¿Aún no sabes cómo debe ser una landing page para que sea efectiva? Te contamos casi todo lo que debes saber.

Una landing page, o página de aterrizaje, es la página donde el usuario termina al hacer clic en un enlace o anuncio. Lo más habitual es que se utilicen para promocionar, ofertar o vender un producto o servicio concreto, y su función principal es la de convertir vistas en clientes o leads.

Descargar ebook gratuito

En una landing page lo que se pretende conseguir es que el usuario que ha llegado hasta ella realice una acción concreta. Por ejemplo, podríamos querer que nos enviase sus datos de contacto solicitando información sobre nuestra oferta, usando un formulario. O puede que busquemos que prueben una aplicación o se descarguen algo. Sea lo que sea que intentemos conseguir por parte del visitante, será algo concreto, y es por eso que no podemos seguir la misma lógica que cuando creamos una página web.

Las principales diferencias que hay entre una página de aterrizaje y una página web, vienen dadas por el tipo de usuario que visita una y otra, cómo llega hasta ellas y lo que está buscando en cada una.

Diferencias entre página web y landing page

Página web

La mayoría de usuarios que llegan a nuestra página web seguramente ya nos conozcan, al menos de oídas. Es muy posible que quienes visitan nuestra web hayan introducido la URL porque les guste el contenido que ofrecemos, y suelan visitarnos a menudo por él. Puede que hayan oído hablar de nosotros y de lo que hacemos, o que hayan visto algo con el nombre de nuestra marca y la busquen en Google, para encontrar más información. También es muy posible que hayan encontrado un post de nuestro blog en alguna red social, les haya resultado interesante, y vayan a nuestra web en busca de más. Claro está que si hacemos buen SEO, también recibiremos visitas de usuarios nuevos gracias a las palabras clave… pero en general, independientemente de dónde vengan, lo más habitual es que una página web reciba visitas de usuarios que buscan información o contenidos de la marca.

Debido a esto, los usuarios que terminan en nuestra web esperan encontrar un tipo de contenido que, desde luego, no es el que se ofrece en una landing page. En una página web suele haber una gran cantidad de contenidos, por lo que debe contar con una navegación de secciones claramente diferenciadas. Así el usuario podrá ampliar información sobre nosotros, y sobre lo que podemos ofrecerle. Si además tenemos un blog, o una sección con contenido que le pueda resultar de utilidad, como en websa100 tenemos la biblioteca con más de 30 ebooks gratuitos, mejor que mejor; eso hará que vuelva a menudo a visitarnos en busca de más :)

Landing page

A diferencia de lo que ocurría en una página web, cuando un usuario llega a nuestra landing page, lo más habitual es que no nos conociera de antes, sino que seguramente estuviera buscando en Google, encontrase nuestro anuncio y decidiera clicar en él. Es decir, el usuario tenía una necesidad y nos encontró en Internet mientras buscaba una solución para cubrirla. Ahora nos toca a nosotros convencerle aquí de que somos justo lo que necesita.

Ese es básicamente el motivo por el que una landing page no debe parecerse a una web. Partiendo de que el usuario que ha llegado a nuestra landing estaba buscando algo para cubrir una necesidad concreta, nosotros debemos darle también una respuesta concreta a esa necesidad.

Bajo esa idea, todo lo que pongamos en la landing debe estar orientado a convencer al usuario de que nuestro producto, o servicio, es la mejor elección posible, y de que somos justo lo que buscaba. De ahí que los contenidos no deban ser los mismos que en nuestra web, empezando por los elementos que contiene.

Una landing page no es un sitio web, como pudiera ser el nuestro corporativo, con su menú de navegación, secciones de información diferentes, blog, enlaces a perfiles sociales, etc. En una landing page, como veíamos antes, tenemos un único objetivo: que el usuario haga algo concreto, y de esa única cosa es de lo que debemos hablar. Si damos opciones que hagan que el usuario salga de esta página, aumentan las posibilidades de que no realice la acción que buscábamos. Si quieres que hagan algo, no les distraigas, ¿no?.

