Fotolog no ha sido un caso aislado. Aquí tienes otros 5 ejemplos de redes sociales que habitan el cementerio del social media.

¡Este 2016 pintaba tan bien! Todo eran risas y propósitos de año nuevo que nunca cumplirás, pero que siempre te marcas, ¿verdad? Todo parecía ir bien en el universo del social media hasta que de repente, sucedió: Fotolog murió. Sin duda, esta noticia te pillaría por sorpresa y todavía estés reponiéndote del golpe. Pero tranquilo, allá dónde esté (el cielo de las redes sociales, supongo) no estará solo. No es la primera vez que un acontecimiento así ocurre y, seguramente, no será la última. Aquí tienes otros ejemplos de redes sociales desaparecidas en combate. ¿Todavía las recuerdas?

Descargar ebook gratuito

1. Fotolog:

Empecemos este post con la inspiración del mismo. Fundada en 2002 se convirtió en la primera gran red social fotográfica. Su usabilidad, eso sí, era algo limitada. Fotolog sólo permitía que los usuarios subieran una fotografía por día (a no ser que pagases por tener una cuenta Gold). La temática de esta fotografía era de lo más variada. No obstante, mientras que en Instagram nos hartamos de ver fotos de comida o pies, en Fotolog era muy común ver fotografías con frases motivacionales. Hay que tener en cuenta que el público era principalmente adolescente y que ese tipo de frases siempre te daba un halo de madurez entre tus amigos. Esta red social llegó a ser tan popular, que incluso en Latinoamérica aparecieron los ‘floggers’. Como ocurre con los Youtubers actuales, estas personas llegaron a ser tan populares dentro de la red, que una legión de fans esperaban impacientes su ‘flog’ diario. Días de gloria que quedaron atrás para el pobre Fotolog que no pudo con Facebook ni Instagram. Una muerte anunciada debido a su poco uso, pero inesperada ya que ha dejado a sus usuarios pensando qué va a pasar con sus fotografías.

2. iYomu:

Las redes sociales que hubo durante la década de los 2000, estaban destinadas a un público muy juvenil. Eso hizo que los creadores de esta red social viesen en la población adulta un importante nicho de mercado, ¡sin explotar! Con el objetivo de llegar a ellos, (adultos hay muchos, muy mal se les tenía que dar para no tener éxito), crearon iYomu. ¿El resultado? Esta red social fue otro de los claros ejemplos de redes sociales que fracasaron estrepitosamente. Corría el año 2007 cuando iYomu abría sus puertas virtuales. Al más puro estilo discotequil, esta red social te negaba la entrada si aún no habías cumplido los 18 años. iYomu quería posicionarse como una red social por la que podías contactar con familiares y amigos, además de compartir contenido multimedia. Sin embargo, esta red te lo ponía difícil para registrarte y no añadía muchos alicientes por volver. Primero, tenías que registrarte rellenando una gran cantidad de campos además de un test de personalidad. Una vez dentro, realmente no había mucho para hacer, ni nada que la hiciese diferenciarse realmente. Menos de un año después de su nacimiento, iYomu pasó a mejor vida.

3. Ping:

Si crees que todo lo que lleva la firma Apple es un éxito, ¡es que no has oído hablar de Ping! Pero no te preocupes, ni tú ni prácticamente nadie. Y es que la compañía de Steve Jobs también ha dado su pequeña aportación a los ejemplos de redes sociales fracasadas. Ping nació como una sección dentro de iTunes que pretendía que la gente descubriese nueva música. Además quería permitir que los artistas estuvieran en contacto con su público. Los comienzos, además, no pudieron ser más halagüeños. Jobs, que describió Ping como una mezcla de Facebook y Twitter, consiguió en las primeras 48 horas más de un millón de usuarios. De nuevo, ¿qué podía salir mal? Pues que toda aquella persona que lo utilizaba, no encontraba muchos motivos para volver. Apple se puso demasiado controlador con su red social y hasta tu foto de perfil debía ser aprobada por la marca. Finalmente, Ping desapareció.

