Un extraño fenómeno está afectando a los seres humanos en los últimos tiempos: todos nos definimos por igual en nuestro perfil profesional de LinkedIn.

¿Te acuerdas cuando de pequeño repetías tantas veces una palabra que empezaba a sonar extraña? Un juego que llegaba a su máxima diversión cuando “monja” se transformaba, INCREÍBLEMENTE, en “jamón”. ¡Qué recuerdos! ¿Verdad? Pues al parecer no hemos evolucionado mucho desde nuestra más tierna infancia. Y es que LinkedIn ha publicado recientemente las palabras que más se repiten en nuestros perfiles. ¿El resultado? Tantas personas se definen por igual que me atrevo a proponer algo: ha llegado el momento de cambiar el “todos somos iguales ante la ley”, por un más cierto “todos somos iguales en nuestro perfil profesional”. Pero, ¿qué palabras son las que tienes que quitar de tu perfil de LinkedIn?


Descargar ebook gratuito

  1. Apasionado: y el premio a la palabra más repetida en nuestros respectivos perfiles es: ¡apasionado! Basta con darse una vuelta por la mayor red profesional, para descubrir que a los españoles nos apasionan todo tipo de cosas. ¿Apasionados del marketing? A montones. Pero también los hay apasionados a la montaña (¿en tu perfil profesional de LinkedIn?), a la vida (di que sí), a los equipos (¿el Real Madrid? ¿Quizá el FC. Barcelona?) o a las finanzas (¡a ti lo que te gusta es el dinero!). Pero mi persona preferida, aquella que merece una mención aparte, es la que se define como “apasionada de las personas”. Es apasionada de ti, de mí e incluso de tu cuñado, aunque todos sepamos que es difícil de aguantar. Está bien que nos apasionen cosas, pero terminaremos poniendo que nos apasionan las cafeteras o el mecanismo de los fax. ¡Basta!
  1. Creativo: ¿quién decía que hacer collares de macarrones no servía para nada? No sólo hacíamos felices a nuestros padres (¡qué niño más listo que es capaz de pintar sin salirse del macarrón!), sino que ha dado lugar a una gran cantidad de creativos. Y es que la conocida popularmente como picaresca española, tiene su traducción en nuestro perfil profesional de LinkedIn como “creatividad”. Si trabajas dentro de un ámbito creativo, poner que lo eres es una redundancia. Pero si afirmas serlo y no trabajas dentro de un sector de este tipo, puede ser un problema. Lo cierto es que si necesito un nuevo contable para mi empresa, contratar a alguien creativo con los números no me apetece. Aunque un cirujano plástico creativo, tampoco me da mucha seguridad. No obstante, no dudo que seas una persona de lo más creativa. Al fin y al cabo todos hemos llegado tarde al trabajo por las más espectaculares y extrañas razones, ¿verdad?
  1. Motivado: posiblemente la palabra de la lista que menos sentido tiene y que más te acerca a los gurúsmotivacionales. En su perfil de LinkedIn las personas afirman estar motivadas. Pero… ¿motivadas por qué? La verdad es que son pocas las personas que señalan el porqué de su motivación. No obstante podemos encontrar a personas “especialmente motivadas”, “permanentemente motivadas” o “auto-motivadas”. Sin duda, dentro de poco viviremos una nueva fuga de cerebros. En este caso protagonizada por personas muy motivas, que vistiendo un micrófono a lo BritneySpears, se han ido a recorrer las Américas. ¿Quién se apunta a una charla motivacional en Houston, Texas?
  1. Estratégico: años de servicio militar obligatorio, unidos a juegos de guerra de lo más violentos nos han convertido en lo que somos: ¡unos grandes estrategas!¿Te acuerdas de Operación Triunfo 1? La ganadora, Rosa, perdió sus apellidos para convertirse en “Rosa de Operación Triunfo” o “Rosa de España”. Pues ese fenómeno de pérdida de identidad nos pasa a nosotros, los estrategas. Estamos tan convencidos de nuestras grandes dotes de estrategia que incluso lo ponemos como parte de nuestro nombre. ¿Quitarnos el apellido de nuestros padres de nuestro perfil profesional de LinkedIn es suficiente motivo para desheredarnos?
  1. Especializado: da igual que haya gente que se defina igual que tú en su perfil profesional de LinkedIn, porque tú estás especializado en algo. Si has llegado hasta aquí con ese pensamiento en mente… lo siento. Si tú estás especializado en algo, lo más seguro es que haya otras tantas personas que también lo estén. Y, además, sean unas apasionadas de lo que hacen, creativas en sus estrategias y llenas de motivación. Antes hacía falta hacer cursar algún máster para especializarse. Ahora basta con tener Twitter y Facebook para estar especializado en redes sociales.
  1. Liderazgo: ¿eres tú el que propone los planes el sábado por la noche? ¿Te siguen las personas como si fueras el flautista de Hamelin? Entonces, seguro que en tu perfil profesional de LinkedIn hablas constantemente de tus dotes de liderazgo. Otro de esos conceptos acuñados por los gurús motivacionales y que parece que hemos adoptado sin ningún tipo de criterio. No obstante, si tu puesto de trabajo es líder de algún tipo de secta o religión moderna, no hagas caso de mis palabras. El liderazgo en ese tipo de sector se valorara muchísimo. Si por el contrario crees que nunca podrás definirte como líder de nada, tranquilo. Las empresas son muy grandes y muy mal se te tiene que dar para que no pongan a un becario a tu cargo. ¡Ánimo!
  1. Multinacional: la picaresca española, parece no tener límite. No es únicamente que haya personas que, dentro de su extracto de LinkedIn, nombren en algún punto su carácter multinacional. Vamos a darles un margen de confianza y pensar que tienen doble nacionalidad. El problema es que, al parecer, todos trabajamos en empresas con sedes en múltiples países. ¿Ahora lo entiendes? Cuando en las noticias se habla de la crisis de la Pyme española, se debe a que todos estamos migrando a las Multinacionales. Mención aparte para aquellas personas que ocultan mucho mejor su engaños. Aquellas que en lugar de poner el nombre de su empresa, señalan formar parte de una Multinacional del sector ‘X’. Bravo.
  1. Responsable: otro de esos argumentos que nos acercan a nuestra infancia y adolescencia. No hay adolescente en el mundo que no haya argumentando cualquier tipo de cuestión afirmando lo responsable que es ya. Mucho más que sus amigos y los chicos de su edad. El problema es que tú, hace varios años ya que no tienes permitido usar ese argumento. Perdón si presupongo que con 30 o 40 años eres ya responsable, pero en caso contrario deberías preocuparte. Si al utilizar el término responsable, te estás refiriendo a que eres el encargado de algo, también debes quitarlo. Nadie te va a buscar como “responsable de”. Si una empresa quiere a una persona que maneje sus redes sociales, buscará un community manager. ¡Nunca a un responsable de Twitter!

