Si vas a enviar un emailing asegúrate antes de que no estás cometiendo estos errores. ¡Lo agradecerás!

Seguro que a estas alturas ya estás convencido de las ventajas que tiene el email marketing. Puede incluso que hayas puesto en marcha varias campañas de emailing , pero los resultados no han sido los que esperabas.  Es cierto que el email marketing es una técnica muy eficaz, pero para obtener beneficios se debe aplicar bien y evitar los errores que te llevarán al fracaso. 

Descargar ebook gratuito email marketing

Antes de seguir, y por si alguno está todavía algo despistado, voy a recordar qué es el email marketing.  El email marketing es una técnica de comunicación que emplea el correo electrónico para incrementar las ventas, mantener un contacto periódico con clientes potenciales o actuales y mejorar el grado de fidelidad de éstos. El email marketing utiliza el email como canal de comunicación para enviar información comercial (o no comercial) de forma masiva al público objetivo, valiéndose de herramientas como Mailchimp o Doppler. Las campañas de email marketing tienen excelentes resultados en cuanto a aumento de tráfico, respuesta positiva de potenciales y reales clientes y, lo más importante, el número de conversiones. Pero, por supuesto, no consiste sólo en enviar emails, sino que hay mucho trabajo detrás.  Si quieres aprovechar los beneficios de esta técnica te recomiendo que sigas leyendo. En este post escribo sobre 11 errores que, si los evitas, estoy  segura de que conseguirás mejorar sustancialmente tus campañas de emailing. Así que si estás convencido de que ha llegado la hora de aumentar las ventas de tu negocio gracias al email marketing estos son los 11 errores que debes evitar cuando envíes un emailing:

1. No tener una estrategia.

¡Alto! Si ya has empezado a enviar emails y no tienes una estrategia estás cometiendo un grave error.  ¿No te han dicho nunca que no puedes empezar la casa por el tejado? Pues en email marketing ocurre lo mismo. Lo primero que hay que hacer antes es planificar una estrategia que esté integrada dentro de la estrategia general de Marketing Digital. A la hora de hacer esta estrategia debes tener claro  a quién te diriges y cuáles son tus objetivos.  Una vez delimitado tu target y definido un objetivo claro, que puede ser desde aumentar el tráfico a tu web, vender un servicio o aumentar tus leads, llega el momento de planear el resto de la estrategia. Este es el único camino que lleva al éxito si vas a hacer un emailing. La organización es otra de las claves cuando haces email marketing y por ello te recomiendo contar con un calendario anual en el que vayas programando los envíos que vas a realizar y así podrás tener en cuenta detalles como la época del año (no debe ser igual un emailing enviado en verano que uno de Navidad).

2. Enviar el emailing a cualquiera.

Y con cualquiera me refiero a un contacto que no es un lead de valor ni se corresponde con tu target. Esto es posible que te ocurra si compras una base de datos, una práctica ilícita y además muy poco efectiva. Piensa que es  mejor que le escribas a 100 personas que tienes claro que son posibles clientes que a 1000 desconocidos. Además, no debes olvidarte de que no puedes enviar correos comerciales a nadie que no te haya dado su permiso explícitamente. No sólo es ilegal, sino que sólo conseguirás llegar al buzón de spam y espantar a los clientes. La realidad es que debes ganarte cada contacto y aunque es un trabajo arduo, tiene una gran recompensa, pues cada suscriptor nuevo tiene posibilidades reales de convertirse en cliente. Para atraer leads de calidad puedes poner en marcha varias acciones como  ofrecer contenido exclusivo, un webinar, regalar un ebook o whitepaper, etc.

3. No segmentar la base de datos antes de hacer el emailing.

Una vez has conseguido crear tu propia base de datos es el momento de segmentar. No olvides que tus suscriptores no tienen los mismos intereses y por ello no debes tratarlos a todos igual. Si no haces una buena segmentación tus emailings llegarán a las personas equivocadas, malgastarás tiempo y recursos y conseguirás una mala reputación que influirá negativamente en tu imagen de marca. Es por esto que la segmentación es una de las claves del éxito de una campaña de emailing. Imagínate que tienes una tienda de ropa y vas a hacer un emailing anunciando que la ropa de mujer está al 50% durante esa semana. Lo más efectivo será segmentar tu base de datos para dirigirte en este caso a las mujeres de entre 15 y 50 años. Si este mismo emailing le llega, por ejemplo, a un hombre de 23 años, lo más probable es que lo ignore o incluso lo marque como spam. Esto es sólo un ejemplo, pero seguro que ya entiendes mejor la importancia de la segmentación

4. No poner un buen asunto.

La mayoría de expertos coinciden en que a la hora de hacer un emailing el asunto es incluso más importante que el propio email. Es lo primero que se ve y la mayoría deciden si abrirán o no el email según lo que les transmita el asunto. Por esta razón es importante trabajárselo a conciencia. En el asunto debe quedar reflejado el beneficio principal que obtendrán los receptores del correo y también debe suscitar la curiosidad suficiente para que quieran abrir el email. Lo recomendable es usar frases directas, atractivas y creativas. ¡Nadie dijo que esto fuera fácil!

