La app que tiene enamorados a 150 millones de usuarios (y subiendo) puede ser la nueva clave del marketing online, pero, ¿cómo usar Snapchat en tu estrategia de marketing digital?

Si a estas alturas no has oído hablar de Snapchat, probablemente vivas debajo de alguna piedra. A pesar de ser lanzada en septiembre de 2011, es ahora cuando esta aplicación está siendo catapultada a la cima, llegando a situarse en el podio que ocupan aplicaciones como WhatsApp, Facebook o Twitter, llegando a desbancar a esta última en lo que a usuarios diarios se refiere. Así que puede que vaya siendo hora de aprender cómo usar Snapchat en tu estrategia de marketing digital.

Descargar ebook gratuito

La propia plataforma ya ha dado el siguiente paso lógico debido a la cantidad de usuarios que se unen al día a Snapchat, y se ha aventurado a crear una API publicitaria llamada Snapchat Partners que permitirá a las empresas comercializar formatos publicitarios en la red para que así no tengan que firmar un acuerdo directo con la compañía. Snapchat Partners permitirá adquirir historias en vídeo patrocinadas que el usuario verá intercalados entre los vídeos de sus amigos. Pero, ¿por qué esto es una buena noticia? ¿Qué puede hacer Snapchat por nuestro negocio? Bueno, para saberlo, antes tenemos que tener claro qué es Snapchat exactamente.

¿Qué es Snapchat?

Primero que nada, ¿qué es Snapchat y en qué consiste? ¿Qué es lo que la diferencia de otros servicios de mensajería y envío de archivos? Pues el concepto de fugacidad de los mensajes. ¿Qué queremos decir con esto? Que las imágenes y vídeos enviados y compartidos en Snapchat no sólo son breves (entre uno y diez segundos), sino que, una vez vistos y pasado un tiempo de duración establecido, se borran del teléfono móvil no sólo del receptor, sino también del emisor (a no ser que éste haya descargado su propia imagen o vídeo antes de publicarlos). Esto es lo que le diferencia de redes sociales como Twitter o Facebook, que ahora incluso te recuerda contenido de hace cinco años.

Además, los mensajes de Snapchat cuentan con un formato realmente simple que permiten, en el caso de las fotos, pintar por encima e incluir emoticonos y textos; y en el caso de los vídeos, añadir filtros que nos permiten en el famoso perro que saca la lengua, nos pone un gato en la cabeza o una corona de flores o intercambia nuestra cara con lo que tengamos más cerca.

En resumen, la naturaleza efímera de Snapchat y su formato simple y dinámico crean un nexo de intimidad y exclusividad entre los usuarios que en otras redes sociales apenas puede conseguirse con, quizá, los mensajes privados.

¿Por qué usar Snapchat en tu estrategia de marketing digital?

Los motivos para lanzarse de cabeza a esta aplicación son realmente convincentes. En primer lugar, hay que tener en cuenta lo que ya hemos mencionado sobre que esta red es relativamente joven y es ahora cuando su auge es más notorio. Snapchat está de moda, pero las marcas aún dan palos de ciego a la hora de escogerla para tener presencia en el mundo online. Por eso es el momento idóneo, porque no hay saturación publicitaria como está ocurriendo en otras redes como Facebook o Twitter. Y esta saturación es difícil que ocurra en tu propio perfil de Snapchat, pues si optamos por contenidos como filtros patrocinados, Snapchat sólo nos permite un máximo de dos al día. Por ello, no conviene incordiar al usuario medio de Snapchat con contenido intrusivo como ocurrió con la película X-Men: Apocalipsis, que patrocinó un total de nueve filtros diferentes que acabaron molestando a muchos usuarios de la aplicación, ya que no recurren a ella para ver publicidad, sino para huir de ella, y hay que saber cómo utilizar las características de Snapchat a nuestro favor y no sobrepasar la línea entre la publicidad dinámica y la intrusiva.

Hay que tener en cuenta también que la sensación de intimidad y privacidad que nos da Snapchat con sus mensajes efímeros hacen que las marcas y los usuarios se comuniquen de forma muy personal y cercana. Un filtro patrocinado, por ejemplo, no va a indagar en los datos personales del usuario como ocurriría por ejemplo en Facebook, por lo que éste se sentirá más tranquilo a la hora de utilizarlo. Al hacerlo, si lo comparte con sus amigos, estará enviándoles publicidad de forma inconsciente, y esto es algo que las marcas siempre han deseado: el boca a boca de toda la vida, la mejor publicidad que existe (y la más barata).

Otro punto importante es que Snapchat ha sido apodada como “la red de los millennials”, de quienes ya os hablamos en su día. Y como ya os dijimos, para llegar al corazón de este público tenemos que centrarnos en lo tecnológico, en lo online, y tener en cuenta que además, en el caso de Snapchat, la mayoría de usuarios no superan los 25 años (y, además, la mayoría son también mujeres). Así que teniendo esto en cuenta y con una inversión publicitaria de 750.000 dólares al día, nos preguntamos: ¿es rentable publicitarse en Snapchat? ¿Cómo hacerlo?

Bueno, la respuesta a esa pregunta depende de ti. Igual que utilizas el resto de redes sociales para conectar con tu público, Snapchat sirve para más de lo mismo. Siempre, claro está, que tu público se encuentre en esa red. Donde se encuentre tu público objetivo es donde tienes que tener presencia, y si el perfil medio del usuario de Snapchat coincide con el público al que te quieres dirigir, ¿por qué seguir esperando? Si te diriges a los millennials, debes incorporar Snapchat a tu estrategia de marketing digital.
Ver servicio

¿Cómo usar Snapchat en tu estrategia de marketing ditigal?

Una vez expuestas las características de esta aplicación, nos preguntamos: ¿cómo utilizarlas a nuestro favor para crear una buena estrategia de marketing digital?

Por supuesto, lo primero de todo es creatividad. Como siempre, que nada te pare a la hora de ser creativo y de inventar nuevas formas de llegar a tu público y conectar con él. Aunque no lo parezca, Snapchat ofrece una cantidad de posibilidades casi ilimitadas, unas cartas que, bien jugadas, pueden hacerte ganar mucho teniendo en cuenta el gasto de 750.000 dólares al día. Una inversión más que rentable si la estrategia funciona.

Hay muchas formas de utilizar Snapchat en tu estrategia, pero algunas de las más usadas por las marcas son las cinco siguientes:

  1. Humanizar la marca. Las empresas suelen recurrir a las redes sociales para presentar sus productos y/o servicios y estar en contacto directo con sus consumidores actuales o potenciales. Y esto está bien, pero no deja de ser frío y poco natural, por lo que Snapchat es una red social ideal para cambiar todo esto. Muchas marcas utilizan la plataforma para mostrar a sus seguidores el día a día de los empleados, la producción de campañas detrás de las cámaras, etc., lo que la da una imagen más humana y cercana, y eso es lo que busca una persona cuando utiliza Snapchat, al fin y al cabo.
  2. Ofrecer contenido exclusivo. Un recurso muy utilizado en las aplicaciones móviles para que los usuarios se descarguen la aplicación y no la eliminen de sus dispositivos. Al no ser Snapchat la red más utilizada por las marcas (de momento), una buena estrategia es la de utilizar la plataforma para que nuestros seguidores vean imágenes o vídeos de nuevos productos, o reciban información “privilegiada”. La fugacidad del mensaje alimentará el interés del usuario por dicho contenido, y dicho usuario, a sabiendas de que Snapchat no está aún masificada, se sentirá aventajado al conocer un “secreto” del que no muchos más son conscientes, por lo que el interés a la hora de compartirlo será mucho mayor.
  3. Ofrecer ofertas inesperadas. Algo muy típico en las aplicaciones móviles es premiar a tus seguidores con códigos, cupones y ofertas exclusivas. Pero hasta ahora, una oferta común tenía una duración limitada, pero algo extensa. La naturaleza efímera de Snapchat convierte estas repentinas ofertas en algo muy pasajero, lo que hace que el usuario sienta la necesidad de estar en contacto permanente con la marca para no perderse nada. Muchas veces, las personas acaban dejando pasar los cupones debido a que tienen una fecha límite de uso que acaban olvidando, pero imagínate lanzar un cupón descuento que tuvieses que mostrar a un empleado; la duración de diez segundos de la imagen en Snapchat haría que el usuario tuviera que ir al punto de venta, asegurando una compra.
  4. Cubrir eventos. Existe una característica en Snapchat llamada Stories, que permite agrupar todas las imágenes y todos los vídeos publicados durante un día y mostrarlos con una caducidad de veinticuatro horas. Si publicamos contenidos referidos a un solo evento, podremos ofrecer a nuestros seguidores información en directo (o en diferido) del mismo, a veces incluso privilegiada.
  5. Crear contenido en base a fechas especiales o noticias de último momento. Navidad, San Valentín, día de la madre, eventos a nivel internacional,… A lo largo del año hay muchas fechas que quedan marcadas en el calendario. Y las marcas aprovechan esas fechas especiales para publicitarse y vender. Snapchat puede utilizarse para invitar a los usuarios a crear contenido acorde con la naturaleza de la fecha en cuestión para así interactuar con la marca y, de igual forma, tener presencia en las redes sociales, pues muchos usuarios comparten todo el contenido que cuelgan en Snapchat en Twitter o Facebook, incluso Instagram. Lo mismo ocurriría con noticias de última hora; en las redes sociales, hay una lucha constante para ver quién está más actualizado, quién llega primero, y en Snapchat no es mucha la competencia para conseguir la medalla de oro.

 

En septiembre se cumplirá un lustro de Snapchat, aplicación que ha venido para quedarse, y que va a luchar para conseguir el éxito por sí misma. Ha llegado a rechazar ofertas multimillonarias de Facebook y Google, los gigantes de Internet, para convertirse en una competidora digna y temible. Y si te queda alguna duda, piensa que McDonald’s ha sucumbido al encanto de Snapchat… Y no cualquiera seduce al titán de la comida rápida.

Imagen cortesía de Shutterstock.