La magia del cine se une a la capacidad de vender de la publicidad. El resultado es una fantástica estrategia creativa que cada vez más marcas utilizan. Hoy hablamos de los cortos publicitarios.

Seguro que más de una vez has visto un anuncio de televisión y has pensado algo del estilo: “pero… ¿cuántos años lleva emitiéndose esto?”. Los niños que felices van a comprar galletas para su madre, seguramente tengan ya sus propios hijos. Y es que, últimamente, no hay una gran innovación dentro del spot televisivo. Es una pena, pero la estrategia creativa de las marcas, brilla por su ausencia. Muchos de los anuncios que vemos cada día siguen siendo los mismos que años atrás. Y aquellos que son nuevos, no son más que lo mismo. Esto es algo que, sin embargo, no ocurre dentro del mundo online. El vídeo marketing está más de moda que nunca y las grandes marcas están sabiendo sacarle el máximo partido a través de fantásticos cortos publicitarios. ¿Todavía no conoces esta interesante estrategia creativa?

Aprende con nuestro eBook gratuito como utilizar el vídeo marketing en tu estrategia creativa

En Internet las marcas y empresas se pueden permitir una serie de lujos que en otros medios, como la televisión, es imposible siquiera pensar. Por ejemplo, el comprar un minuto de tiempo en televisión, para promocionar nuestros productos o servicios, puede hacernos un agujero más que considerable en nuestro presupuesto. Y si queremos que sea en horario de máxima audiencia… mejor olvídate. Son muchos los negocios que pueden tener grandes ideas, pero no presupuestos del mismo tamaño. Es esto lo que termina provocando que siempre veamos los mismos contenidos. Pero en el medio online, no estamos tan coartados por el presupuesto y desarrollar una estrategia creativa, es realmente posible.

Es en este contexto que han nacido los cortos publicitarios.

Estas piezas audiovisuales de unos 10 minutos o menos, mezclan lo mejor del mundo del cine y la publicidad. Por una parte, las personas que los crean suelen ser profesionales del medio cinematográfico. Por la otra, estos equipos cuentan con la ayuda de los mejores publicistas, aquellos que durante años han sabido cómo venderte algo que no necesitas. El resultado es una explosión creativa de gran calidad.

Esta estrategia creativa, que cada vez más empresas utilizan, tiene una misión fundamental: aumentar el engagement a su marca. Los contenidos a través de Internet generan una fidelidad mayor a la de otros medios. Imagínatelo de esta forma: si creas un spot publicitario para televisión, es muy probable que las personas que quieres que te vean no lo hagan. ¿La razón? En la publicidad las personas hacemos zapping, nos levantamos del sofá o nos ponemos a charlar con nuestra familia. Sin embargo, a través de Internet tú no obligas a nadie a verte, son los usuarios que están interesados en tu producto los que van hacia ti. Cada vez es más importante saber cómo seducir al cliente y mucho menos el abordarle y atraparle en contra de su voluntad.

Hace poco te hablaba de la importancia de crear campañas especiales para redes sociales, pues esta es la mejor forma de ir metiéndote en la cabeza de tus clientes potenciales. Puede que hoy no compren tus productos, igual son muy jóvenes o todavía no te necesitan, pero estás fidelizándoles para el mañana. Por ello, es importante que te esfuerces al máximo en la creación de contenidos y el apostar por el desarrollo de cortos publicitarios es una posibilidad muy interesante por dos razones fundamentales. A los usuarios de Internet les encanta el contenido audiovisual y tú puedes crear tantas piezas como quieras o necesites, sin gastar grandísimas cantidades de dinero en su promoción. Si eres capaz de imaginar una estrategia creativa de calidad, conseguirás la fidelización de tus clientes. Un objetivo tan perseguido como difícil de lograr.

Ya sabes qué son los cortos publicitarios y por qué apostar por ellos puede ser una gran idea. Ahora, vayamos a la parte más práctica y veamos cómo están las marcas utilizando esta técnica. Si aprendemos de los grandes, podemos convertirnos en el mejor de todos, ¿verdad?