Ver servicio

Ahora que tenemos más claras las diferencias entre una página de aterrizaje y una página web, estamos un poco más cerca de saber cómo crear una landing page. Pero para poder crear una realmente efectiva, necesitamos conocer los elementos que debe tener, además de los que ya hemos visto que no.

1. Titular

Este elemento es clave. El título de la landing page debe llamar la atención del usuario, e incentivarle a seguir leyendo.

Debe ser una frase atractiva, no muy larga, y visualmente destacada. Usar un tamaño de letra bastante más grande que el del resto de contenidos, puede ser de gran ayuda.

El uso de diferentes colores, elegir una tipografía con buena legibilidad pero distinta a las demás, jugar con la alineación, y por supuesto, dejar el suficiente espacio en blanco alrededor, nos ayudarán a hacer destacar al titular de nuestra landing page.

Titular de una landing page

2. Subtítulo

Si con el título no hemos conseguido dejar clara la idea principal que buscábamos, podemos incluir un subtítulo, menos destacado que el anterior, en el que ampliemos un poco la información.

Subtítulo de una landing page

3. Imagen o vídeo atractivos

¿Cuántas veces hemos oído que una imagen vale más que mil palabras? Pues por algo será…

Los contenidos visuales se recuerdan mucho mejor que los escritos en la mente de los usuarios, motivo más que suficiente para usarlos en nuestra landing page.

La imagen que utilicemos debe mostrar lo que ofertemos de una forma atractiva para nuestros visitantes. Aunque nunca debería ser engañosa, sí estar bien presentada.

En el caso de que lo que estemos ofertando tenga un manejo algo complicado, podemos reemplazar la imagen por un vídeo. Así el usuario verá de una forma más real cómo funciona, y se hará mucho mejor una idea de qué es en realidad lo que le ofrecemos en nuestra landing page.

Imagen o vídeo de una landing page

4. Beneficios claros y concisos

Ahora toca ponerse comercial, y es que al fin y al cabo, en nuestra landing page pretendemos “vender” algo…

Podemos incluir un listado que explique los beneficios de nuestro producto o servicio. Esto dará a conocer al usuario las ventajas de lo que le ofrecemos, y nos ayudará a convencerle de que es justo lo que estaba buscando.

Lo ideal es que podamos resumir los beneficios de forma que no quede demasiado texto, y que aparezca separarlo en diferentes puntos. Si lo conseguimos, evitaremos que el usuario tenga que leer demasiado, cosa que normalmente no tiene intención de hacer ya que, podríamos decir que de momento, nos está “examinando”. Así, de un simple vistazo comprenderá mejor nuestro producto.

Lista de beneficios de una landing page

5. Formulario

Aquí llega uno de los elementos más importantes en una landing page, que también es de los más delicados.

Un formulario puede conseguir echar a un usuario nada más verlo, ¿cómo? con demasiados campos.

Si el objetivo de nuestra landing page es la obtención de datos de los usuarios para luego, con su permiso por supuesto, enviarles newsletters por ejemplo, puede que tengamos la tentación de incluir muchos campos a rellenar en nuestra landing page.

Antes de decidir nada, debemos saber que un formulario así es motivo de abandono inmediato en muchos casos, así que mejor preguntarnos si nos merece la pena arriesgarnos, o si es preferible obtener menos información, pero de un mayor número de personas.

Mi recomendación personal es que cuantos menos campos incluyáis, mejor; sobre todo en los casos en los que los visitantes que lleguen a nuestra landing page no nos conozcan, porque a nadie nos gusta dar demasiados datos a quien no conocemos y en quien aún no confiamos… Y ya habrá ocasión de pedirles más datos en un futuro ;)

En cualquier caso, el formulario de nuestra landing page debe ser claro, fácil de entender, no resultar abrumador y, si tenemos intención de usar sus datos después, pedirles permiso para hacerlo aprovechando la ocasión para decirles que no los usaremos indebidamente.

