En posts anteriores, hemos subrayado que las campañas de marketing por e-mail son una de las técnicas promocionales con mejores resultados en cuanto a: respuesta positiva de los clientes potenciales, aumento del tráfico de las páginas web anunciadas y conversiones efectivamente generadas.

Pese a sus buenos resultados globales, siempre se ha pensado que los meses de verano no eran positivos para las campañas por correo electrónico. Los periodos vacacionales y el aumento de las horas de ocio provocaban que la atención de los futuros consumidores a los e-mails que aterrizaban en la bandeja de entrada de sus ordenadores bajase muchos enteros. Y esto se traducía en un descenso significativo tanto de los mails abiertos como de su impacto.

Por este motivo, la recomendación más habitual de los expertos en marketing era que, salvo para campañas de moda enfocadas a las rebajas y webs de viajes, lo mejor era no malgastar recursos en campañas de e-mail marketing durante los meses con el sol y las altas temperaturas como protagonistas.

Descargar ebook gratuito

Pero recientes y muy serios estudios internacionales, como el llevado a cabo por la empresa Xperian Marketing  Services y otros similares, están poniendo en entredicho esta idea y Websa100 como agencia de marketing digital lo analiza.

A través de encuestas muy amplias y rigurosas se ha llegado a la conclusión de que, últimamente, los usuarios siguen abriendo profusamente sus mails en verano. Dicho de otro modo, las campañas de e-mail marketing también funcionan en estos meses tradicionalmente “flojos”.

¿Cuál es el motivo de este cambio de tendencia? Pues, sobre todo, el uso generalizado de tablets y smartphones para conectarnos a Internet. Esto ha propiciado que no tener delante el clásico PC o portátil durante las vacaciones ya no tengan la importancia de antaño.

Claves pare el éxito de una campaña de e-mail en verano

Ya hemos visto que en los tiempos que corren lo mejor es no hacer vacaciones en campañas de e-marketing. Lo que no quiere decir que no sea necesario, o al menos recomendable, adaptar estas campañas a las características especiales de los meses de calor:

  • Fomentar los descuentos y promociones. Mucha gente identifica verano con rebajas y espera este tipo de ofertas.
  • Máxima adaptación a los smartphones. El canal más habitual de lectura de los e-mails en esta época es el teléfono móvil. Por ello, hay que procurar que los envíos por correo electrónico sean totalmente compatibles, fáciles y cómodos de leer y manipular en el móvil del usuario final.

Ver servicio

  • Mensajes frescos, llamativos y dinámicos. Hay que ir en consonancia con lo que se estila en verano, así como con la publicidad predominante en los otros medios: televisión, radio, etc.
  • Potenciar la conexión de los correos con las redes sociales. En verano los potenciales clientes están más receptivos a conocer gente nueva y a estrechar relaciones, por lo que todo se vuelve más social. ¡Hay que aprovecharlo!

Una última recomendación es aprovechar estos meses para analizar los resultados de campañas anteriores con el objeto de optimizar las futuras.
suscripción al blog