Si tienes una página de empresa en Facebook, debes aprender qué errores evitar para que tus fans no te abandonen.

Artículo actualizado a julio 2015

En este blog ya hemos hablado de cómo manejar una  página de empresa en Facebook, también conocidas como fanpages, pero siempre desde el punto de vista del empresario o el community manager  encargado de la gestión de dichas redes. Hoy, sin embargo, sacamos nuestro lado de usuario enfurecido para contaros qué acciones son las que nos llevan a dejar de seguir una página de empresa en Facebook. Así que ya sabes, si quieres evitar una fuga de fans sigue nuestros consejos:

Descargar ebook gratuito facebook

1.-Tu página de empresa en Facebook no es una valla publicitaria. Si lo que quieres es pura publicidad tendrás que pagar. Está muy bien utilizar la fanpage para promocionar novedades u ofertas de vez en cuando, pero no está pensada para publicar exclusivamente tus productos o servicios. Si lo haces, ten por seguro que tus fans te abandonarán en menos de lo que canta un gallo.

2.- Di “NO” al autobombo. Siento decirlo pero no, tampoco puedes publicar sólo enlaces a tu web o blog. Bueno, poder puedes, pero a los usuarios no les gusta ni un poquito. Una página de empresa en Facebook es un espacio para compartir publicaciones que contengan información relevante, útil e interesante para los usuarios. Si tu sector es, por ejemplo, el marketing online, no sólo debes compartir los post de tu blog sino también buscar otras fuentes de conocimiento que hablen del mismo tema y compartir aquello que consideres que puede tener valor para el usuario.
Así que ya sabes, menos autobombo y más diversidad.

3.- Dicen que lo importante es el interior, pero en este caso ¡cuida el diseño de tu fanpage! Cuando se trata de personas es cierto que debemos fijarnos en el interior y no juzgar por la imagen, pero ten por seguro que con tu fanpage nadie va a seguir este criterio. La imagen importa, ¡y mucho! Una página de empresa en Facebook  sin imagen de perfil o de portada, diseños que nada tienen que ver con la identidad corporativa de la empresa,… son cosas que hay evitar a toda costa, pues transmiten sensación de dejadez y abandono. Hazle una puesta a punto al diseño de tu fanpage ¡y a triunfar!

4.- ¿Hola? ¿Hay alguien ahí? ¡No dejes colgados a tus fans!  Uno de los objetivos principales de una página de empresa en Facebook es conseguir que los fans interactúen. Por eso si lo has conseguido y no reciben respuesta por tu parte te mereces, por lo menos, una colleja virtual. Cuando un usuario se toma la molestia de comentar alguna de tus publicaciones debería recibir, como mínimo, un “me gusta” a cambio, aunque lo ideal sería recibir una contestación en condiciones. Si además en el comentario te plantean una pregunta y nunca reciben una respuesta… ¡apaga y vámonos!

5.- No engañarás. ¡No no y no! No utilices un título engañoso para conseguir visitas a tu web. Cuando el usuario vea que la información no tiene nada que ver con el título, habrás conseguido  el “Ya no me gusta” más grande de todos los tiempos en tu página de empresa en Facebook. A nadie le gusta que le mientan y menos de esta forma, así que ya sabes: sé claro y no busques visitas de esta forma tan ruin

Ver servicio

6.- Las publicaciones de tu página de empresa en Facebook me aburren. ¡Ponte las pilas! Es importante que tus publicaciones sigan una línea temática, relacionada con el sector al que se dedica tu negocio, pero esto no quiere decir que tengas que hablar siempre de lo mismo. Las fanpages excesivamente especializadas tienden, con el tiempo, a aburrir a los usuarios. Por ejemplo, si tu empresa fabrica una pieza  específica de un coche, no debes hablar sólo de esa pieza. Lo ideal sería compartir publicaciones de interés relacionadas con el mundo del motor en general. Eso sí, tampoco hay que pasarse y desviarse del tema (siguiendo con el mismo ejemplo, no tendría mucho sentido compartir artículos de salud o de moda). Ten en cuenta que tus fans te han elegido porque les interesa la temática de tu fanpage y que ante un cambio radical como el que comentamos muchos optarían por pulsar el dichoso “Ya no me gusta”.

7.- Enlaces, enlaces, y más enlaces. ¡Paso de esta fanpage!  Vivimos en una era multimedia  que nos ofrece una gran variedad de formatos a la hora de compartir información y es algo de lo que debemos sacar provecho.  Muchas fanpages publican sólo enlaces, con la miniatura que sale por defecto, pero se puede hacer mucho más. Utilizar distintos formatos es clave para no aburrir a tu público: texto, imagen, imagen con texto, vídeos,…son solo algunas de las posibilidades a tu alcance. Además, las imágenes y vídeos cobran cada vez más importancia en esta red y las publicaciones de este tipo llegarán a más gente, aumentando tu alcance orgánico.

8.- Vísteme despacio que tengo prisa. Es muy importante prestar atención a los detalles a la hora de gestionar una fanpage. Hacer las cosas con cuidado y revisarlas antes de publicar es la clave para no cometer errores fácilmente evitables, como las faltas de ortografía o los enlaces rotos. No pasa nada si uno comete un error alguna vez, pero si se convierten en una constante conseguirás que tus fans huyan despavoridos.

9.- ¿Opiniones personales en páginas de empresa? Claramente “Ya no me gusta”. No confundas tu perfil personal con tu página de empresa. Incluso aunque sea una pequeña empresa de tipo familiar, la página de empresa en Facebook debe diferenciarse por su carácter corporativo. Está bien mostrar el lado humano de la empresa, con fotos de equipo por ejemplo, pero lo que no debes hacer bajo ningún concepto es plasmar opiniones personales en ella, sobre todo si son políticas o religiosas. Ten en cuenta que tus potenciales clientes no tienen por qué pensar como tú y podrían sentirse ofendidos con tu publicación, además no es el lugar para los asuntos personales e incluso aunque estén de acuerdo contigo pensarán que eres poco profesional y probablemente esto les lleve a abandonar tu página.

10.- ¿Última publicación hace dos meses? Me voy de aquí pitando. Y por último, pero no por ello menos importante, alimenta a tu página de empresa en Facebook por lo menos un par de veces por semana. Lo ideal sería publicar todos los días, pero muchas veces no es posible. Una fanpage abandonada es sinónimo de descuido, y seguro que no quieres que tu empresa de esa imagen, ¿verdad?

Estas son las acciones que se me han ocurrido hasta ahora, pero seguro que hay muchas más, así que usuarios enfurecidos, ¡no dudéis en contarme vuestras peores experiencias en fanpages! Y a vosotros,  queridos directivos y emprendedores, una última recomendación: si queréis ahorraros disgustos innecesarios no dudéis en contratar servicios de marketing online profesionales. ¡Vuestra reputación online está en juego!

Imagen “No me gusta tu página de empresa en Facebook” cortesía de Shuttestock