Formulario de una landing page

6. Llamada a la acción

El corazón de nuestra landing page. Es vital que atraiga la atención del usuario nada más entrar, y por supuesto, que invite a realizar la acción que buscábamos creando nuestra landing.

El botón debe ser fácilmente reconocible como tal. Hay muchas ocasiones para ponerse creativo e innovar, pero esta no es una de ellas. Si hacemos algo con un diseño demasiado original, y el usuario al ver nuestro botón no entiende que lo es, no realizará la acción.

Debe ser de colores atractivos que destaquen del resto de contenidos, tener un tamaño que atraiga la vista del usuario, y tener un texto con buena legibilidad, tanto por tamaño como por contraste con el color del fondo, que inciten a clicar en él.

Además, usar palabras como “gratis”, “nuevo” o “ahora”, pueden ayudar a incrementar el número de clics.

Llamada a la acción de una landing page

7. Explicación

En función del tipo de producto o servicio, habrá ocasiones en las que no será suficiente con una lista de beneficios para dar a conocer bien lo que ofrecemos en nuestra landing page. Si es así, podemos incluir un apartado en el que demos una explicación del mismo.

La explicación no debe ser demasiado extensa, y si podemos dividirla en diferentes bloques de contenido acompañados de un título para cada uno, mejor aún. De esta forma, visualmente no parecerá que hay tanto texto y todo quedará más limpio y organizado, cosa que no podemos olvidar ya que el diseño será el que guíe la vista del usuario cuando recorra nuestra landing.

En la explicación también podemos incluir imágenes que la acompañen, esta vez más pequeñas que la principal, pero que también den a conocer mejor el producto y expongan sus ventajas visualmente.

Explicación de una landing page

8. Opiniones

La opinión de otras personas sobre algo concreto, siempre han sido algo que los consumidores hemos tenido en cuenta.

Incluir opiniones de clientes satisfechos con el producto que ofrecemos, puede motivar a comprar, descargar, o lo que sea que busquemos, a los nuevos visitantes de nuestra landing page.

Además, ver opiniones de otras personas sobre una marca, ayuda a generar confianza en ella.

Opiniones en una landing page

9. Logos de confianza

Seguimos generando con confianza.

Incluir logos de empresas conocidas en nuestra landing page que usen lo que estamos ofreciendo, hará sentir seguridad a nuestros nuevos visitantes.

Otra forma de conseguir que confíen en nosotros es incluir logos de empresas que certifiquen que somos seguros, por lo que no está de más incluir sellos de confianza que los usuarios reconozcan.

Logos de confianza en una landing page

10. Botones para compartir en redes sociales

Si nuestra oferta, producto o servicio nuevo, es interesante, una buena forma de darlo a conocer es mediante su difusión en redes sociales. Y qué mejor manera de conseguirlo que añadiendo botones para que los propios usuarios puedan compartir nuestra landing en redes sociales.

Eso sí, debemos asegurarnos de que los botones se abran en una pestaña nueva, o, si podemos, hacer que lo hagan en un pop up. Así evitamos que el usuario salga de nuestra landing page, porque una vez fuera, puede que decida no volver…

Botones de compartir en redes sociales en una landing page

Resumiendo…

Infografía de la estructura de una landing page

Ahora que conocemos el principal objetivo de una landing page, las diferencias básicas con una página web, qué elementos no debemos incluir y cuáles sí, ya solo nos queda probar.

Podéis realizar pruebas con colores de botón diferentes, con más y menos texto, con vídeo o sin él…

Nada mejor que probar uno mismo lo que le funciona, así que probad diferentes versiones de landing pages y… ¡contadnos cuáles os funcionan!

Si quieres usar nuestra infografía, copia el siguiente código y pégalo en tu blog: