En repetidas ocasiones os hemos informado de las ventajas que supone para tu negocio diversificarse y estar presente a nivel online. Sin embargo, para muchos de vosotros se trata de una decisión de gran calado, en la que van implícitas muchas cuestiones. Una de ellas es la recepción que tiene el público del entorno digital. Y es que crear una tienda online no es fácil…

Descargar ebook gratuito

Si bien conocemos las cifras de volumen de negocio del comercio electrónico y las estrategias que podemos implantar en este ámbito para alcanzar el éxito, existe un vacío de contenido a la hora de detectar cuáles son los miedos de los consumidores, que amenazan las potenciales compras que puedan hacer.

En un interesante estudio sobre el comercio electónico hecho por el IAB en 2013 se recogen entre otros aspectos, los frenos a la compra online. Y es que, como si del instrumento favorito de la malvada de Blancanieves podemos preguntarle: Espejito, espejito mágico: ¿Qué es lo que más preocupa a los compradores en la red?

1.- Tarjeta de crédito. Proporcionar los datos de una tarjeta de crédito personal es el miedo más recurrente al que los consumidores reconocen enfrentarse. En este sentido, el lector debe conocer que gracias a la existencia de pasarelas de pago con varias posibilidades de compra la seguridad está garantizada.

2.- Envío del producto. Para muchos compradores la incertidumbre que se genera en torno a la posibilidad de que no reciban el producto que han comprado supone el segundo gran riesgo del comercio electrónico. La evolución de la mayor parte de estos negocios ha mejorado muchísimo, por lo que el comprador puede incluso hacer un seguimiento del estado de su paquete, gracias a los sistemas de gestión de compra utilizados.

3.- Palpar el producto. Todavía existe reticencia a comprar aquello que no hemos tenido entre las manos previamente. Para erradicar esta tendencia, la mayoría de las empresas han incorporado a sus páginas webs información exhaustiva sobre el producto, que no hace necesario realizar una comprobación in situ de lo que se quiere adquirir.

4.- Trato con el vendedor. Acostumbrados a comunicarnos directamente con el vendedor, esta barrera se sitúa como cuarto inconveniente del comercio electrónico. Para superarla, los negocios online han desarrollado medios de contacto y atención al cliente para atender a éstos de la misma manera que si se tratara de un contacto personal.

Ver servicio

5.- Devolución. Es la principal baza del comercio electrónico, ya que los compradores pueden devolver su compra en el plazo de siete días si ésta no cumple sus expectativas. Una posibilidad garantizada por ley, a diferencia del comercio tradicional.

Con esta información los responsables de ecommerce están más cerca de convencer por completo a los clientes de comprar a través de este medio. Aunque tú, ¿echas en falta algún otro inconveniente?

Imagen: Mujer consultando un ecommerce vía Shutterstock.

suscripción al blog