El diseño web ya no es el único que puede ser responsive, el diseño de logotipos ahora también lo es.

Actualizada a enero de 2016

Ahora ya no basta con que un logotipo sea simple, original y duradero, y tampoco vale con tener en cuenta si el logotipo se utilizará en formato digital o impreso, ahora además es necesario que el diseño de logotipos tenga en cuenta las nuevas tecnologías.

Ver servicio

Con la llegada de los dispositivos móviles, y sus pantallas de diferentes tamaños, los diseñadores tenemos una nueva tarea en el diseño de logotipos: hacerlo responsive.

Al igual que ocurre con el diseño web, ha surgido la necesidad de diseñar logotipos que se adapten al tamaño de la pantalla desde la que se ven, haciendo que varíen sus tamaños y diseños, mostrando desde un logotipo de lo más elaborado, hasta llegar a veces a un simple icono o letra, en función de si se ven desde un ordenador de sobremesa, un portatil, una tablet o un smartphone.

Un ejemplo, donde podemos ver logotipos responsive en acción, es el proyecto experimental del diseñador Joe Harrison y sus Responsive Logos, donde marcas como Chanel, Walt Disney o Coca Cola, se adaptan a nuestra pantalla según encogemos o ampliamos la ventana del navegador.
Algunos ejemplos son:
Logo responsive Chanel

Logo responsive chanel

Logo responsive Disney

Logo responsive Lev's
Esta tendencia está causando algo de controversia ya que a muchos, la idea del diseño de logotipos responsive, les parece ilógica. Un logotipo, si está bien diseñado, no necesitaría tener una versión responsive, por lo que el hecho de que exista, puede implicar que el logo original no estaba del todo bien diseñado…

Un logotipo bien diseñado debe cumplir una serie de características. Veámoslas:

1. Simplicidad:

En el diseño de logotipos siempre debemos ir hacia a lo simple. Un logo, cuanto más sencillo sea, más fácil será recordarlo. Además, si el sencillo es entendible, es decir, cuando lo vea nuestro target sabrá asociarlo a nuestro sector, o a lo que hacemos.

Si por el contrario nuestro diseño es demasiado complejo, tiene demasiados colores o tipografías, no podrán entender bien lo que representa y tampoco lo recordarán.

2. Originalidad:

Un logotipo debe ser original y, en ningún caso, estar “inspirado en otro ya existente. El motivo es sencillo, si ya existe, la gente ya lo reconoce, y puede que lo asocien a algo que no tiene nada que ver contigo, o con tu negocio.

Además, si el diseño de logotipos es original, nos ayudará a diferenciarnos de nuestra competencia, cosa que no viene nada mal.

3. Escalable:

Aquí llega el punto que está dando tanto que hablar en el diseño de logotipos responsive.

Un logo debería poder ampliarse y reducirse sin que esto hiciera que no se entendiera o se viera mal. Es decir, si un logotipo está bien diseñado, al reducirlo no se empastará y se verá como un borrón que no se entiende. Al igual sucede si se amplia, ya que no perderá el sentido y se seguirá reconociendo.

Por este motivo, si un logotipo está bien diseñado y se puede reducir, en principio no debería ser necesario crear una versión responsive del mismo.

4. Atemporal:

El diseño de un logo debe durar en el tiempo. Es cierto que muchas marcas, incluyendo las más conocidas de grande compañías, han rediseñado sus logos y los han adaptado a los tiempo o, incluso a veces, a las tendencias.

Un ejemplo claro de esto es Google, quien rediseño su logotipo para unirse a la estética flat que tan de moda está de un tiempo a esta parte.

Siempre podemos rediseñar y actualizar nuestro logo, pero lo cierto es que un buen diseño no debería necesitarlo. Es decir, una cosa es que queramos actualizarlo y otra que lo necesitemos…

Si no diseñamos un logo en base a las tendencias de ese momento, sino teniendo en cuenta que cumpla unos objetivos para la empresa a la que acompaña, no importará que cambien las modas puesto que nuestro logotipo seguirá viéndose actual.

5. Adpatable:

Este punto también podría estar involucrado en el debate que hay sobre el diseño de logotipos responsive.

Una vez más, si un logotipo está bien diseñado, debería poder usarse tanto impreso en papel, o cualquier otro material, como en web o imagen para pantalla.

6. Versátil:

Otra cualidad que debemos respetar en el diseño de logotipos es esta. Un logo debe funcionar igualmente en color que en negativo o escala de grises. Si no lo hace, no tendremos un buen diseño y, ya que a veces necesitaremos colocar nuestro logo sobre imágenes con color, no se verá bien.

Ver servicio

Como vemos, si un logotipo cuenta con un buen diseño, el diseño de logotipos responsive no tendría demasiado sentido, y de ahí la polémica que ha surgido.

Un logotipo bien diseñado se puede escalar, sí, pero, ¿es incompatible con tener una versión más sencilla y reducida del mismo? Mi opinión personal es que, al no ser, ¿por qué no quedarnos con ambas?.