras sin sentido en el texto).
  • Mal uso de los enlaces. Google detecta muchos enlaces tuyos en sitios de mala calidad o, incluso, fraudulentos, te has pasado con el número de backlinks a tu página, has hecho compra de enlace…
  • Mal uso del contenido. Has copiado tal cual el contenido de otros sitios, se trata de contenido pobre o de mala calidad, contenido no relacionado con tu sitio…
  • Mal uso de los metadatos. Poner texto engañoso en el título y la descripción de la página y que el contenido final no tenga realmente nada que ver.

Como ves, los motivos son muchos y las soluciones… pocas. La única solución que hay es limpiar tu sitio de todas esas cosas y empezar a hacerlo bien. Será un proceso largo y necesitarás tiempo y muchas buenas prácticas para que Google vuelva a confiar en ti. Por eso siempre te desaconsejamos que hagas caso de las técnicas “baratas” del SEO y recomendamos que acudas a profesionales cualificados. Hacer algo mal es fácil y barato, pero salir de ahí cuesta mucho tiempo y dinero.

Imagen de cabecera cortesía de DepositPhotos