Puedes llenar tu web con palabras que te recomienden los programas de análisis y, sin embargo, no conseguir generar un tráfico de calidad a tu web. Te recomendamos pensar mucho antes de buscar palabras clave para encontrar las que sean más afines a tu empresa.

Mucha gente piensa que buscar palabras clave para la página web de una empresa es un proceso sencillo. Se introduce una serie de palabras en un programa que te dice cuántas búsquedas tienen y se escoge la que se busque más. ¡Mal! El buscar palabras clave o keywords es un proceso mucho más largo y complicado que conlleva investigación, análisis y, sobre todo, sentido común. Si hasta ahora habías estado buscando palabras clave sin pararte a pensar, continúa leyendo ¡Este post es para ti!

Descargar ebook gratuito

¿Todo esto por qué? Muy fácil. La competencia en el sector digital se ha incrementado de manera notable en los últimos años, y es muy probable que toda tu competencia esté intentando emplear las mismas keywords en su web que tú consideras que son las más apropiadas y las que te llevarán de manera natural a los primeros puestos, pero ¿estáis haciendo las cosas bien o ambos estáis cayendo en el mismo error?

Emplear las mismas palabras clave que la competencia puede estar bien siempre que eso haya surgido mediante un proceso de investigación y razonamiento a la hora de buscar palabras clave. Pongamos un ejemplo.

Dos empresas papeleras se están “peleando” por la misma palabra clave “papel para oficina”. Aparentemente tiene mucho sentido que dos empresas que venden papel para oficina se peleen por ese término, pero si ambas venden papel reciclado ya no tiene tanto sentido se peleen por ese término y no por “papel reciclado para oficinas”?

Como podéis ver, es importante analizar las mejores palabras clave para atraer tráfico de calidad. Es por ello que queremos realizar una pequeña guía para buscar palabras clave que sean totalmente acertadas, generen tráfico y, como todo empresario quiere, se obtengan las ventas o las conversiones deseadas.

Antes de sentarte delante de la pantalla de tu ordenador y ponerte a buscar palabras clave como loco, y ver cual cuadra bien con el objetivo de tu empresa o tu página debes seguir una serie de pasos previos:

  1. Pensar qué ofreces. Parece obvio, pero es algo que en muchas ocasiones se olvida: ¿Qué vende mi empresa? ¿Cómo lo vendo? Tu página web estará ofreciendo una serie de servicios que seguramente no estás explotando porque no te has parado a pensar en profundidad qué hace tu empresa y cómo se diferencia del resto.
  2. Tras eso, trata de desmembrar lo que ofreces por partes o secciones de servicio. Volviendo al ejemplo de la empresa de papel: si además de fabricar hojas de papel, también las distribuyes y las transportas al destino, eso es un servicio diferente al de fabricación, venta o el servicio de ayuda o atención al cliente. Si tenemos experiencia en el sector, ésta debería ser una acción sencilla de realizar En este punto conviene no descartar ningún término que, aunque sea con pinzas, tenga algo que ver con la empresa.
  3. Intenta explicar cada sección de todas las maneras que se te ocurra, largas, cortas, con una palabra, varias, cómo se denominaría esa sección de la empresa dentro del gremio, fuera, etcétera. Así se podrá extraer un gran volumen de palabras con las que comenzar a trabajar. Además, procura pensar y buscar palabras clave que emplearían los potenciales clientes para encontrar tus productos o servicios. Ten en cuenta que por mucho que tu empresa se dedique a la venta de papel, un cliente no va a escribir “vender papel” sino “comprar papel”, ya que es lo que él necesita. Parece una diferencia simple y sutil, pero un simple cambio de 6 caracteres te puede llevar del fracaso al éxito. Por otro lado, puede que una pequeña oficina no use “comprar papel estucado“, pero una imprenta industrial seguramente sí. Esos términos se han de añadir a la lista que ya tenemos creada y casi completa.
  4. Analizar qué términos emplea la competencia. Se puede buscar palabras clave en los textos de las páginas para ver si encuentras algún término que no se te haya ocurrido, o que lo has pensado de otra manera. Este proceso es bueno, ya que ayuda a abstraerse de las ideas preconcebidas de uno mismo y ayudarte de lo que otros han pensado y decidido poner.
  5. Tras esto, el siguiente paso sería ya empezar a trabajar con alguna herramienta. En este caso, recomendamos Semrush para conocer por qué términos o palabras clave aparece la competencia en la página de resultados de Google. Esta herramienta es muy sencilla de usar: basta con incluir el dominio de tu competencia en la barra de búsquedas y podremos acceder a la lista de palabras clave por las que se está posicionando (siempre dentro de las 20 primeras posiciones de resultados de Google).buscar palabras clave de la competencia con Semrush
  6. A partir de aquí comienza la parte más analítica de todas. Tenemos un montón de palabras y términos clave, pero no sabemos qué hacer con ellos. Para ello, la herramienta Google Keyword Planner nos puede servir de mucha ayuda. Pese a que este planificador de palabras clave es una herramienta enfocada al uso de Adwords o palabras para anuncios en Google, nos puede ser muy útil a la hora de buscar palabras clave si se quiere saber si los conceptos que se nos han ocurrido son empleadas por la gente para en el buscador. Búsqueda de "papel" en Adwords Keyword Planner
  7. En este caso, tenemos que estar atentos al número de búsquedas realizadas y a la competencia. El primero indica qué volumen de búsquedas medio mensuales hay y el segundo cómo está la competencia por la palabra dentro de los anuncios. Pese a que nosotros recomendamos ésta, existen otras herramientas para buscar palabras clave muy útiles. La recomendación es elegir aquella con la que te sientas más cómodo y veas más sencilla de utilizar.
  8. El siguiente punto, después de la investigación en el planificador de palabras clave, consiste en comprobar las sugerencias proporcionadas por Google. Debajo de los resultados de la palabra clave buscada aparece un listado con sugerencias que por búsquedas, contexto y semántica con respecto al término buscado, Google considera que pueden ser buenas para ti. Esto te puede ayudar a buscar palabras clave, e incluso encontrar una tipología completa de palabras que probablemente que no se te hubiesen podido ocurrir anteriormente. Es probable que no se te hubiese ocurrido denominar a ese papel como “pliego”, término usado por algunos gremios. Además, Google también aporta el número de resultados por cada término buscado, podemos realizar una búsqueda por cada término clave para ver qué resultados nos devuelve y así saber si existen muchas páginas webs que estén usando esos términos.
    Resultados de búsqueda de las palabras clave

