Cuidado con usar los trending topics en tus tuits. Hazlo solo si tienen que ver con la temática de lo que vas a publicar.

Los trending topics son suculentos, “marketingnianos” y te ponen en un pedestal tuitero en el que muchos curiosos husmean.  De hecho, hasta el cantante David Bisbal se rindió ante los encantos de uno de esos trending topics como “prayforjapan” (hace unos dos años tras el desastre del tsunami con complicaciones nucleares que sufrió el país nipón).  De este modo, el famoso solista no padeció males de conciencia, pero sí horas de tuiteros airados, cuando decidió recurrir a este “hashtag” en aras de publicitar uno de sus conciertos. Lo dicho, ¿has echado un vistazo a los bajos de esa etiqueta? Puede que haya un polizón.  

Descargar ebook gratuito twitter para empresas

Por supuesto, Bisbal fue pasto de las iras de las redes sociales por apropiarse de una desgracia con tan bajos fines. Muchos ya conocerán este fenómeno de apropiarse de los trending topics, pero pocos estarán al tanto de su nomenclatura: hashjacking. Una vez más, la práctica nos la sirven en lengua inglesa, pues son los anglófonos los más rápidos bautizando conceptos.

A los que se pegan como lapas a los hashtags  y trending topics imperantes del momento les debemos informar de que Twitter les puede clausurar la cuenta por haber incurrido en spam. De hecho, el delito se encuentra tipificado en el código “tuitero” de esta red social. Así, lo define como “publicar tuits de forma repetida en temas del momento a fin de intentar llamar la atención”.

Ver servicio social media

Lo mejor de todo es que si te pillan in fraganti no es Twitter quien te dará para el pelo, sino los propios usuarios que pueden denunciarte sin despeinarse demasiado y sin apearse de su cachivache tecnológico tan sólo haciendo click en la cuenta del villano. Una vez hecho esto, se desplegará un menú de acciones y podrás informar del spam. Qué sencillo es ser el bueno de la peli, ¿verdad?

¿Quieres saber qué más actitudes son susceptibles de ser catalogadas como spam? Aquí va la ristra de malas conductas:

  • Conducta de seguimiento agresiva (seguir en masa y dejar de seguir en masa para llamar la atención)
  • Abusar de las funciones de @respuesta o @mención a fin de publicar mensajes indeseados a los usuarios
  • Crear múltiples cuentas (manualmente o usando herramientas automáticas)
  • Publicar repetidamente actualizaciones duplicadas
  • Publicar enlaces con tuits no relacionados
  • Publicar enlaces perjudiciales (incluyendo enlaces a sitios de phishing o malware)

Coronaremos el artículo de hoy con unos deberes. Concretamente, os proponemos que acudáis a la lista de trending topics el día y escojáis al primero de ellos (“porque si vas a hacerlo, hazlo bien”, deben de pensar los usurpadores de etiquetas que siempre se decantan por el más sabroso en tuits). ¿Cuántos listillos atisbáis? Una manada, ¿verdad?