perfil profesional

  1. Experto: hay veces que la palabra especialista no es suficiente para nuestra gran categoría, ¿verdad? Porque si tener cuenta en Twitter y Facebook nos convertía en especialistas… Si añadimos LinkedIn o Pinterest podemos afirmar ya ser, grandes expertos. Tienes que tener cuidado con este tipo de afirmaciones sobre ti mismo. Si te catalogas a ti mismo de experto, pero luego no eres capaz de demostrarlo… tendrás un problema. No obstante, si estás completamente seguro te propongo algo. Si especialista se te queda corto y experto no define bien todas tus dotes, es momento de empezar a utilizar el término “leyenda”. A partir de ahora, dile al mundo que eres una leyenda de las redes sociales. ¡Porque nadie consigue más retuits que tú!
  1. Experto internacional: sí, aunque parezca imposible, hemos sido capaz de encontrar una evolución más a los términos especialista y experto: el experto internacional. Este tipo de persona podemos encontrarla campando libremente por los campos de LinkedIn. Y tú te preguntarás, ¿de dónde viene su internacionalidad? Lo cierto es que su procedencia es múltiple. Están los que hicieron un Erasmus en Holanda. Pero también podemos encontrar personas que pasaron un verano en Gibraltar y dieron alguna que otra tarjeta. Sin duda, debes tener en cuenta que todos nosotros trabajamos en grandes Multinacionales. Por tanto, es difícil que de alguna u otra manera no tengamos experiencia internacional. Piensa que aunque no estemos en contacto directo con el personal de sedes extranjeras, nuestros compañeros sí. Y nosotros hablamos con ellos en la cafetería. Por tanto, somos expertos internacionales.

Puede que me haya tomado con humor los 10 términos que todos repetimos en nuestro perfil profesional de LinkedIn. Pero lo cierto es que si te defines igual que el resto de personas, nunca te vas a diferenciar. Si no te diferencias, ¿qué va a hacer que te elijan a ti sobre otros? ¿Cómo vas a conseguir destacar? Si de verdad queremos conseguir oportunidades de negocio, parece que todos tenemos que hacer una revisión de nuestro perfil de LinkedIn. Pero antes de terminar, debo hacer una confesión. Yo misma me definía en mi extracto de LinkedIn como una apasionada de la escritura. Y es que como decía Jack Lemon en ‘Con faldas y a loco’ nadie es perfecto.

Imagen cortesía de Shutterstock.