Tras buscar palabras clave y revisar todos los resultados que hayamos encontrado, nos veremos delante de un documento con un listado bastante completo de palabras separadas por secciones y lleno de datos muy relevantes. Para trabajar con comodidad recomendamos que utilices una hoja de cálculo donde será sencillo filtrar los resultados por diferentes criterios para seleccionar las mejores palabras.

Sugerencias de palabras clave del Keyword Planner

¿Qué hacemos ahora? Toca ponerse el mono de trabajo e ir eliminando todos aquellas keywords que vemos que no nos sirven. ¿Cómo? Ahí viene lo complicado. No hay camino definido. En este caso hay que ver de qué tipo de empresa se trata, los objetivos de la empresa, el público al que se dirige y otros factores que debemos tener en cuenta:

  • Labor de la empresa: Si el objetivo de tu empresa es, por ejemplo, vender papel a grandes imprentas, mas que a un público genérico, las palabras que debes mantener serán más segmentadas, como “comprar papel para imprenta” (es lo que se denomina como palabras “Long Tail”), más que “comprar papel”. Normalmente tienen menos competencia y son más afines a nuestro objetivo. Es importante tener esto claro, posicionarse muy bien para términos muy genéricos puede atraer mucho tráfico, pero ese tráfico puede ser muy poco cualificado y que tan sólo una parte extremadamente minúscula de ese tráfico acabe comprando tu producto (papel en nuestro ejemplo).
  • Público al que nos dirigimos: En este caso, tal vez el público al que nos dirigimos no diga “comprar papel para imprenta” sino “comprar papel offset” o “papel estucado brillo”, o incuso, como hemos comentado antes, “comprar pliegos para imprenta”; ya que cada gremio tiene su terminología.
  • Métricas: Es algo que no podemos dejar de lado, ya que si ellas, gran parte del trabajo previo no habría servido de nada. Aquí barajaremos todos los datos obtenidos en cuanto a diferentes métricas y comprobaremos qué palabras son las que más tráfico pueden traer y que mejor pueden funcionar.
  • Nuestra competencia: Las empresas competidoras también saben buscar palabras clave, cómo introducirlas y estar usándolas en su contenido. Algo que se puede verse es que usen muchas, pero estén centrándose sobre todo en unas pocas, así que ¿por qué no hacer lo mismo? Después del análisis de la competencia, podemos escoger unas palabras clave de gran volumen y relevancia para nosotros que, además, no tengan demasiado peso en ninguna de las páginas competidoras e intentar ascender a los primeros puestos, conseguir que tu página web adquiera gran relevancia para los buscadores y a partir de ahí intentar buscar otros términos más difíciles.

Ver servicio
Con todo esto ya podemos lanzarnos. Buscar palabras clave no tiene que ser algo tedioso o complicado. Sino más bien un proceso trabajado y bien analizado, donde lo más importante no es acabar eligiendo los términos porque sean “los más fuertes” o los que “se buscan más”, sino los que sabemos que nos puede acabar trayendo un buen volumen tráfico de la mayor cualificación posible.

Pero no todo queda ahí. Después de todo el análisis y la selección hay que ver cómo repartimos las palabras por el contenido, los títulos, las descripciones, etc. para hacer una página óptima para la navegación, que los motores de búsqueda encuentren el contenido coherente y relevante, y poder acceder a los primeros puestos. Pero al final todo el trabajo y tiempo invertido merecerá la pena.

Parece un trabajo difícil ¿verdad? Largo, tendioso y complicado. Es por eso que hay muchos empresarios que lo dejan de lado cuando son ellos (por conocimiento de la empresa, el sector, y el negocio), los más indicado para llevar a cabo el proceso. Por suerte, existe una serie de profesionales del sector especializados en SEO y en buscar palabras clave que realizan estudios muy relevantes, no importa cual sea el sector, que pueden ayudar a cualquier persona o empresa a buscar las mejores palabras clave para su página web.
Imagen Buscar palabras clave cortesía de Shutterstock