4. Google buzz:

¿Quién te conoce mejor, tu madre o Google? Si crees que la respuesta correcta es Google, seguramente sea verdad. No obstante, hay algún que otro pero que tenemos que tener en cuenta. Lo cierto es que al buscador por excelencia le ha costado más de un disgusto el encontrar una red social que funcione. Google Plus tardó en despegar, pero lo consiguió. Esto es algo que nunca pudo hacer Google Buzz, convirtiéndose en el cuarto de los ejemplos de redes sociales fracasadas. Fue en febrero de 2010, cuando Google anunció el lanzamiento de Google Buzz. Esta red social tenía el objetivo de ser una extensión de Gmail que pudiese ampliar sus funcionalidades. Sus comienzos no fueron muy buenos, pues tuvo importantes problemas de privacidad. Esto unido al lanzamiento de Google Plus, que pretendía unificar todos los servicios de Google, acabó con Buzz. No obstante, no dejó colgados a sus usuarios y la información que habían depositado en ella no la perdieron. El contenido público fue enviado a Google Plus, mientras que toda la información privada se traspasó a Google Drive. Fueron 20 meses cortos y nada intensos los que sobrevivió Google Buzz. ¿La recordabas? Sí, seguramente tú tampoco.

5. Jaiku:

Esta red social fue la versión finlandesa de Twitter. Al igual que ocurre con la red social del pajarito azul, Jaiku permitía compartir mensajes de 140 caracteres. Esto parecía tener tanto éxito, que Google decidió adquirirla. Una red social como Twitter unida a Google, ahora sí que nada puede salir mal. Jaiku, además contaba con varias funcionalidades de las que Twitter no podía presumir. Además de permitir la creación de grupos, mostraba los comentarios de nuestros seguidores de forma muy práctica. El problema es que Google no supo darle el apoyo que esta herramienta requería y los usuarios empezaron a volar a Twitter. Adquirida en 2007, Jaiku fue languideciendo hasta que el 15 de enero de 2012 echó el cierre definitivo. Google afirmó que tratan de crear productos que aporten algo diferente a la vida de sus usuarios. Algo que, al parecer, esta red social no ofrecía y que terminó llevándola al fracaso.

Ver servicio

6. Keteké:

10 millones de euros fue lo que invirtió Telefónica Movistar en lanzar esta red social. El gigante de las telecomunicaciones se lanzó al mundo del social media con una gran inversión y terminó siendo otro de los ejemplos de redes sociales muertas en combate. Retrocedamos al año 2008, momento de lanzamiento de esta red social. Movistar trató de crear una plataforma para llegar a los más jóvenes, compitiendo con gigantes como Facebook o, el muy popular Tuenti. A Keteké se podía entrar a través de la web, el móvil o Imagenio. El problema es que nadie entraba. Y, créeme, esto no se debió a que Movistar no lo intentará. La promoción que le dio a este canal fue tal, que hasta consiguieron que Paris Hilton viniera a España a promocionarlo. En otro intento de salvarle, Movistar transformó Keteké en Keteké News, pero tampoco sirvió para mucho. Por ello, Movistar tomó el clásico consejo de “si no puedes con tus enemigos, únete a ellos”. O, mejor dicho, cómpralos. La empresa adquirió Tuenti y Keteké cerró sus puertas reconvertido en un portal de noticias juvenil llamado Movistar joven.

7. Six Degrees:

Esta red social tiene el (relativo) honor de ser uno de los primeros fracaso del social media. Nació en 1997 y estaba basada en la idea de que todas las personas del mundo están conectadas. Pero tranquilo, antes de que te pongas a pensar cuál de tus tíos puede conocer a Obama, debes saber que puede haber un grado de separación de hasta seis personas. El punto de partida, sin duda era algo muy positivo para la red social. La gente se emocionaba al pensar que a través de sus conocidos podía llegar a contactar con su famoso preferido. Algunas de sus características eran muy parecidas a las que actualmente ofrece Facebook. No obstante, el acceso a esta red social era limitado, se requería una invitación para entrar. El encumbramiento de otras redes sociales hizo que Six Degrees fuese decayendo. Pese a eso, la red social supo reponerse y renació años después con el objetivo de convertirse en una red social de apoyo comunitario. Ahora, el apoyar ciertas causas te puede unir con determinados famosos. Y es que no hay nada mejor que hacer el bien junto al actor de moda.

Ver servicio

Estos ejemplos de redes sociales fracasadas ya no tienen mucha solución. Sin embargo, hay una red social próxima al fracaso que aún podemos salvar. Estoy hablando de Renren, el popularmente conocido como Facebook chino. Esta red social está agonizante y próxima a su cierre. Por ello, si te sientes culpable por mudarte a Instagram y dejar solito al pobre Fotolog, ¡ha llegado el momento de redimirte! Renren te necesita. Ahora sabes que está agonizante y si no le apoyas, también será culpa tuya. Recuerda que él nunca lo haría, nunca te dejaría solo.

Imagen cortesía de Shutterstock.