Las aplicaciones de cloud computing para pymes se convertirán, muy pronto, en aliadas estratégicas indispensables para las pequeñas empresas. Sin embargo, los expertos recomiendan iniciarse en la Nube a través de programas sencillos y no excesivamente personalizados. Debemos tener en cuenta que, aunque el software cloud es, por regla general, bastante barato, su precio se encarece con las adaptaciones a los requerimientos específicos de cada organización.

Por tanto, conviene tener una visión de mediano o largo plazo y comenzar con aplicaciones estándares o ligeramente adaptadas. Tras el oportuno rodaje, lograremos identificar, con mayor certeza, las verdaderas necesidades cloud de nuestro pequeño negocio o pyme. Será ese el momento más idóneo para invertir en herramientas más complejas o en soluciones de pago en la Nube.

En este sentido, iniciarse con un programa gratuito, que no compromete en ningún caso a la pyme en su conjunto, es la alternativa más recomendable. La aplicación que, con esas características, más incremento ha experimentado en los últimos meses es Dropbox.

Dropbox es un servicio de alojamiento de archivos en la Nube. La herramienta permite emplear cualquier tipo de extensión y se caracteriza por la extrema sencillez de su funcionamiento. Tras registrarse en la plataforma, sólo es necesario arrastrar los archivos a la carpeta del programa, para que éstos queden alojados en Internet y listos para ser utilizados o compartidos.

Dropbox dispone de planes gratuitos y de pago. Basic es la aplicación libre y ofrece un espacio de 2 Gigas de almacenamiento. Pro50 y Pro100 se diferencian en la capacidad de que disponen y ambos son de pago. La gran ventaja de Dropbox, al igual que todo el software en la Nube, es su accesibilidad desde cualquier equipo y lugar. Los problemas en nuestros soportes físicos no afectan a los archivos almacenados en esta aplicación cloud. Además Dropbox guarda, durante 30 días, los ficheros que eliminamos.

El éxito de Dropbox radica en su sencillez y disponibilidad para todos los sistemas operativos y dispositivos. En la actualidad, cuenta con 25 millones de usuarios en el mundo y está presente en más de 175 países. La versión española inició su andadura en abril de 2011.

Aparte de Dropbox, la Nube pone a disposición de pymes y autónomos una amplia y económica gama de servicios cloud. Son muy empleadas las aplicaciones de facturación y contabilidad, como Endeve, las utilizadas para la gestión comercial y las herramientas de organización de recursos humanos, como Doolphy o IntegRho.

A buen seguro y durante los próximos años, irán surgiendo infinidad de estos programas de software cloud para pequeños negocios. Su accesibilidad, disponibilidad, precio asequible, adaptabilidad a las necesidades de las organizaciones, el ahorro de costes que suponen y su seguridad son ingredientes suficientemente atractivos, para que la gran revolución del cloud computing se desencadene muy pronto entre las pymes de nuestro país y del resto del mundo.