5. No mimar a los suscriptores.

¿A qué me refiero con esto? En un principio es fácil que pienses en los suscriptores como números y no como personas, pero esto es un error que puedes evitar fácilmente. Ten siempre en mente que uno de esos suscriptores , tengas cientos o miles de ellos, podrías ser tú y trátalos como te gustaría que te tratasen a ti. Esta mentalidad es la que aplico en la vida real, intento tratar siempre a las personas tal y como me gustaría que me tratasen a mí y aunque suene a tópico lo cierto es que funciona. No olvides mantener una comunicación frecuente con ellos, pero tampoco avasallarlos con demasiados correos. Si tus suscriptores están demasiado tiempo sin saber de ti se olvidarán de tu existencia y para cuando vuelvas a escribirles ya se habrán buscado a otros que cubran sus necesidades. Lo ideal es un email a la semana o cada 15 días. ¿Y qué debes poner en estos emailings? La respuesta la encontrarás en el siguiente punto.

6. Escribir sólo para enviar contenido promocional.

No spamees a tus contactos. Debería ser un mantra del marketing digital. Tú estás convencido de que tu producto o servicio es el mejor y es lógico que quieras compartir tus promociones con todos tus potenciales clientes, pero antes debes ganarte su confianza. Tus envíos no pueden ser todos promocionales, pues así solo conseguirás alejar a los clientes. Sí, el email marketing es una potente herramienta de ventas, pero sólo si lo utilizas correctamente. A la hora de implementar acciones de email marketing es vital tener muy claro que es necesario dar antes de recibir y,  por esta razón, te recomiendo que la mayoría de tus envíos (cerca de un 80%) no sean comerciales, sino que aporten valor para el potencial cliente. Hay muchas cosas que puedes ofrecerles: descuentos, regalos, cursos, un ebook, contenido de valor… De esta forma ganarás en credibilidad y cuando envíes un correo comercial tus potenciales clientes estarán mucho más receptivos.

Ver servicio email marketing. Crea emailing vendedores.

7. Poner demasiados CTA que lleven a sitios diferentes.

Un Call to Action o CTA (también llamado llamada a la acción) es un botón o enlace situado en nuestra página web o landing page  que buscan atraer la atención de los potenciales clientes y provocar en ellos una reacción inmediata, normalmente orientada a convertirlos en clientes finales. Un CTA ha de ser lo suficientemente interesante como para conseguir persuadir al consumidor para que realice la acción que buscamos (completar un formulario, hacer click, ponerse en contacto…). Es una parte indispensable de un emailing. Para empezar debes tener claro cuál es el objetivo de tu Call to action. Si pones varios Call To Action que lleven a distintas landing page, el mensaje se verá distorsionado y solo conseguirás confundir al cliente. El Call to Action será la herramienta que te ayude a llamar la atención del usuario para conseguir el objetivo final del emailing.

8. No personalizar los correos.

A las personas nos gusta sentirnos especiales. Cuando envíes un emailing es así como debes hacer sentir a cada suscriptor y sólo lo conseguirás a través de la personalización. Si tienes una buena base de datos trabajada dispondrás de información como el nombre del destinatario. Aprovecha esto para dirigirte directamente a la persona por su nombre, así crearás una relación más humana y cercana. Además, no olvides usar un tono cercano sin dejar de ser correcto usando por ejemplo el “tú” en lugar de usted. De esta forma, la persona que reciba el correo se sentirá más valorada y estará más predispuesta a leer tu correo y prestar atención al mensaje que quieres transmitir en el emailing.

9. Diseñar emailings complejos.

El diseño de tus emailings debe ser simple. Olvídate de diseñar correos recargados con demasiadas imágenes, fuentes diferentes y muchos colores. En el caso de los emailings se cumple la regla de que menos es más.  Las imágenes merece mención aparte, pues traen consigo otros problemas. Los gestores de correo que filtran los emails, enviarán directamente a spam tu emailing si este contiene demasiadas imágenes. Además, este tipo de correos ocupan más espacio, lo que de nuevo propiciará que tu email no llegue a su destinatario. En cuanto a los textos, te recomiendo que sean cortos, con párrafos de 3 o 4 líneas y muy directos. Así, atraerás y mantendrás la atención del lector y tu mensaje conseguirá calar en él.

10. Escribir de una forma que te hará llegar a spam.

¿Sabes que los filtros antispam son especialmente sensibles a ciertas palabras? Si usas términos como: descuento, ahorro, sexo, oferta, etc. tus  mails tendrán más posibilidades de caer en spam. Debes evitar también abusar de los signos de exclamación y las mayúsculas. Este punto es muy importante pues sería una lástima que crearas un buen emailing y este se perdiera por el camino para nunca llegar a su destinatario.

11. No analizar  los resultados.

Una vez hayas enviado tu emailing es importante que midas los resultados de tu campaña. De esta forma y gracias a las estadísticas podrás averiguar qué es lo que no ha funcionado y lo que sí, para cambiarlo en las siguientes campañas y así conseguir que cada campaña sea mejor que la anterior, mejorando notablemente tus beneficios. Dentro de las estadísticas que te ofrecen los gestores de emailings te recomiendo fijarte en estos tres datos: tasas de apertura, número de clics en los enlaces y número de suscriptores que se han dado de baja.

¿Qué te parece esta lista de errores? ¡Espero que os sea muy útil! Por supuesto hay muchos más errores que se deben evitar a la hora de enviar un emailing y estoy deseando leer todos los que se os ocurran en los comentarios. Y ahora que has acabado de leer este post es el momento de ponerse manos a la obra y crear un emailing triunfador. ¿Preparado?

Infografía 11 errores que debes evitar al enviar un emailing

Imagen emailing cortesía de Shutterstock