¿Alguien se imagina a Amancio Ortega tuiteando? A él también le cuesta verse disparando tuits y retuiteando a todos aquellos dignos de una @mención de este magnate del textil patrio. Bueno, pues mentimos, sí que tiene cuenta en Twitter pero le crecen pocos tuits. De hecho, sólo hay uno y está fechado en el remoto 2011. ¿Y por qué salimos con éstas? Pues porque hay un estudio que asegura que los propietarios de las mayores fortunas del mundo van de sobrados, puesto que los millones se los sirven de guarnción con el croissant y, por tanto, para qué practicar el “social media”. Eso es de pobres, deben de pensar.

El informe del que nos hacemos eco en Websa100 viene firmado por Ceo.com , “2012 CEO.com Social CEO Report“ y sostiene que más del 70% de los CEO no tiene presencia en los medios sociales o, lo que es lo mismo, sólo el 29,7% de los CEOs de la prestigiosa lista Fortune500 está presente en al menos una red social. Claro que como agencia de social media nos llama la atención.

Descargar ebook gratuito

“¿Para qué?”, pensarán, “si el dinero ya sabe dónde estamos”. Quizás vivan un poco infravalorando a la competencia, que aunque pequeña y todavía residente en el barrio de las pymes, es constante y diligente.

En esta línea, el responsable de la investigación, Josh James, publicaba en Forbes sus conclusiones: “No hay duda de que Facebook, Twitter y Linkedin forman parte de la vida diaria. Los CEOs tienen la responsabilidad, ante sus accionistas, de ser visibles. Los CEOs que rehúyan los medios sociales corren el riesgo de perder contacto con algunos de sus clientes más lucrativos, prescriptores y personas influyentes. Es hora de estar”.

Sin embargo, esta tendencia de los millonarios a permanecer mano sobre mano y lanzarse a una carrera de haragán 2.0 viene de lejos, pero empieza a achicarse. Así, según un informe de IBM, algo más antiguo que éste que protagoniza nuestro artículo, tan sólo un 16% de CEOs participa activamente en las redes sociales. Parece que los mandamases han empezado a sacar músculo social ¿verdad?

Otro estudio que evidencia que la web 2.0 no tiene mucho sexappeal para los gerifaltes de las grandes compañías se titula Brandfog2012 ceo, social media & leadership survey”. El mencionado documento resalta la importancia que la web social supondrá para el nuevo líder: “La próxima generación de líderes requerirá nuevos talentos y un conjunto diferente de habilidades… Los medios sociales demandan transparencia e interacción permanente de alto nivel”.

Ver servicio

Ante lo expuesto, sólo queda una conclusión y es que hay mucha cigarra haraganeando en las cúpulas directivas y muchas, pero que muchas hormigas fabricando comunicación de cercanía y kilómetro cero para el cliente. Así cualquiera cae rendido a sus pies.