La calidad y cantidad de contenidos que publiques puede hacer del tuyo uno de los mejores blogs de la Red.

El blogging es un fenómeno que se lleva extendiendo desde hace varios años. Antes del boom de las redes sociales, el formato blog surgió como de la nada y se fue afianzando poco a poco. La aceptación de los internautas fue abrumadora. Las plataformas y temáticas de los blogs se fueron reproduciendo a un ritmo de vértigo. Esto se debe, quizás, a la necesidad que tenemos todos de expresarnos, de reflejar nuestros conocimientos e ideas y compartirlas con el mundo. Es una parte intrínseca al ser humano. Los blogs surgen, entonces, como diarios personales en los que escribimos libremente y que compartimos con miles de millones de personas de todo el mundo. Cualquiera puede tener su bitácora personal. Pero conseguir uno de los mejores blogs de Internet sólo está al alcance de unos pocos.

 Descargar ebook gratuito

A nivel de negocio, realizar uno de los mejores blogs que supere a la competencia resulta increíblemente útil. El blogging es una parte fundamental de las actuales estrategias del famoso (y eficiente) marketing de contenidos. Los mejores blogs se convierten en una herramienta tremendamente efectiva para difundir información sobre nuestra empresa y/o marca personal.

Como vemos, los resultados de gestionar un blog de calidad pueden hacer ascender nuestro negocio como la espuma. Pero hemos de tener presente que no es una tarea fácil. La gestión de un blog en condiciones requiere constancia, esfuerzo, creatividad y dedicación. Si realmente queremos que el nuestro se convierta en uno de los mejores blogs del ranking del mundo digital, tenemos que hacer que destaque desde el minuto uno. Para ello, desde websa100, te proponemos 9 consejos para hacer que nuestro blog alcance la eficacia deseada:

1. Escribe sobre lo que sepas:

Te puede parecer muy básico, ¡pero es el primer paso hacia el éxito en las plataformas digitales textuales! No intentes convencer a tu target de que sabes sobre ámbitos de los que, realmente, no tienes ni idea. Tarde o temprano los cibernautas se darán cuenta; perderás a tu comunidad y pronto se te terminará la inspiración para escribir. Es mucho mejor que redactes publicaciones sobre cosas de las que sepas en profundidad. Así, podrás difundir tus conocimientos, encontrar fuentes de inspiración casi inagotables y, lo más importante, te sentirás cómodo escribiendo y tus posts lo reflejarán.

2. Lee otros blogs:

“Los buenos artistas copian, los grandes artistas roban” decía Pablo Picasso. Con ésto no pretendemos alentarte al plagio ni mucho menos. Lo que sí es cierto es que enriqueciéndote de gente brillante en su ámbito, conseguirás que tus contenidos mejoren notablemente. Tómate tu tiempo para navegar por blogs, selecciona los que te interesen y aquellos que sean más populares. Ahora sólo te queda leer, leer y leer… Toma nota de estilos, redacciones, expresiones y categorizaciones interesantes. Inspírate en los grandes bloggers y aplica sus estrategias a tus propios posts.

3. Elige la plataforma:

La plataforma de tu blog va a ser la espina dorsal sobre la que se apoyará todo. Es por ello que es importante elegir una que sepamos utilizar bien y que no nos dé problemas más tarde. No hay nada más cutre que un blog con una base tecnológica chapucera. Por muy buenos que sean los contenidos que se suban, si no sabes gestionar la plataforma, dificultarás la comprensión y búsqueda por parte de tu comunidad… ¡y la gente saldrá huyendo de tu site! Puedes elegir entre un gran abanico de plataformas textuales, de pago o gratuitas. Las más utilizadas son WordPress, Blogger y Joomla. Las dos primeras tienen un mecanismo bastante intuitivo por lo que no tienes por qué tener grandes conocimientos técnicos para utilizarlas; además algunos de los mejores blogs se posicionan en ellas. Joomla es algo más complicada pero también permite desarrollar distintas posibilidades. La elección es tuya.

