Los grandes genios de la historia no consiguieron triunfar a la primera. De hecho, la mayoría de ellos probaron distintas formas de hacer funcionar su invento, hasta dar con la solución. Einstein, Edison, los hermanos Wright… tuvieron ideas geniales y revolucionarias, pero una ejecución muy pobre, al menos al principio.

No es necesario tener una idea genial para cambiar el mundo o la percepción de tu público sobre una marca o corporación. Las ideas mejor recibidas son las que parten de algo que ‘ya está inventado’ o ideado, y mejorarlo. Ejemplos de ello son los siguientes inventos españoles: la fregona y el chupachups, objetos que fueron una auténtica revolución simplemente por incorporarles un mango o palo, para mayor comodidad y menor engorro de sus usuarios.

La clave del éxito: consejos

Las grandes ideas son bienvenidas, siempre y cuando tengan una aplicación práctica viable, es decir, que sean físicamente y económicamente posibles de ejecutar. No por poseer la mejor idea, una corporación es mejor, sino porque dicho concepto sea factible y útil para las personas.

Esta es una de las premisas que podemos encontrar en “La clave del éxito, de ….. ” Se trata de una publicación muy interesante, dirigida a las pequeñas y grandes marcas y/o empresas, pero igualmente aplicables a otros aspectos de la vida cotidiana.

A continuación, extraeremos algunas ideas esenciales del libro, que podrán ser de utilidad para emprendedores, PYMES y grandes empresas:

“Con pequeños gestos se obtienen grandes resultados”

Una pequeña idea con una planificación estratégica bien llevada, es mucho más efectiva que una gran campaña sin una organizada ejecución. Es recomendable tener clara la idea clave, para realizar acciones vinculadas a este concepto.

“Un simple acontecimiento puede generar un gran éxito en la idea”

Nuestros clientes son los principales desencadenantes de crear una moda o tendencia. Si una idea no gusta a un público pero sí a otro, debemos replantearnos el orientar las acciones y estrategias al público identificado.

“Es imprescindible reconocer al contector”

Hay personas que realizan la función de ‘conectores’. Se trata de hombres y mujeres de carácter extrovertido, capaces de influir en los demás y de crear redes de contactos beneficiosas. Por ello, es aconsejable detectar a este tipo de personas para que sirvan de intermediario entre la coporación y los clientes.

suscripción al blog