1. Johnnie Walker, “El hombre que caminó alrededor del mundo”.

Este corto publicitario demuestra que no hace falta inventar nada para atraer a los usuarios. Muchas veces basta con contar nuestra propia historia, para dejar a las personas totalmente encandiladas. En esta pieza audiovisual se nos narra el nacimiento de la marca Johnnie Walker. Todo ello empleando un único plano secuencia, pues tal y como ocurre en la vida real, no existen los cortes. La vida y este corto publicitario es un camino que sigue de forma infinita. La historia que narra el vídeo, en un principio puede parecernos algo muy sencillo. Sin embargo, se nos está presentado la historia de un chico que tras la muerte de su padre se embarcó sin miedo, en la creación de un nuevo whisky. Algo que no fue nada fácil para él, pues sólo era un joven sin experiencia que competía contra empresas ya consolidadas. Primer punto a su favor: es una historia que inspira. El joven siguió esforzándose por lograr un whisky de mayor calidad que el que ofrecían el resto de las empresas. Segundo punto a su favor: quiere mejorar lo existente y ofrecer calidad, ¡nada de conformarse! Es esta misión lo que le llevó a probar distintas fórmulas que terminasen por dar con el mejor resultado posible. Tercer punto a favor: su whisky es artesanal, ¿puede haber algo mejor hoy en día que decir que algo está hecho a mano? Así, podíamos seguir a lo largo del vídeo y veríamos como de forma muy sútil nos van “colando” todas las ventajas de la marca. El whisky de Johnnie Walker ha sido creado por un simple chico. Tiene la calidad de lo artesanal, mezclado con los avances que un camino tan largo le ha permitido. Son montones de ventajas que si no te pones a analizar de forma detallada, apenas te das cuenta de ellas. Al fin y al cabo sólo te están contando una historia. ¿No?

2. Salvatore Ferragamo, “Walking stories”

¿Te parece una locura promocionar una línea de zapatos con una chica que, extrañamente, camina descalza? Este es el punto de inicio del primero de los capítulos de la serie de cortos publicitarios “Walking stories”. Si hay algo que la marca Salvatore Ferragamo ha conseguido con sus cortos, es crear el interés en el usuario. Al terminar de ver el primero de los capítulos, realmente quieres saber por qué va descalza la chica y quién es el chico del que habla. Porque aunque consigue crear gran interés, lo cierto es que no se saca un conejo de la chistera, sino que está utilizando las clásica historia de chico conoce a chica y chica… ¿camina descalza? La marca es algo secundario. Lo que realmente interesa es la calidad de los cortos y de la historia. Bueno, al menos eso es lo que quieren que creas. Estoy segura de que si sigues esta serie, lo harás exactamente por su calidad. Pero no te olvides de que la marca está ahí siempre. Llegará un día en el que te guste uno de los modelos de la protagonista. O quizá estés buscando hacer un regalo y recuerdes algo que viste en el tercer capítulo. Entonces, sin darte cuenta, la marca que parecía no estar, aparecerá en tu mente. Una gran estrategia creativa de la marca.

3. BMW, “The Hire”

Por último, es totalmente indispensable hablar de la serie de 8 documentales que realizó la marca BMW. Quizá te estés preguntando por qué una marca tan consolidada como BMW necesita hacer contenidos como este. La razón, es que la empresa buscaba rejuvenecer la edad media de su clientela y, ¿qué mejor forma de hacerlo que con los contenidos que les gustan a los más jóvenes? Los cortos de la marca fueron todo un éxito y todavía hoy se siguen poniendo de ejemplo del buen hacer. La razón de que estos cortos publicitarios empezasen a ser virales, se debió a que mantenían al espectador pegado a la silla gracias a su trepidante acción. Esta interesante característica, que no había sido explotada en el mundo publicitario, se unió a otros dos factores clave. Por una parte, al frente de los cortos estuvo un director de consolidado prestigio. Por el otro, se contó con unos actores de la talla de Clive Owen. La combinación de estos factores hacía que el fracaso fuese casi imposible. La marca siempre está presente. Pero de nuevo, de forma sutil. Lo que están intentando es meterse en la mente del consumidor. ¿Por qué? Porque tú seguro que al ver un contenido de tanta calidad, se lo cuentas a un amigo. Y este, puede decírselo a otra persona. Esto termina creando una cadena que tiene un gran beneficiario: BMW.

Una buena estrategia creativa necesita de contenidos de calidad

Los cortos publicitarios son una de las mejores formas que existen actualmente para atrapar a nuestros usuarios, sin que apenas se den cuentan. Ya hemos visto todos sus beneficios y algunos de los mejores ejemplos que existen. ¿Te animas a incluirlos en tu estrategia creativa?