4. Hazte con un dominio y hosting:

Aunque al principio te muestres reticente, no podemos dejar de recomendarte que te hagas con un dominio propio. En este caso, verás como una pequeña inversión merece la pena a la larga. Elige un nombre que realmente represente tu marca personal y las características de tu empresa. El servicio de hosting es, también, una cuestión crucial: realízala con cuidado. Puedes elegir entre los distintos proveedores que pueblan el mercado.

5. Cuida el diseño:

Hoy por hoy, tendemos a juzgar el libro por la portada. Nos guste o no, la imagen es determinante en el mundo en que vivimos. El caso del blogging, por tanto, no iba a ser distinto. Pon atención en elegir una buena plantilla (puedes adquirir una gratuita o premium). Juega con los elementos, la disposición de los mismos, los colores, la geometría… de modo que tu blog resulte atractivo pero sin pasarse. Recuerda que el objetivo es que tus posts se lean, no que tu blog parezca una feria de luces y colores. Si echas un vistazo por la web, verás que los mejores blogs suelen adoptar un diseño bicolor y minimalista. Dentro de la sobriedad, no olvides añadir un toque original y personalizado que te distinga.

Ver servicio

6. Emplea bien las categorías:

Los blogs dan la posibilidad de categorizar tus publicaciones por temáticas. Esta opción, además de ayudarte a organizarte y a facilitar la búsqueda a tus lectores, es un filón para el SEO. Te recomendamos que categorices todos tus posts, incluyendo un máximo de 4 a 5 etiquetas (ya sabes que lo poco gusta y lo mucho cansa).

7. Establece un ritmo mínimo de publicación:

Los bloggers experimentados saben que los mejores blogs de la red reciben miles de visitas al día porque la comunidad está “enganchada” a ellos. Esta ciberdependecia lleva a la obligación de proporcionarles contenido de manera constante pero sin saturarles. Si eres tú solo el que gestiona el blog, una media de 2 a 3 contenidos por semana es una buena cifra. Si cuentas con ayuda (o más tiempo libre y ganas de escribir), puedes permitirte hasta un post diario. Al principio, puede parecerte demasiado tiempo y esfuerzo; pero a medida que vayas trabajando en ello, los contenidos te irán surgiendo con mayor facilidad y hasta descubrirás un pequeño placer en el noble arte de la escritura.

8. Compórtate como un verdadero blogger:

Descubre y participa en los foros de otros blogs, comparte también sus contenidos. Saca a relucir tu lado de relaciones públicas y publicita tu blog por todos los medios posibles. Recuerda que las redes sociales serán siempre tus grandes aliadas. Pero no te limites sólo a Internet. Habla con tus amigos y conocidos de tu blog, invítales a que lo lean y te den su más sincera opinión. Recibirás críticas constructivas que te ayudarán a mejorar notablemente. Y ya sabes que no hay mejor propaganda que el boca a boca.

9. Cuida a tu comunidad:

Como dicen las grandes estrellas del rock, sin el público lo que hacemos no tiene sentido. Y pronto te darás cuenta de que sin una comunidad interactiva y fiel, tu blog no es nada. Preocúpate (de verdad) por ellos. Anímales a comentar, responde a todas sus dudas y preguntas, sé empático con ellos y juega con el feedback, consulta de vez en cuando qué posts les interesan más y por qué… Los mejores blogs se componen de comunidades de grandes lectores.

Con estos consejos estás más que preparado para iniciar tus andanzas por el maravilloso mundo del blogging. Si quieres seguir recopilando información y conocimientos al respecto, te invitamos a leer este eBook sobre blogs corporativos gratuito. Sólo nos queda invitarte a que te sientes frente a la pantalla y comiences a teclear. ¡Estamos deseando leerte!

Imagen de los mejores blogs cortesía de Shutterstock