El cloud computing o computación en la nube es un modelo tecnológico que permite el acceso a cualquier tipo de software desde cualquier ordenador o dispositivo con acceso a Internet. Esto se traduce en la posibilidad de poder acceder a una serie de recursos compatibles configurables sin necesidad de tener el software instalado en el ordenador ni ocupar memoria.

Muchos usuarios de a pie ya comienzan a estar familiarizados con la tecnología de la nube y saben que, con una facilísima configuración, cualquier foto que hagan con su smarthphone puede ser visualizado al instante por su familia o amigos en la tableta u otro teléfono inteligente. No es necesario traspasar las fotos mediante un USB, ni siquiera enviarlas por correo electrónico. Todo se comunica a través de la nube y el peso en megas ha dejado de ser un problema. Y a través del Sky Drive de Microsoft también se pueden intercambiar archivos de Office, fotos y vídeos de esta forma.

Para las empresas, el cloud computing le abre un lista muy grandes de posibilidades y ventajas. Sin embargo, un estudio del Observatorio Nacional de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (ONTSI), denominado “Cloud Computing: Retos y Oportunidades”, señalaba que. aunque casi un 45,2% de las pymes españolas son conocedoras de las ventajas de la nube, a fecha de hoy solo un 21,7% declara estar utilizándola de alguna manera.

Los expertos coinciden en que sería beneficioso para todos, primero para las propias pymes, pero también para el conjunto de la economía y los ciudadanos, que el uso de la cloud computing se generalizase y desarrollase por presentar muchas y variadas ventajas:

– Las empresas evitan asumir costosas inversiones y la solución contratada puede redimensionarse fácilmente, disponiéndose siempre de la última actualización.

– Se gana en eficacia, flexibilidad y rentabilidad.

– La economía en general también se beneficia, pues la nube promueve la creación de nuevas empresas y puestos de trabajo, eliminando barreras y facilitando la entrada en el mercado de nuevos proveedores e intermediarios.

– Para el conjunto de los ciudadanos la tecnología en la nube es positiva por ser respetuosa con el medioambiente y ahorrar energía y otros recursos naturales, además de permitir la mejora en la gestión de procesos sanitarios o educativos.