¿Tu empresa tiene en cuenta la ciberseguridad? ¡Es imprescindible!

Basándonos en un estudio del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación hemos decidido realizar un post con unos tips para que puedas garantizar la ciberseguridad de tu pyme, algo que muchas veces, ya sea por desconocimiento o por falta de tiempo, descuidamos. A veces pensamos que esto de la ciberseguridad es algo por lo que sólo las grandes empresas o multinacionales deben preocuparse, pero nada más lejos de la realidad, pues afecta tanto grandes como pequeños. Así que si estás al frente de una pyme no te pierdas estos consejos. No solo por ti, sino porque  proteger la información de los clientes es muy importante ya que una fuga, por pequeña que sea, podría dañar seriamente la reputación de tu empresa, algo que como ya sabemos es muy complicado de arreglar. ¡Así que ponte las pilas y sigue estos 10 consejos!

Visitar Biblioteca Virtual

– Analizar los riesgos. Si eres de los que piensa que la información de tu empresa no interesa a nadie ¡te equivocas! Los casos de ciberespionaje entre empresas no son sólo parte del argumento de algunas películas, sino que forman parte de nuestro día a día, a un nivel más alto de lo que podamos imaginar. Por esto mismo es importante que analicemos los riesgos y amenazas a los que nuestra empresa está expuesta  y a partir de ahí proceder, ya que los mismos controles de seguridad no sirven para todos.

– Los responsables de seguridad. Los riesgos en seguridad han cambiado. Temas como el uso de las redes sociales o la reputación digital son ahora de vital importancia para la seguridad de una empresa.  Por ello, la seguridad ya no es sólo responsabilidad del departamento informático, sino que todos debemos implicarnos y colaborar  para conseguir que información confidencial de la empresa o de los clientes jamás sea filtrada.

– Seguridad en el puesto de trabajo. Cada vez hay más ciberamenazas relacionadas con las personas. Por eso los empleados, como usuarios de la red, tenemos que formarnos y concienciarnos para evitar riesgos innecesarios. Ataques de pishing o malware malicioso en correos electrónicos aparentemente normales son algunas de las amenazas a las que nos enfrentamos día a día y que podemos aplacar si adoptamos rutinas saludables en asuntos de seguridad, como el uso de contraseñas fuertes o la protección de los dispositivos USB.

– La protección de la información. Ya nos hemos convencido de la importancia de la ciberseguridad. Ahora, ¿qué debemos hacer? Pues para empezar proteger la confidencialidad con sistemas de autenticación seguros, contraseñas robustas e incluso sistemas de cifrado cuando sea necesario.  Además, es importante preocuparse también por la integridad de los documentos, impidiendo su alteración o modificación no autorizada.¡Y no te olvides de asegurar también los documentos en papel!

Ver servicio social media

– Movilidad con seguridad. Vivimos en un mundo 2.0 en el que el teletrabajo forma ya parte de la realidad de muchas empresas. Podemos trabajar en nuestras casas desde nuestros portátiles, o incluso en lugares públicos. Tenemos la opción de acceder a la información desde casi cualquier lugar y esto, sin duda, nos trae muchísimas ventajas. Pero no debemos olvidar que también conlleva riesgos y que cuando trabajemos en estas circunstancias debemos redoblar las medidas de seguridad.

– Protección antimalware. La tecnología avanza a pasos agigantados y con ella, los ciberdelincuentes, por eso es importante que aprendamos a protegernos lo mejor posible, pues los ataques pueden llegar de la forma menos esperada. Contar con una buena protección antimalware es imprescindible.

– Actualización y parcheo.  Ya lo dice el refrán “renovarse o morir”. Esto es aplicable a muchos aspectos de la vida, pero en temas de seguridad es,sencillamente,fundamental. Los sistemas operativos y las aplicaciones deben estar siempre actualizados, disponiendo de las últimas versiones y parches.

– La seguridad de la red. La red que interconecta todos nuestros sistemas debe ser segura y estar protegida frente a posibles ataques. Por esto mismo la conectividad a esta red debe estar restringida. Además, debemos tener en cuenta las redes Wi-Fi que, como ya sabemos, suelen estar desprotegidas o mal configuradas, permitiendo así el acceso desde el exterior.

– Monitorización.  El acceso a la actividad de nuestra red y nuestros sistemas debe estar controlado, para evitar su deshabilitación y su manipulación. La monitorización del tráfico de nuestra red ayudará a detectar situaciones sospechosas.

– Seguridad gestionada. Y por último, y sirviendo de resumen, hacemos hincapié en que la ciberseguridad de tu empresa debe ser gestionada de forma eficiente. La organización y el control de las medidas de seguridad implantadas es lo único que puede garantizar la protección de la información de tu empresa.

Imagen ciberseguridad de Shutterstock

suscripción al blog