La Red se desangra con información acerca de los e-commerce. Casi todos han escuchado sus virtudes, su efecto balsámico y reconstituyente a la hora de generar ventas y cómo la inclusión de una tienda on line puede mejorar los números de una contabilidad algo acatarrada por la crisis.

Sin embargo, Internet también alberga ejemplos, admoniciones y consejos para evitar catástrofes 2.0, pues un comercio on line sin una adecuada estrategia de contenidos se asemeja a un Titanic de camino a su cita con un iceberg.

Por lo tanto, como decía aquel anuncio de vegetarianos de hace unos años, “si vas a hacerlo, hazlo bien”. De modo que asesórate y no te dejes embaucar por la precipitación. Desde websa100, repartimos unos consejos para los tripulantes de e-commerce.

Descargar ebook gratuito

1) No hagas copy paste con los textos del fabricante

Si distribuyes un producto en particular, no reproduzcas al dedillo los textos del fabricante del artículo. Confecciónate uno a medida y ponte creativo. De lo contrario, te tacharán de “tocadiscos”, o “triunfito 2.0”. En estas lides, trata de ser cantautor. “Be el Sabina del gremio”, my friend…

2) Actualízate

Tus textos e imágenes deben variar, no tanto como las portadas de los periódicos, pero casi.

No hay nada peor que unos pantalones de campana o una foto apolillada.

3) Sé sociable

Tus productos deben estar “preparados, listos, ya” para ser compartidos, comentados y enjuiciados por la masa social. Compartir, compartir y compartir… Díselo a un niño y no tendrás éxito, pero aquí el éxito se mide en tuits y se paga en euros.

4) No te pases de bloguero

Los blogs resultan un agente de tráfico estupendo a la hora de derivar visitas cualificadas, e intrigadas por tu trabajo, a tu web; pero claro, no hay que abusar. De modo que no lo sobrecargues, reparte contenido entre los restantes hermanos, pues que uno acapare todo devendrá en desdichas 2.0 De hecho, parte de la clientela se apea en la sección de noticias de la web y para nada se da el “pateo” hasta el blog de turno. A estos perezosos, tendrás que darles caza a la entrada y no andarte con remilgos.

Hasta aquí la retahíla de consejos. No dudes de que hay más, muchos más, pero las grandes empresas se acometen poco a poco. Así que ve poniendo esos ladrillos en los cimientos de tu comercio on line, que todo lo demás llegará con las primeras lluvias del otoño.

suscripción al blog